Los pequeños detalles de cortesía manifiestan el espíritu de Cristo a quienes los reciben

San Pablo aconseja sacrificar pequeños derechos por el bien de los demás. Llega incluso a desear hacerse siervo con el fin de salvar almas para Cristo: Porque siendo libre de todos, me hice siervo de todos para ganar a cuantos más pueda… Me hice débil con los débiles, para ganar a los débiles. Me he hecho […]

Leer más Los pequeños detalles de cortesía manifiestan el espíritu de Cristo a quienes los reciben

Piensa si no estarás llevando una vida demasiado fácil y demasiado cómoda

A lo mejor has oído aquel chiste del mudo de nacimiento. Iban pasando los años y el muchacho no hablaba. Sus padres lo llevaban de médico en médico, sin resultado, hasta que finalmente dieron el caso por imposible. No encontraban ninguna causa fisiológica de aquel absoluto mutismo. Cuando la criatura tenía ya treinta y cuatro […]

Leer más Piensa si no estarás llevando una vida demasiado fácil y demasiado cómoda

Muchas veces, los agobios por falta de tiempo son más bien agobios por falta de orden

Lee Iacocca, aquel legendario empresario norteamericano que fue primer ejecutivo de la Ford y que años después lograría un espectacular reflotamiento en la Chrysler, explicaba así su experiencia de varias décadas al frente de grandes multinacionales: «No puedo menos que asombrarme ante el gran número de personas que, al parecer, no son dueños de su […]

Leer más Muchas veces, los agobios por falta de tiempo son más bien agobios por falta de orden

La la pureza es «responder que sí a su Amor, con un cariño claro, ardiente y ordenado»

La castidad pertenece a la templanza. Esta virtud moral «modera la atracción de los placeres y procura el equilibrio en el uso de los bienes creados. Asegura el dominio de la voluntad sobre los instintos y mantiene los deseos en los límites de la honestidad. La persona moderada orienta hacia el bien sus apetitos sensibles, […]

Leer más La la pureza es «responder que sí a su Amor, con un cariño claro, ardiente y ordenado»

¡Cuánto mal hacen las palabras cuando están motivadas por sentimientos de celos y envidia!

¡Cuánto mal hacen las palabras cuando están motivadas por sentimientos de celos y envidia! Hablar mal del propio hermano en su ausencia equivale a exponerlo al descrédito, a comprometer su reputación y a dejarlo a merced del chisme. No juzgar y no condenar significa, en positivo, saber percibir lo que de bueno hay en cada […]

Leer más ¡Cuánto mal hacen las palabras cuando están motivadas por sentimientos de celos y envidia!