Un dulce secuestro

En la alegoría del Buen Pastor, el adjetivo posesivo reviste enorme importancia. Jesús no habla, en general, de «las ovejas», sino de «sus ovejas». Va llamando por su nombre a sus ovejas… Cuando ha sacado todas las suyas… El Señor distingue muy bien, a lo largo del discurso, a las ovejas suyas de las que […]

Leer más Un dulce secuestro

Buen apetito!

Un martes por la tarde, a la hora de la misa, hay más gente en el supermercado que en la iglesia. Si es verano, los feligreses de la terraza del bar de enfrente multiplican por cuatro a los de la parroquia. Al fin y al cabo, tanto en el supermercado como en el bar, a […]

Leer más Buen apetito!

¡Esto es vida!

Para unos, el hombre no es sino un animal evolucionado. Para otros, es un espíritu encarcelado en un cuerpo grosero, que no será feliz hasta que se libere de las ataduras carnales. Ambos se equivocan; pero, si tuviera que elegir, elegiría a los primeros. Me aterran los espiritualismos. Es más fácil invitar a rezar a […]

Leer más ¡Esto es vida!

¿Por qué tanto miedo?

El domingo, al llegar la noche, los apóstoles estaban encerrados en el cenáculo, por miedo a los judíos. Apareció entonces el Señor en medio de ellos, y se asustaron. Tomaron a Cristo por un fantasma, y se echaron a temblar. Era ya noche cerrada, y todavía Jesús no los había alcanzado; soplaba un viento fuerte, […]

Leer más ¿Por qué tanto miedo?

El precio del pan

Sube a lo alto y mira a la Humanidad: contempla a tantos millones de hombres y mujeres hambrientos de Dios, muchos de ellos sin saberlo, mendigando afecto a las criaturas y suspirando por algo que dé sentido a sus vidas. Mira ese panorama, y pregúntale a Jesús, como le preguntó Felipe: ¿Con qué compraremos panes para […]

Leer más El precio del pan

Sobre la ira de Dios

Muchos hablan y escriben como si la ira de Dios, tantas veces mencionada en las Escrituras, fuera un fallo de apreciación de hombres primitivos y groseros, incapaces de entender que Dios es amor. Supongo que hablan así para tranquilizar sus atormentadas conciencias. En el fondo, y por mucho que les avergüence, tienen miedo de Dios. […]

Leer más Sobre la ira de Dios

¡Oh, Cruz gloriosa!

«Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos»… Ese día llegará, y sólo el Padre conoce la hora. Pero, antes de que ese día llegue, el Hijo ha venido ya a esta tierra. No para juzgar, sino para salvar: Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para […]

Leer más ¡Oh, Cruz gloriosa!

Los niños vienen del Calvario

Jamás entenderemos las palabras que Jesús dirigió a Nicodemo acerca del nuevo nacimiento, si no prestamos atención al «apellido» de ese nuevo nacimiento: Así es todo el que ha nacido del Espíritu. La nueva vida, por tanto, no procede de la carne. Tampoco los niños vienen de París. En otro momento, Jesús dijo: El Espíritu es quien […]

Leer más Los niños vienen del Calvario

La limpieza hecha relato

El relato de la Anunciación es la limpieza convertida en texto. No hay página en toda la Biblia tan limpia como ésta. Porque, en el resto de las Escrituras, contemplamos la confrontación entre santidad y pecado. Incluso los relatos de la resurrección de Cristo tienen, como contrapunto, la incredulidad de los apóstoles. Pero, en la […]

Leer más La limpieza hecha relato

Del miedo a la paz!

La escena comienza en pánico: Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Se encerraron, pero sus miedos entraron con ellos en la casa. A quien temían, en realidad, era a la muerte y sus «incómodos» plazos, que llamamos […]

Leer más Del miedo a la paz!