Santa María Magdalena: apostolorum apostola (apóstol de los apóstoles)

mariya_MagdalenaCon ocasión de estar este año en un jubileo extraordinario de la misericordia, ha querido el Papa Francisco  subrayar la relevancia de María Magdalena, disponiendo que su memoria litúrgica se eleve a la categoría de fiesta como apostolorum apostola (apóstol de los apóstoles). Con tal decisión, el Santo Padre desea que el ejemplo de esta santa discípula de Jesús se halle más presente en la vida de piedad de la Iglesia. Nota explicativa de Mons Roche, secretario de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (PDF) y Decreto de la Congregación del Culto Divino Apostolorum apostola (PDF)

La Magdalena es presentada en el Evangelio con la fuerza de quien ama profundamente y desea amar siempre más. Se nos dice que Jesús expulsó de ella siete demonios. El sufrimiento la condujo a Cristo y, desde entonces, no miró atrás. “Liberada de esos males, se muestra grande y generosa ante nuestros ojos, cuando —cercana a la Cruz— nos ofreció una lección de fortaleza; y luego, acudiendo a la tumba del Crucificado, no permitió que la esperanza se apagara en el mundo. ¡Gran discípula de Cristo fue María Magdalena! (Fuente).  Seguir leyendo “Santa María Magdalena: apostolorum apostola (apóstol de los apóstoles)”

María fue glorificada en su cuerpo

frutoEn la Asunción de María…, en cierto modo, la gracia que inunda su alma se extiende igualmente sobre su cuerpo. Se transforma en gloria, en una íntima unión de la Hija de Dios con Dios su Hijo. Una analogía puede permitirnos vislumbrar este misterio: tenemos la experiencia de la influencia en nuestra salud de los estados de ánimo, debidos por ejemplo a éxitos o fracasos. Es tal la unión del cuerpo y el alma que a veces nos permite, sin pasar indebidamente de un orden a otro, adivinar en un rostro una preocupación, como se puede leer la tristeza, o bien las huellas de una profunda alegría espiritual. Así, el cuerpo de la Virgen María entra en la gloria de Dios, y participa de la divinidad, incluida en la materialidad misma de su carne. Por su unión con Cristo, María se convierte en el canal de todas las gracias para nosotros. Es ya el cumplimiento escatológico de la Iglesia, y nos precede en el misterio de su plenitud de gracia. Imagen de la Iglesia, es la que «recibe dos alas del águila grande para volar al desierto» (Ap 12, 14); las alas simbolizan la protección divina, frecuentemente recordada en los Salmos: «A la sombra de tus alas me refugio» (Sal 57 [56], 2); en este caso, el desierto es la imagen del refugio en el Señor. A comienzos del siglo IV, san Epifanio será el primer Padre de la Iglesia en aplicar el capítulo 12 del Apocalipsis a María. El amor a Dios, escribe san Máximo, «ama siempre poner alas al intelecto» para unirlo a Dios. El Cura de Ars decía por experiencia que «cuando conservamos la inocencia nos sentimos transportados hacia arriba por el amor, como un pájaro por sus alas». (G. Derville, en Amor y desamor. La pureza liberadora)

Aviso a los “navegantes” del blog

photoNo os sorprenda si durante algunos días se retrasa la publicación de vuestros comentarios y sugerencias. Estos meses de verano estaré atendiendo diversas actividades, un poco de aquí para allá, y el lugares donde a veces no hay internet. Por eso, aunque las entradas del blog sí irán saliendo diariamente –porque están ya programadas-, no os extrañe que los comentarios se retrasen un poquito.

Muchas gracias a todos los que de algún modo colaboráis y enriquecéis el blog con vuestras aportaciones!! 

“Los Estados son libres de reservar el matrimonio únicamente a parejas heterosexuales”

tribula_ue-640x360Una noticia que se quiere ocultar. El Tribunal de Estrasburgo, considerado la corte de Derechos Humanos más importante del mundo, dictaminó por unanimidad que no existe el derecho al matrimonio homosexual, cerrando un debate que data de 2004, según publica Life Site News (Fuente). ¿Por qué un fallo de semejante tenor provisto por dicho tribunal Internacional de Derechos Humanos, con voto unánime y representativo de los 47 países europeos no trascendió en ningún lado? (Fuente).

En efecto, los 47 jueces, de los 47 países del Consejo de Europa, que integran el pleno del Tribunal de Estrasburgo, el tribunal de derechos humanos más importante del mundo ha dictado una sentencia sorprendente el pasado jueves 09 de junio. Por unanimidad, todos los 47 jueces, han aprobado la sentencia que establece que no existe el derecho al matrimonio homosexual. 

Sustentan su decisión en el artículo Nº. 12 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Dicho artículo equivale a los artículos de los tratados sobre derechos humanos firmados por México: Nº. 17 del Pacto de San José y al Nº. 23 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Ahí se establece que “…el hombre y la mujer tienen derecho a casarse y a fundar una familia…”. Si los legisladores hubiera querido decir que el matrimonio es también para hombres gays o mujeres lesbianas habría escrito: las personas tienen derecho a casarse y a fundar una familiaPero no es así. Específicamente quisieron preservar la institución natural del matrimonio.

También han dicho que el Convenio Europeo de Derechos Humanos consagra “el concepto tradicional del matrimonio, a saber, la unión de un hombre y de una mujer” y que no impone a los gobiernos la “obligación de abrir el matrimonio a las personas de mismo sexo” y añade: “gozan de un margen de apreciación para decidir acerca de la naturaleza exacta del estatuto otorgado por otros modos de reconocimiento jurídico”. En cuanto al principio de no discriminación, el Tribunal de Estrasburgo también afirma que no hay tal discriminación y dice que “…los Estados son libres de reservar el matrimonio únicamente a parejas heterosexuales…” (Fuente).

 

No guardes rencor

perdonarAlbergar rencor significa manifestar un resentimiento pertinaz hacia alguien que te ha ofendido de un modo real, dudoso o imaginario. Se expresa con un frío silencio y con la negativa a entablar conversación con esa persona o a contestar a sus preguntas; con la indiferencia hacia el causante del rencor, con el sarcasmo, los comentarios hirientes y las interpretaciones cáusticas de sus palabras o su conducta; y con una actitud sombría.
Este airado silencio carga el ambiente de una tensión tan fácilmente perceptible como la violencia en las palabras. Las personas susceptibles y temperamentales se encuentran especialmente predispuestas a mostrar su enfado de este modo. Cuando se enojan con alguien, se lo hacen notar dejando de mostrar interés por todo, incluso por las cosas que normalmente constituyen sus temas o sus actividades preferidas. Si se les acusa de «estar de morros», adoptan una actitud lúgubre y responden a cualquier tentativa de hacerlos desaparecer con comentarios del tipo «déjame en paz».
La persona rencorosa suele considerarse tan cargada de razón que su conducta le parece plenamente justificada. Pero debería verse como la ven los demás: infantil, mohína, blandengue y terca.

Seguir leyendo “No guardes rencor”

En María, la pureza aúna la virginidad física y la fecundidad de la carne

caridad y castidad paisajeLa Madre de Jesús no conoció hombre y, sin embargo, concibió a un hijo y, luego, se encargó de su educación. En María, la pureza aúna la virginidad física y la fecundidad de la carne en un misterio que –aun desafiando nuestra inteligencia y nuestra experiencia– no es por eso menos real, pues nada es imposible para Dios. En la Virgen Madre, en su pureza sin mancha y en su fecundidad, se realiza el misterio de la pureza. Ella se convierte así en la medianera de las gracias que todo ser necesita para vivir este misterio.
Desde el momento de la concepción de Jesús en el seno de la Virgen, el Verbo toma la naturaleza humana, y nace la Iglesia. Para san Agustín, «el Esposo es el Verbo, y la Esposa es la carne humana, y ambas cosas son una sola y misma cosa, que es el Hijo de Dios y el Hijo del hombre. El seno de la Virgen María fue como el lecho nupcial donde se hizo cabeza de la Iglesia». Esta unión mística de Cristo y la Iglesia, seg ún santo Tomás, es como un «matrimonio» que tuvo lugar gracias al «consentimiento» de María en nombre de todo el género humano.

Seguir leyendo “En María, la pureza aúna la virginidad física y la fecundidad de la carne”

Si han herido tus sentimientos, no hurgues en la herida… y perdona

perdonEl resentimiento y la aversión, enemigos ambos de la caridad, están estrechamente unidos. La persona resentida, al revés que la irascible o vengativa, no desea hacer daño ni herir a otros: el resentimiento, soberbio y silencioso, se repliega en sí mismo y se entrega a la amargura y las tinieblas de sus reacciones y recuerdos; procura no traicionarse abiertamente a sí mismo con una palabra amable o una muestra de atención. Cuando el amor se mantiene encerrado de este modo en el corazón, está condenado a marchitarse y morir.
Puede que por lo general seas generoso y, sin embargo, el resentimiento haya puesto sus cimientos en tu interior. Si te has sentido incomprendido o profundamente dolido por la ingratitud o la injusticia de otro, no te encierres a rumiar tus penosos recuerdos en solitario. Sigue el consejo de san Pablo: «No se ponga el sol estando todavía airados, y no deis ocasión al diablo». Si han herido tus sentimientos, no hurgues en la herida. Deja de mortificarte con la crueldad de lo que te han dicho; olvida la infame conducta que han mostrado contigo. No hay nada que haga tanto bien al alma como el amor que todo lo perdona. El pensamiento de que Dios te ama debe llenar tu corazón de paz y de alegría.

Seguir leyendo “Si han herido tus sentimientos, no hurgues en la herida… y perdona”