Carácter · Punto 24

 Tienes ambiciones:… de saber…, de acaudillar…, de ser audaz.  Bueno. Bien.  —Pero… por Cristo,  por Amor. Ilustra el clima de este punto el testimonio de un universitario de la Academia DYA, Fernando Alonso-Martínez: «Nos hablaba de trabajo, de estudio, de Amor de Dios. De que era bueno que fuéramos ambiciosos, muy ambiciosos, mucho, pero… ¡por Cristo!, y […]

Leer más Carácter · Punto 24

Carácter · Punto 23

¿Que… ¡no puedes hacer más!? —¿No será que.. no puedes hacer menos? Este punto de Camino ha ofrecido, al parecer, dificultades para su traducción a algunos idiomas: no es cómoda de expresar la idea, ese paso del «hacer más» al «hacer menos». En castellano parece claro que es un modo irónico de decir, fuertemente interpelativo.

Leer más Carácter · Punto 23

Las cosas pequeñas

Voluntad. –Es una característica muy importante. No desprecies las cosas pequeñas, porque en el continuo ejercicio de negar y negarte en esas cosas –que nunca son futilidades, ni naderías– fortalecerás, virilizarás, con la gracia de Dios, tu voluntad, para ser muy señor de ti mismo, en primer lugar. Y, después, guía, jefe, ¡caudillo!…, que obligues, […]

Leer más Las cosas pequeñas

¿Por qué tienes miedo?

Te empeñas en ser mundano, frívolo y atolondrado porque eres cobarde. ¿Qué es, sino cobardía, ese no querer enfrentarte contigo mismo? El Autor encamina sus consideraciones a que el lector se enfrente con la necesidad de esa seria “reforma personal“. En particular apunta al miedo a la exigencia, a la mortificación y la penitencia, en definitiva […]

Leer más ¿Por qué tienes miedo?

Eres tibio si…

No caigas en esa enfermedad del carácter que tiene por síntomas la falta de fijeza para todo, la ligereza en el obrar y en el decir, el atolondramiento…: la frivolidad, en una palabra. Y la frivolidad –no lo olvides– que te hace tener esos planes de cada día tan vacíos (“tan llenos de vacío”), si […]

Leer más Eres tibio si…

¡Has nacido para caudillo!

¿Adocenarte? ¿¡Tú… del montón!? ¡Si has nacido para caudillo! Entre nosotros no caben los tibios. Humíllate y Cristo te volverá a encender con fuegos de Amor. El término «caudillo», frecuente en Camino como en muchos otros autores de la época y en los más variados sectores, es de viejo abolengo en la lengua castellana. En la cultura […]

Leer más ¡Has nacido para caudillo!