Carácter · Punto 24

 Tienes ambiciones:… de saber…, de acaudillar…, de ser audaz.  Bueno. Bien.  —Pero… por Cristo,  por Amor. Ilustra el clima de este punto el testimonio de un universitario de la Academia DYA, Fernando Alonso-Martínez: «Nos hablaba de trabajo, de estudio, de Amor de Dios. De que era bueno que fuéramos ambiciosos, muy ambiciosos, mucho, pero… ¡por Cristo!, y […]

Leer más Carácter · Punto 24

Carácter · Punto 23

¿Que… ¡no puedes hacer más!? —¿No será que.. no puedes hacer menos? Este punto de Camino ha ofrecido, al parecer, dificultades para su traducción a algunos idiomas: no es cómoda de expresar la idea, ese paso del «hacer más» al «hacer menos». En castellano parece claro que es un modo irónico de decir, fuertemente interpelativo.

Leer más Carácter · Punto 23

Las cosas pequeñas

Voluntad. –Es una característica muy importante. No desprecies las cosas pequeñas, porque en el continuo ejercicio de negar y negarte en esas cosas –que nunca son futilidades, ni naderías– fortalecerás, virilizarás, con la gracia de Dios, tu voluntad, para ser muy señor de ti mismo, en primer lugar. Y, después, guía, jefe, ¡caudillo!…, que obligues, […]

Leer más Las cosas pequeñas

¿Por qué tienes miedo?

Te empeñas en ser mundano, frívolo y atolondrado porque eres cobarde. ¿Qué es, sino cobardía, ese no querer enfrentarte contigo mismo? El Autor encamina sus consideraciones a que el lector se enfrente con la necesidad de esa seria “reforma personal“. En particular apunta al miedo a la exigencia, a la mortificación y la penitencia, en definitiva […]

Leer más ¿Por qué tienes miedo?

Eres tibio si…

No caigas en esa enfermedad del carácter que tiene por síntomas la falta de fijeza para todo, la ligereza en el obrar y en el decir, el atolondramiento…: la frivolidad, en una palabra. Y la frivolidad –no lo olvides– que te hace tener esos planes de cada día tan vacíos (“tan llenos de vacío”), si […]

Leer más Eres tibio si…

¡Has nacido para caudillo!

¿Adocenarte? ¿¡Tú… del montón!? ¡Si has nacido para caudillo! Entre nosotros no caben los tibios. Humíllate y Cristo te volverá a encender con fuegos de Amor. El término «caudillo», frecuente en Camino como en muchos otros autores de la época y en los más variados sectores, es de viejo abolengo en la lengua castellana. En la cultura […]

Leer más ¡Has nacido para caudillo!

¡Hoy o nunca!

No dejes tu trabajo para mañana En la propuesta de «reforma personal» a la que San Josemaría dedica este capítulo, este lacónico punto es de la máxima importancia. El tema, que arranca también de los clásicos –«in rebus gerendis tarditas et procrastinatio odiosa» o “En la ejecución de los asuntos, la lentitud y la procrastinación son odiosas”–, […]

Leer más ¡Hoy o nunca!

Cuando la imaginación bulle…

Aleja de ti esos pensamientos inútiles que, por lo menos, te hacen perder el tiempo. Me parece que el mejor comentario de este punto es este otro de la mano del mismo autor en Surco 135:  Si la imaginación bulle alrededor de ti mismo, crea situaciones ilusorias, composiciones de lugar que, de ordinario, no encajan […]

Leer más Cuando la imaginación bulle…

Crécete ante los obstáculos

Crécete ante los obstáculos. —La gracia del Señor no te ha de faltar: «inter medium montium pertransibunt aquae!» —¡pasarás a través de los montes! ¿Qué importa que de momento hayas de recortar tu actividad si luego, como muelle que fue comprimido, llegarás sin comparación más lejos que nunca soñaste? En la historia espiritual de San […]

Leer más Crécete ante los obstáculos

Modera tu genio.

No reprendas cuando sientes la indignación por la falta cometida. —Espera al día siguiente, o más tiempo aún. —Y después, tranquilo y purificada la intención, no dejes de reprender. —Vas a conseguir más con una palabra afectuosa que con tres horas de pelea. —Modera tu genio.

Leer más Modera tu genio.

Serenidad

Serenidad. —¿Por qué has de enfadarte si enfadándote ofendes a Dios, molestas al prójimo, pasas tú mismo un mal rato… y te has de desenfadar al fin? Este punto está en el Cuaderno VI, nº 881, 28-XI-1932. He aquí el texto del Cuaderno: «Serenidad. ¿Por qué has de enfadarte, si, enfadándote, ofendes a Dios, molestas al […]

Leer más Serenidad

Agranda tu corazón

No tengas espíritu pueblerino. —Agranda tu corazón, hasta que sea universal, «católico». No vueles como un ave de corral, cuando puedes subir como las águilas. El tema del águila, con su vuelo de largo alcance como horizonte de la vida espiritual, es una imagen tradicional en la literatura cristiana, que tiene su matriz en la Sagrada […]

Leer más Agranda tu corazón

Cuando susurra el infame…

Vuelve las espaldas al infame cuando susurra en tus oídos: ¿para qué complicarte la vida? La anotación está en el Cuaderno V, nº 669, y fue escrita por San Josemaría el 23-III-1932: era Miércoles Santo, según allí se hace constar. En este vídeo, Catherine Bardinet, traductora de Camino al francés, cuenta la impresión que le […]

Leer más Cuando susurra el infame…

Acostúmbrate a decir que no

Acostúmbrate a decir que no. El 4-XI-1972, durante un encuentro de catequesis en Lisboa explicó este breve punto: «Te contesto. Estamos muy inclinados a decir que sí, a todo lo que es agradable a nuestros sentidos y a nuestras potencias: y, muchas veces, eso no es lo que más agrada al Señor. Por lo tanto, […]

Leer más Acostúmbrate a decir que no

Gravedad

Gravedad. —Deja esos meneos y carantoñas de mujerzuela o de chiquillo. —Que tu porte exterior sea reflejo de la paz y el orden de tu espíritu. El tema sigue siendo el del punto 2: Cristo en el cristiano, ahora bajo la forma de «la paz y el orden de tu espíritu», que han de «transparentarse»: […]

Leer más Gravedad