La mortificación es una forma de participación en la muerte de Cristo

Bluebell Heaven - Spring Bluebell Woods in the Morning Mist by Ceri JonesEl amor se manifiesta sobre todo en el sacrificio: el amor supremo es la entrega de la vida por el amigo, la entrega de Jesús en la cruz. Este es el fundamento de la mortificación. En esencia, es una forma de participación en la muerte de Cristo: «Nuestro hombre viejo fue crucificado con Él, para que fuera destruido el cuerpo del pecado, a fin de que ya nunca más sirvamos al pecado. […] Por lo tanto, que no reine el pecado en vuestro cuerpo mortal de modo que obedezcáis a sus concupiscencias» (Rm 6, 6-12), dice san Pablo a propósito de esta participación en la muerte y resurrección de Cristo que es el bautismo. La mortificación manifiesta y actualiza nuestra vida en Cristo, que comenzó con el bautismo.

Jesús nuestro Señor no se limitó a sufrir su pasión. La deseó. Es una idea poco extendida por culpa de la ignorancia de las Escrituras: algunos se imaginan que Jesús fue víctima de toda una serie de torturas que no deseaba. Pero el Catecismo enseña lo contrario: «Aceptó libremente su pasión y su muerte por amor a su Padre y a los hombres que el Padre quiere salvar: “Nadie me quita la vida, sino que yo la doy libremente (Jn 10, 18). De aquí la soberana libertad del Hijo de Dios cuando Él mismo se encamina hacia la muerte». Con la mortificación, nos unimos al amor de Jesús por su Padre y su común amor por los hombres. Pascal escribió que Jesús «en su agonía sufre los tormentos que se da a sí mismo», y le atribuye estas palabras: «En mi agonía, yo pensaba en ti; he derramado por ti esas gotas de sangre».

Algunas veces, san Gregorio de Nisa llama a la virginidad «mortificación de la carne» o «mortificación del cuerpo». Ve en ella un medio de asociarse a la pasión del Crucificado: «¿Cómo escuchas a quien te invita a seguirle (Mt 10, 38), mientras lleva su cruz sobre su cuerpo como un trofeo arrebatado al enemigo, tú que no estás crucificado para el mundo (Ga 6, 14) y que no aceptas la mortificación de la carne? ¿Cómo obedeces a Pablo que te invita a ofrecer el cuerpo como sacrificio viviente, santo, agradable a Dios (Rm 12, 1-2)?». El don del cuerpo a Dios se convierte en una asimilación a Cristo en la ofrenda de sí. La noción de culto está presente: la Epístola a los Romanos continúa aludiendo a un «culto razonable», un culto sacrificial y espiritual, de acuerdo con la naturaleza humana, y a la vez teocéntrico y cristocéntrico. Respecto a esto, Metodio de Olimpia habla de víctima ofrecida a Dios: «La asamblea de los puros es un altar incruento, elevado a Dios. Esto es lo que pone en evidencia qué grande y gloriosa cosa es la virginidad». (G. Derville en Amor y desamor)

Anuncios

11 comentarios en “La mortificación es una forma de participación en la muerte de Cristo

  1. Hola ,Me cuesta creer que Jesús como persona “deseara”él dolor de la cruz .Por que nadie desea un dolor así .El aceptó lo que Dios quiso y se entrego…pero desearlo??….Hoy me he preguntado porque las contradicciones tienen que ser llevadas con alegría ,A Jesús en toda la pasión sonriente no se le ve ,cuesta pensar o creer que deseara tanto sufrimiento??. buenos dias

  2. Hola buenas días¿hay algo que no consigo creer.Es que Jesús en su humanidad deseara la pasión y muerte.Que lo aceptó y cumplió lo que Dios quería sí.,ahora desearlo. no sé ?? Adiós

    1. Desear tiene una etimología curiosa:
      Voz patrimonial del latín vulgar desiderare, derivado de sidus, sideris ‘astro’; propiamente significaba ‘dejar de mirar un astro’, de ahí ‘constatar su ausencia’ y ‘sentir su ausencia’, por tanto, ‘desear’. De la familia etimológica de sideral.
      De algún modo podríamos decir que Jesús tiene ante su mirada la voluntad del Padre, y no quiere dejar de mirarla, no quiere sentir su ausencia… Desea porque no quiere perder su mirada… Desear es aquí luchar para no sentir la ausencia de Dios

  3. La oración de Jesús en el huerto:
    “Padre,si quieres aparta de mí ese cáliz.Pero que no se haga mí voluntad sino la tuya”…Me hace pensar que Jesús no deseaba pasar por ese Calvario , aceptó por Amor,…. Ahora la pregunta ¿tenía elección. ,podía desobedecer. Yo puedo, pero !!El ,el hijo de Dios,podía dar media vuelta!!.

  4. El dolor de la Cruz revela el extremo del amor de Cristo. Ver que quien es tan maltratado ora por sus torturadores saca a luz el pecado de los verdugos pero revela aún más la paciencia y misericordia del Crucificado. De ese nivel tan alto y tan profundo de amor no hubiéramos tenido tan clara noticia sin la Cruz. Admitido que es un camino extremo pero es que es extrema la obstinación del pecado de la humanidad entera.

    El dolor de la Cruz da sentido a nuestros dolores. Un Cristo sin sufrimiento podría darnos muchos consejos bonitos pero, como saben bien quienes padecen, el sufrimiento cierra nuestros oídos, dejando apenas una rendija por la que, si acaso estamos dispuestos a oír algo, es de aquellos que saben de verdadera tortura. Lo demás nos parece teoría vana, en esas circunstancias. El Crucificado ha querido acercarse con ternura a todos los que sufren que así pueden verlo como verdadero hermano y compañero de camino.

    El dolor de la Cruz nos hace realistas en cuanto a la misión. Todos debemos saber que en algún momento sus iniciativas de bondad se estrellarán contra la ingratitud y el odio puro que brota del demonio. Sin tener al Crucificado a la vista, el desconcierto y el desánimo acaban con cualquier buena intención de los evangelizadores y predicadores.

    Y aún hay otras razones que cada uno puede ir descubriendo para entender que Dios Padre no quería el sufrir por el sufrir, sino el sufrir que lleva tan abundante y magnífico fruto.

  5. Hola buenos días:Sin embargo,no cambio nada.el mundo siguió igual con la pasión y el sacrificio de Jesús nada cambió las personas seguimos igual ,me puede decir alguien algo real que digas ese día el mundo dio un cambio en algo??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s