La Santa Misa

PorqueiraMisaCristo permanece en su Iglesia: (recordar anécdota de: Voy al encuentro de mi amor…)

  • -En sus sacramentos, en su liturgia, en su predicación, en toda su actividad (Es Cristo que pasa, n. 102).
  • -De la Eucaristía, nacen para la Iglesia y para la humanidad todas las gracias. Este es el sacrificio que profetizó Malaquías: desde la salida del sol hasta el ocaso es grande mi nombre entre las gentes; y en todo lugar se ofrece a mi nombre un sacrificio humeante y una oblación pura (Mal 1,11).
  • -En la última Cena, Jesús anticipa sacramentalmente el sacrificio de la Cruz e instituye la Eucaristía: Haced esto en conmemoración mía (Lc 22,19). A partir de ese momento, en cada Santa Misa se renueva y perpetúa incruentamente el único sacrificio de Cristo en el Calvario. Cristo se vuelve a ofrecer por ti (Forja, n. 83 1).

La Santa Misa nos ofrece la posibilidad de unirnos diariamente al ofrecimiento del sacrificio de la Cruz, fuente de nuestra Redención… Seguir leyendo “La Santa Misa”