En ocasiones, la ira se expresa silenciosamente bajo la forma de un hiriente sarcasmo

burla.jpgUna broma inofensiva es un regalo de la caridad destinado a animar y sembrar alegría en una reunión: disipa la tristeza con una amable sonrisa. Las bromas motivadas por las peculiaridades de cada uno o por circunstancias graciosas no hacen daño a nadie. Aunque muevan a risa a costa de uno, infunden vida a muchas fiestas y ofrecen una válvula de escape deseable y, con frecuencia, necesaria.
No obstante, una broma no debe convertirse nunca en una burla. El sarcasmo puede provenir del talento que alguien posee para la observación de la vida de los hombres y de sus debilidades. Quienes son ingeniosos suelen caer con mucha facilidad en él, convirtiéndolo en una especie de profesión social que los hace amenos conversadores, aunque a veces sea a costa de otros. Es fácil que falten a la caridad con sus críticas, o a la justicia revelando algún secreto. Sienten la tentación de decir cosas graciosas que raramente suelen ser amables. Muchas veces hay en ellos cierta dosis de amarguraLa vista de lince que todos tenemos para el mal la consideramos a veces sentido del humor. En esta vida, la costumbre de emplear el sarcasmo, unida al talento para analizar el carácter ajeno, puede ser el origen de muchas faltas de caridad. Se trata de un talento difícil de dirigir, porque cuesta mucho obtener algo de él que sirva para gloria de Dios.

Seguir leyendo “En ocasiones, la ira se expresa silenciosamente bajo la forma de un hiriente sarcasmo”

Carta Apostólica Misericordia et Misera

Hola, de nuevo. Los sacerdotes podrán seguir perdonando el grave pecado del aborto; el clero de la Sociedad San Pío X (lefebvrianos) podrá seguir confesando lícitamente; las parroquias celebrarán cada año un “Domingo de la Palabra de Dios”; toda la Iglesia celebrará cada año una “Jornada Mundial de los Pobres”; y, en general, la Iglesia potenciará la creatividad para seguir impartiendo la misericordia de Dios al pueblo… Esas son algunas de las claves de la Carta Apostólica Misericordia et Misera, que os dejo en este enlace adjunto, firmada por Francisco el domingo 20 de noviembre y presentada públicamente este lunes 21 de Noviembre.

The Beatles – Across the universe

El 5 de febrero de 2008, a las 00:00 UTC, la NASA transmitió esta canción de los “Across The Universe” en dirección a la estrella Polaris, que se encuentra a 431 años luz de la Tierra. Esto fue hecho a fin de celebrar el 40º aniversario de la canción y el 50º aniversario de la NASA. ¡Lanza tú también tus esfuerzos al universo para cumplir tus ilusiones!

 

La obligación de deshacer el daño causado por la calumnia no desaparece ignorándolo

critica murmuracion.jpgAntes de que las palabras maledicentes reciban el perdón, se debe restaurar la justicia, al menos de intención. La obligación de deshacer el daño causado por la maledicencia no desaparece ignorándolo. Si le has robado algo al prójimo, debes devolvérselo. Si injustamente has causado algún daño a sus bienes, debes repararlo. Si has pecado arruinando su buen nombre, estás obligado a restituírselo. Cuanto mayor sea el daño, más esfuerzo debes poner en deshacerlo. Dios no perdona un pecado contra la justicia solo porque se lo pidamos, sino que espera una restitución.

Seguir leyendo “La obligación de deshacer el daño causado por la calumnia no desaparece ignorándolo”

Whitney Houston – I Will Always Love You

Si pienso en buenas compañías, inmediatamente recuerdo a Whitney Houston en el tema central de El Guardaespaldas I Will Always Love You. Es un tema precioso, cuyo video de Youtube casi alcanza los 300 millones de descargas. Lamentablemente la gran Whitney no se supo acompañar de personas que le aportasen. (Copio de mi amigo Luis este comentario)

La exagerada tendencia al éxito y sus peligros

El diagnóstico de san Josemaría sobre la exagerada tendencia al éxito es muy actual. A veces, los medios de comunicación transmiten imágenes ajenas a la realidad, una especie de nuevos mitos que no se corresponden con el mundo en el que vive el común de los mortales. En otro tiempo, el héroe era el caballero, después lo fueron el explorador o el soldado; hoy lo es el cantante, el piloto de fórmula 1, el delantero centro de fútbol, el periodista, el cirujano… La imagen que se da de ellos pasa de la idealización o la exaltación al vilipendio. Es como una especie de exorcismo, parecido al que sufren los campeones ciclistas dopados: no se quema más que lo que se ha adorado.
Es frecuente que personas que despuntan en el terreno profesional, intelectual o social, estén aquejadas por grandes flaquezas interiores; a veces esas debilidades se manifiestan bruscamente, como ballenas que salen a la superficie para respirar. Si constituye un paso hacia la verdad, una confesión de debilidad es también un balón de oxígeno, pero a menudo esas flaquezas permanecen escondidas en su vida privada, incluso ocultas a sus propios ojos, y son auténticas bombas de relojería. El culto a los resultados, la idealización de las grandes escuelas, las bellas declaraciones sobre la excelencia, los premios, los concursos, la apología de las agendas repletas de cosas importantes y urgentes, las nominaciones, los Óscar, la formación de líderes, el contrato antes incluso que el título, la fórmula magistral para triunfar en la vida… No hago más que citar los titulares de un número de la revista mensual de una prestigiosa universidad… El peligro de todo esto consiste en caer en un árido perfeccionismo.
Son los cascabeles y artificios que hacen sonreír cuando se está impregnado de una educación cristiana desde la infancia, pero que pueden desestabilizar a una persona mal formada interiormente y que carece de ese sentido del humor que pone las cosas en su sitio, y establece un cierto distanciamiento de sí mismo; en efecto, el sentido del humor suele ir acompañado de la flexibilidad de carácter. Una perspectiva acertada aleja el riesgo de poner todo en el mismo plano: las ideas y las personas, el trabajo y la familia, el fin y los medios, lo esencial y lo anecdótico. Y cuando viene el fallo, nos engrandece y nos acerca a los demás.
Por el contrario, la rigidez mental suele ser compañera de la obsesión por los detalles, la dificultad para matizar la propia visión de las cosas; el no saber ceder, incluso en cuestiones insignificantes. Esa falta de flexibilidad alimenta una tensión interior altamente perjudicial. Es cierto que no todo ha de relativizarse, pero es bueno recordar que el estar convencido de algo no significa que se tenga razón; que muchos problemas admiten soluciones variadas y que, desde el punto de vista humano, algunos no la tienen.

¿Qué resulta ser una “buena vida” según el estudio más largo sobre la felicidad?

¿Qué nos mantiene felices y saludables a lo largo de la vida? Si piensas que es la fama y el dinero, no estás solo, pero según el psiquiatra Robert Waldinger, te equivocas. Como director de un estudio de 75 años sobre el desarrollo adulto, Waldinger tiene un acceso sin precedentes a datos sobre la verdadera felicidad y la satisfacción personal. En esta charla, comparte tres lecciones aprendidas del estudio, así como algo de sabiduría práctica ancestral sobre cómo construir una vida larga y plena.