Solidaridad

Desde un punto de vista cristiano, la mortificación solo es comprensible frente a la cruz de Cristo y desde una perspectiva apostólica: «Completo en mi carne lo que falta a los sufrimientos de Cristo en beneficio de su cuerpo, que es la Iglesia» (Col 1, 24). Es también un acto simbólico de solidaridad con los […]

Leer más Solidaridad

La mortificación no tiene sentido si no va unida a la cruz de Cristo como expresión del amor

«Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por los amigos» (Jn 15, 13). En el fondo, encontramos el modelo de nuestra elevación personal en la imitación de Cristo que, en su exaltación en la Cruz, manifiesta de modo supremo que Dios es Amor; todo bien superior exige renuncia, hasta el bien […]

Leer más La mortificación no tiene sentido si no va unida a la cruz de Cristo como expresión del amor

Una cosa es sentir, y otra consentir… Lo que no conviene de ningún modo es dialogar

¿Cómo discernir lo que es pecado de lo que no lo es? En este tema hay que saber distinguir el sentir del consentir. Por ejemplo, cuando se dilata la pupila del ojo, se puede ver sin haberlo buscado: ha sido provocado automáticamente por una bajada en la intensidad luminosa del ambiente. Lo mismo ocurre con […]

Leer más Una cosa es sentir, y otra consentir… Lo que no conviene de ningún modo es dialogar

Gloria y servidumbre de Internet

La gran fuerza de atracción de Internet, y en particular de las imágenes (fotografías y vídeos) que ofrece la red, junto con un relativo anonimato de acceso, reclama una cierta prudencia que actúe como protección de la propia libertad. El dominio de sí es especialmente necesario en el mundo digital. Es un hecho comprobado que […]

Leer más Gloria y servidumbre de Internet

Mirar con mirada limpia, noble y respetuosa, una mirada que no se apropia de lo que pertenece al otro y, en última instancia, a Dios

La vista es un don que permite admirar la belleza de la creación y de las obras humanas, pero la ventana de los ojos debe ser objeto de vigilancia. Evitar las ocasiones de pecar, huir de ellas si se presentan, es la actitud fundamental de lo que suele denominarse guardar la vista. Con evidente realismo, el […]

Leer más Mirar con mirada limpia, noble y respetuosa, una mirada que no se apropia de lo que pertenece al otro y, en última instancia, a Dios

«… ni palabras torpes, ni conversaciones vanas o tonterías, que no convienen»

Cuando el profeta Jeremías se lamenta de la decadencia moral, no solo de los judíos sino de todos los pueblos, nos da una imagen que quedará como la personificación de la muerte como guadaña: «Pues la muerte ha subido por nuestras ventanas, ha entrado en nuestros palacios, para aniquilar a los niños en la calle, […]

Leer más «… ni palabras torpes, ni conversaciones vanas o tonterías, que no convienen»

El control de la vista, del oído y del tacto, garantiza la propia libertad de decisión

El desarrollo de los sentidos forma parte del crecimiento humano: aprender a observar a una hormiga que transporta una miga de pan más grande que ella; contemplar una puesta de sol sobre el mar; aspirar el perfume de una rosa o el olor de un caramelo; saborear un trozo de chocolate; asombrarse ante el sabor […]

Leer más El control de la vista, del oído y del tacto, garantiza la propia libertad de decisión

Huir de las ocasiones peligrosas

El valor consiste en mirar la realidad de frente y sin miedo, tal como es, no como querríamos que fuera. Un aspecto esencial en la lucha por la pureza es el conocimiento de las propias limitaciones, de la debilidad de la carne y de la fuerza de los instintos. El sentido común aconseja evitar, en […]

Leer más Huir de las ocasiones peligrosas

Ni angelismos ni sensualismos

A comienzos del siglo III, Tertuliano ponía en guardia a las mujeres de Cartago contra su excesiva coquetería, pero sus opiniones carecían de equilibrio cuando escribía: «La castidad perfecta, es decir cristiana, busca no solo no ser deseada, sino más aún, repeler». Entonces, la mujer ¿no debe ser atractiva para su marido? Tertuliano llama a […]

Leer más Ni angelismos ni sensualismos

Vanidad de vanidades

La prudencia en las relaciones con los demás requiere renunciar a ofrecer una buena imagen de sí mismo a cualquier precio. El sentido del humor es un buen aliado: nos ayuda a tomar cierta distancia respecto a la impresión que se da, y a mantenerse libre y sereno, «cómodo con uno mismo». Existe una especie […]

Leer más Vanidad de vanidades

El amor es una conquista, y una conquista permanente

Antes de construir un edificio, es preciso asegurarse de las condiciones del terreno, realizar estudios de viabilidad, nombrar un arquitecto, organizar la financiación, anunciar la oferta, elegir la empresa constructora. Solo entonces se inician los trabajos: cimientos, muros, tejados, desagües… Llega un día en el que se puede decir: «La casa está terminada». En la […]

Leer más El amor es una conquista, y una conquista permanente

Hace falta valor para resistir, con la gracia, a la inclinación al pecado

Hay un lugar en Jerusalén llamado «Gallicanto» donde, en la liturgia de la Palabra, se recuerda habitualmente la traición de Pedro. Hasta este sitio conducen, aún hoy, las escaleras del antiguo camino romano que utilizó Jesús para desplazarse desde el Huerto de los Olivos al palacio del Sumo Sacerdote, donde se produjo el interrogatorio y […]

Leer más Hace falta valor para resistir, con la gracia, a la inclinación al pecado