Las pequeñas peleas causan buena parte de la infelicidad que existe en este mundo

Una pelea es una discusión acalorada con la que no se pretende esclarecer algo, sino reivindicarse o defenderse a uno mismo. Las pequeñas peleas causan buena parte de la infelicidad que existe en este mundo, especialmente en las familias. Si sabes cómo evitarlas, serás capaz de llevar felicidad allí donde estés. Las siguientes sugerencias quizá […]

Leer más Las pequeñas peleas causan buena parte de la infelicidad que existe en este mundo

Una conversación en la que poder desahogar tu corazón es el tranquilizante más eficaz

Nunca se encontró el Señor con alguien afligido para el que no tuviera una palabra de consuelo; con alguien temeroso al que no dirigiera una palabra de aliento; alguien perseguido a quien no defendiera; alguien necesitado a quien le negara ayuda. A la viuda de Naín, después de haberse compadecido de su pérdida, le dijo: […]

Leer más Una conversación en la que poder desahogar tu corazón es el tranquilizante más eficaz

A veces, basta una única palabra de amor para hacer brotar la reconciliación

Imagina que, desde hace mucho tiempo, tienes prejuicios —según tú, sólidamente fundados— hacia una persona, y alguna circunstancia concreta te pone en contacto con ella. Cruzáis unas palabras amables y los prejuicios se desvanecen, porque lo cierto es que no ves nada en ella capaz de justificarlos. El poder de una simple palabra amable lo […]

Leer más A veces, basta una única palabra de amor para hacer brotar la reconciliación

No hay prácticamente nada en este mundo que cueste menos y valga tanto como una palabra amable

No hay prácticamente nada en este mundo que cueste menos y valga tanto como una palabra amable. Muchas de las cosas que hacen los hombres, y a un coste mucho mayor, no aportan ni la mitad de las bondades que se derivan de una sola palabra de amor. Las palabras amables son una fuerza creadora, un […]

Leer más No hay prácticamente nada en este mundo que cueste menos y valga tanto como una palabra amable

Aceptar una reprimenda injusta con amabilidad y buen humor suele interpretarse como señal de inocencia

Cuando te corrijan, sigue estas directrices:  —Escucha sin interrumpir hasta que la persona que te está corrigiendo haya dicho lo que piensa. Esta renuncia de ti mismo te dará serenidad y te ofrecerá la oportunidad de pedir ayuda al Espíritu Santo para saber cómo comportarte. —Ofrécete a meditar el asunto. Si la acusación es falsa […]

Leer más Aceptar una reprimenda injusta con amabilidad y buen humor suele interpretarse como señal de inocencia