Dar a conocer a Jesús

Domingo, 8 febrero, 2015

2014 - 1Ya lo hemos dicho, el apostolado es participación en la misión de Cristo y de la Iglesia. Es un derecho y un deber que deriva de la misma unión con Cristo Cabeza: viviendo la verdad con caridad, crezcamos en todo hacia Aquél que es la cabeza, Cristo, y de quien todo el cuerpo trabado y unido por todos los ligamentos que lo nutren, según la función correspondiente de cada miembro, va consiguiendo su crecimiento para su edificación en la caridad. (Ef 4,15-16). La vocación cristiana es por su misma naturaleza vocación al apostolado.

Y ¿en qué consiste el apostolado? Me atrevería a decir que toda la labor apostólica consiste en dar a conocer a Jesús: así se comportaron los apóstoles: le dijo Felipe: ven y verás (Jn 1,46). Y su predicación tras la ascensión de Jesús a los cielos tiene un contenido fundamental: nosotros predicamos a Cristo crucificado (1 Cor1,23).

El apostolado es consecuencia de la vida interior: seremos capaces de dar a conocer a Jesús y encumbrarle, en la medida en que nosotros mismos nos esforcemos por conocerle y Él presida nuestra vida (cfr. Surco, n. 190). De la abundancia que hay en corazón habla la boca (Mt 12,34). Será eficaz el apostolado si con la unidad de vida transmitimos la doctrina de Cristo. Perseverancia en el apostolado (cfr. Surco, n. 207).

Madre, ayúdanos a mantener siempre vivo el afán apostólico.

 

Corrección fraterna

Jueves, 22 enero, 2015

ff_snowy-egrets

No estamos solos en el camino a la santidad. Cada uno de nosotros es a la vez oveja y pastor. Por eso el Señor nos dice: Si tu hermano peca contra ti, vete y corrígele a solas tú con él (Mt 18, 15). Y el Catecismo puntualiza: “La caridad (…) exige la práctica del bien y la corrección fraterna” (CCE, n. 1829). Y es que, el ejercicio de la corrección fraterna es la mejor manera de ayudar, después de la oración y del buen ejemplo (Forja, n. 641).

  • San Josemaría enseñaba a los suyos a ser buenos pastores, los unos de los otros, y a practicar entre ellos la entrañable costumbre de la corrección fraterna: para que nadie se sienta solo, ni desatendido, ni desorientado, ni herido por la zarpa amarga de la indiferencia. Le aterra pensar que en el Opus Dei pueda existir alguna vez el hielo de la indiferencia: -La indiferencia no comprende: exige y juzga, pero no corrige. El cariño, en cambio, comprende y exige, corrigiendo. En casa, todos tenemos derecho a esa ayuda de que nos corrijan con cariño. El mismo pide -para sorpresa de la Santa Sede, que no acostumbra a hacerlo para los Fundadores- tener dos custodes que le corrijan y orienten tanto en lo espiritual (dignior) y en lo material…

Leer el resto de esta entrada »

Amar de lejos es fácil

Viernes, 20 junio, 2014

80En la obra del escritor ruso Dostoyevski: “Los hermanos Karamazof”, el autor presenta una discusión entre el escéptico Iván y el bueno de Aliosha sobre temas religiosos. En un momento de la discusión Iván mantiene que es imposible el amor verdadero: al prójimo -piensa- no se le puede amar. Y cuando dice “prójimo”, se refiere al prójimo cercano, al que vemos y tocamos casi a diario, o sin casi. “Se puede amar de lejos -concluye-, pero de cerca, no”.

Para fundamentar sus convicciones recurre al ejemplo del hombre santo, que se entrega al prójimo, pero cuando surge lo desagradable -prosigue Iván- no tiene más remedio que hacer un esfuerzo ficticio, como imponiéndose a sí mismo un sacrificio: “¡Se puede amar al hombre invisible, repito; mas apenas aparece éste, desaparece el amor!”

La dificultad que se plantea el pobre Iván es común en aquellos que no distinguen el amor del sentimiento. No son lo mismo. Es precisamente en el sacrificio, en el vencimiento, donde se pone a prueba el auténtico amor; precisamente ahí es donde se distingue el amor del sentimentalismo.

El amor, al igual que la santidad, está tejido de luchas secretas, que sólo Dios y nosotros conocemos, y que tienen lugar en el interior del corazón. Amar es una maravillosa mezcla de sacrificios silenciosos, de gozos inefables, de momentos oscuros y de luces íntimas indescriptibles… Así es la vida de los santos y la de esos miles de hombres y mujeres que cada día se esfuerzan por mantener encendido el fuego de su amor. Se trata de un modo de vida que la percibe, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.

Una vez más Coca-Cola acierta

Sábado, 7 junio, 2014

Coca-Cola presenta The Friendly Twist. Una botella de Coca-Cola como cualquier otra pero con un pequeño twist.

“Unsung Hero”

Domingo, 27 abril, 2014

Otro ejemplo de buena propaganda. Un comercial edificante que muestra cómo ser generoso puede que no sirva para hacerse rico o  famoso, pero puede proporcionar una felicidad y amor  que ni la fama ni el dinero pueden comprar. 

imageQué bonito este comentario de Joaquín Navarro a la entrada: ¿Qué hay en la raíz de tanto fracaso matrimonial?. Tanto que lo pongo como entrada y lo hace a título de colaborador que es ya del blog:

Me surgía la siguiente comparación:

El matrimonio es como esas pruebas que acabamos de ver en las Olimpiadas de Invierno para discapacitados. Un invidente, por ejemplo, se lanza a hacer eslalon con la ayuda de otra persona que le sirve de guía. ¿Cómo se puede llegar al final sin el compromiso pleno y la fe de uno en el otro? ¿Cómo se puede cruzar la línea de meta sin depositar la confianza plena de la colaboración mutua entre ambos? No es posible llegar sin el acuerdo tácito previo de la fidelidad absoluta durante la prueba. Leer el resto de esta entrada »

La Cuaresma es solo para pecadores

Sábado, 8 marzo, 2014

Natural PhenomenaLa reflexión de hoy, ya siento el retraso, de mano de José-Fernando Rey:

El pecado es el peor de los males. Es peor que la muerte, porque la muerte acaba con el cuerpo, que un día resucitará, pero el pecado mata el alma y le roba la vida eterna. No se puede amar al pecado; es odioso en sí mismo.

    Sin embargo Dios, que saca bienes de los males, ha tomado ocasión en el pecado para manifestar su misericordia. Cualquiera que, tras haber pecado, levantase los ojos al Cielo, vería cómo Dios le sonríe con ternura y dolor. Y comprendería que tanto le ama su Señor que no ha dudado en enviar a la Tierra a su Hijo para salvarlo a él, un pecador.

    No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores a que se conviertan.

Si eres pecador, como yo, enhorabuena. No te felicito por tu pecado; por él te compadezco. Te felicito porque Dios te ama, y porque es tan grande su misericordia que lavará tus pecados en la sangre de su Hijo. Así te invita a convertirte.

    Pero si no tienes pecados, si no necesitas confesarte, si son los demás los que no te comprenden o te tratan mal… Tu cuaresma termina hoy. Que ayunen otros.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 608 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: