Mi pequeño Gran Guerrero

Lunes, 2 marzo, 2015

Picture1Ha muerto de cáncer, Andrés Eduardo, un niño de 5º de primaria del colegio. A continuación copio una carta de despedida de un primo suyo:

“Andrés Eduardo, es impresionante ver como has venido a enseñarnos de la vida, desde que tan solo tenías semanas de nacido, viniste a luchar por vivir, y a demostrarnos que todo es posible.

Un héroe, un guerrero, un niño que con su espíritu venció cualquier adversidad en el camino; un angelito en la tierra que vino a unir y a enseñarnos a vivir. Mi pequeño gran guerrero, nos has enseñado a luchar hasta el final, ya que la vida es un milagro y todos los días despertarnos conscientes de ello para realmente apreciarla.

¡Andrew Malandrew*, contigo siempre primo! no existe en la tierra nada que apague tu luz, nada que apacigüe el espíritu de lucha, de alegría y amor con el que nos has alimentado. Son tantas las cosas que quiero decirte, pero se me ahoga el corazón en llanto. Has sido la estrella fugaz de nuestras vidas; el arcoiris que acompaña al sol luego de la lluvia, rápido pero hermoso, corto pero memorable. Un verdadero capitán, un pequeño gran guerrero.

Deposito en mi fe y mi corazón ciegamente, sé que el cielo está de fiesta por tu llegada, y sinceramente los envidio, pero sé que nos estarás esperando con tus ocurrencias y chistes para cuando sea nuestra hora.

Carajito te amo, gracias por haber venido, gracias por haber estado, gracias por tu risa y por todo lo que hiciste en esta tierra. Tu legado es único, y lo que hagamos con él será en tu nombre. Nos hiciste muy felices.

Llegó la hora de correr, saltar y descansar. Sé que lo vas a disfrutar como nadie; solo quiero pedirte un último favor, no te olvides de ninguno de nosotros… Con una brisa, un amanecer o un cielo estrellado es suficiente para saber que estás ahí.

Descansa en paz mi pequeño Gran Guerrero Andrew

Tu primo

* así le llamaban cariñosamente

La oportunidad era inmejorable, y ante más de 12.000 parejas de novios -el pasado 15 de febrero del 2014-, el Papa Francisco ofreció los ocho ingredientes para elaborar la receta de un amor sólido. Ha pasado un año y seguirán vigentes estos 8 breves y claros consejos del Papa

Los padres y la educación del corazón

Martes, 17 febrero, 2015

 

Mujer: vocación de madre

Martes, 17 febrero, 2015

La heroicidad y cualidades de la mujer como madre:

¿Qué Superheroe quiero ser yo?

Lunes, 16 febrero, 2015

Una emocionante y sencilla historia basada en hechos reales. En este vídeo se nos enseña a mirar mejor lo que pasa a nuestro alrededor. Es importante tener un poco de sensibilidad e interesarnos por la vida de las personas con las que nos relacionamos, quizás podemos influir en ellos y viceversa. En este video verás una historia de la vida real en donde un niño hace algo realmente hermoso.

 

La rebelión del “Amor Solido”

Lunes, 16 febrero, 2015

Aquí te dejo con este vídeo de Ignacio Ibarzabal, Presidente del Grupo Solido, Austral University. Resulta muy interesante lo que dice en los dos primeros minutos, vale la pena escucharle.

Un hombre queda citado con su esposa en un restaurante. Durante la espera, recuerda en rápidos trazos como el afecto que les unió ha ido desvaneciéndose por la rutina. Esa monotonía, contra la que no quiso luchar, era la causa de que ahora se encontrara allí, dispuesto a decirle a su mujer que había dejado de quererla: que otra mujer le estaba esperando.

Pero su esposa, que aparece con un simbólico abrigo rojo (leit motiv de todo el filme), llega con el rostro compungido y rompe en sollozos, porque tiene una enfermedad terminal y le quedan semanas de vida.
Es entonces, verdaderamente, cuando empieza el relato. Una historia que nos habla de volver a amar cuando el amor parece perdido (O, mejor, cuando los sentimientos se han esfumado). Nos habla de “revalorar” al amado (volverlo a descubrir, y a amar) cuando sabemos que habremos de perderlo.
Éste es el pasaje más importante: “Dispensó entonces a su mujer todas las atenciones que ella le había reclamado: colgar los cuadros que esperaban por toda la casa, ir de rebajas con ella pese a detestar las compras… Y, todo, incluso las cosas más insignificantes, tenían otro sabor desde que sabía que era la última vez que podía hacerlas por ella”. Entonces la narración alcanza su sentido más profundo: “De tanto comportarse como un enamorado, volvió a enamorarse”
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 601 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: