¿Cuánto tarda una persona en enamorarse?

Sinttulo6-19He tardado menos de medio minuto en leer la escena. Nadie tardaría más. Pero, ¿cuánto tiempo duró realmente?

– ¿No eres tú el rey de los judíos? Pues sálvate a ti y a nosotros. – ¿Ni siquiera temes a Dios, tú que estás en el mismo suplicio? Y nosotros con razón, porque lo hemos merecido con nuestros hechos. Pero éste nada malo ha hecho.

Le bastó mirarlo. Al comprobar la paz de su rostro, la majestad en esos ojos llenos de escarnio, y su aceptación del sufrimiento, se dio cuenta –no supo cómo– de que era un hombre inocente, quizás el único hombre inocente. Se sintió sucio; nunca hasta entonces había sido consciente de la ponzoña de sus crímenes. Pero, ante la pureza de aquel hombre, se vio a sí mismo como era. Se arrepintió, confesó sus faltas, y proclamó la santidad de quien estaba crucificado a su lado. ¿Qué le faltaba? Sólo esto:

– Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu reino.

– Te lo aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso.

Total: ¿media hora? Lo que tarda uno en enamorarse cuando los ojos miran despacio la bondad y hermosura del Crucifijo.

¿Cuánto tiempo necesitas para morir de Amor? ¡Abre los ojos!

Autor: José-Fernando Rey Ballesteros

Dios siempre llama mil veces

Inline image 1

“Dios siempre llama mil veces”, Autor: Itxu Díaz. Encuentro. Madrid (2015). 168 págs. 12 € (papel) / 9,99 € (digital).

“Cuando te encuentras con Dios, comienzas, si así lo quieres, una relación personal, íntima y que definitivamente cambia tu vida”, escribe el periodista Javi Nieves en el prólogo de este libro del también periodista, escritor y columnista satírico Itxu Díaz. Antes, Díaz había escrito, entre otros, libros de humor inspirados en cuestiones muy moda, como Yo maté a un gurú de Internet (2012) y Aprender a cocinar lo suficientemente mal para que otro lo haga por ti (2015).

En su nueva obra cambia de registro, aunque mantiene el tono natural y coloquial de su estilo. Aborda historias sobre “el camino que conduce a Dios”, que puede ser de muchos tipos.

Una parte importante del libro está compuesta por conversiones de personajes contemporáneos, unos conocidos y otros no. Con muchos de ellos ha hablado el autor. Por ejemplo, Mary Krochan, que abandonó a los Testigos de Jehová tras un difícil proceso de conversión al catolicismo y sobre quien el autor escribe que “es imposible no estremecerse mientras me relata su aventura”. Itxu Díaz relata también la conversión, al final de su vida, del actor John Wayne, y la de la escritora Mary Karr, que la contó con detalle en su libro de memorias Lit (2009). O el espinoso camino hasta ingresar en un convento benedictino de Laura Adshead, una yuppie inglesa que fue novia de David Cameron. O el proceso intelectual que arrastró a Dave Amstrong a abandonar el esoterismo, en el que era una referencia, y dedicarse a la teología. Y hay más conversiones, “historias que han descubierto de pronto a Dios desde las procedencias, las modas y las épocas más variadas”.

Seguir leyendo “Dios siempre llama mil veces”

La belleza e importancia de la homilía en un funeral

Copio este interesante artículo de religión en libertad: “El padre Scalia sabía que iba a hablar ante miles de personas en el templo y ante cientos de miles, incluso millones, por la televisión”, destaca Michael Pakaluk en Crisis Magazine bajo el titular “La belleza de la homilía funeraria del padre Scalia“. La alaba por su estructura en tres partes bien definidas, “invitando a los presentes a reflexionar sobre el pasado, con la acción de gracias; a mirar el presente, con el dolor; y a mirar al futuro, con la esperanza”. Y “estableció una vinculación, tan hermosa como absolutamente apropiada, entre su homilía y el sacrificio de la misa que iba a tener lugar inmediatamente”.

Texto íntegro de la homilía del padre Paul Scalia:

Seguir leyendo “La belleza e importancia de la homilía en un funeral”

La fe necesaria para casarse

Trbiunal-Rota-Papa-Francisco.jpgCopio este magnífico estudio del blog de mi amigo don Joan Carreras:

Desde hace años, el tema de la fe necesaria para casarse está bajo estudio y todavía no hay un pronunciamiento magisterial definitivo. Suelen recordarse las palabras de Benedicto XVI con las que abrió su corazón a los sacerdotes de la Diócesis de Aosta, que le escuchaban, durante un encuentro con ellos el 25 de julio de 2005 (1): él pensaba que la fe debía ser un elemento fundamental, cuya carencia comportase la nulidad del matrimonio, pero después de haber hecho estudiar el tema a las Conferencias Episcopales y a diversos especialistas llegó a la conclusión de que se trata de una cuestión muy delicada y que convenía profundizar todavía más. En 2014 la situación era parecida, puesto que el nº 48 de la Relatio finalis del Sínodo extraordinario del mes de octubre se proponía lo siguiente: “Debería considerarse la posibilidad de dar relevancia al papel de la fe de los esposos en orden a la validez del matrimonio“.

Seguir leyendo “La fe necesaria para casarse”

Tiene algo de misterioso el “abrirse” del alma


abrir-las-puertas-del-almaTiene algo de misterioso el “abrirse” del alma: 

“Se abre el alma a quien se quiere, al amigo íntimo, al hermano. Y se abre el alma, para recibir, cuando menos, interés, comprensión, afecto”. (Javier Echevarría en “Getsemaní”, pg. 72)

Dar consejo al que lo necesite. Una gran obra de misericordia. Pero para lograr un diálogo sincero, un importante elemento requerido y algo olvidado es la confianza total en el que escucha, y  que presupone en éste: total lealtad y discreción absoluta. Generalmente también es necesario un periodo más o menos largo de trato y conocimiento mutuo que puede ir creciendo escalonadamente. Conforme crece la intimidad en el trato y se percibe la sinceridad e interés en el que escucha es más fácil abrirse y pedir consejo. Por eso, otro elemento clave es la perseverancia en el trato, de una manera u otra (cartas, citas, paseos, llamadas…). Seguir leyendo “Tiene algo de misterioso el “abrirse” del alma”

Carácter · Punto 24

24 Tienes ambiciones:… de saber…, de acaudillar…, de ser audaz. 
Bueno. Bien. 
—Pero… por Cristo, 
por Amor.

Ilustra el clima de este punto el testimonio de un universitario de la Academia DYA, Fernando Alonso-Martínez:

«Nos hablaba de trabajo, de estudio, de Amor de Dios. De que era bueno que fuéramos ambiciosos, muy ambiciosos, mucho, pero… ¡por Cristo!, y dicho esto con mucha energía, casi como un grito enérgico, con esa forma peculiar de decir. Es curioso que casi no recuerdo otras palabras suyas con esa claridad, pero se quedaron grabadas ahí».

Seguir leyendo “Carácter · Punto 24”

Un Padrenuestro dialogado

Muy sugerente y en clave de humor. Aquí va este padrenuestro dialogado: