Cambio de agujas: Mario Joseph, imán converso católico

Como imán, Mario Joseph conocía bien el Corán y las enseñanzas de la religión islámica. Fue el Corán, precisamente, lo que le llevó al conocimiento de Jesucristo y a la verdad de la fe católica. Pero su conversión no fue fácil y ha supuesto su persecución y otros grandes sufrimientos. ¿Cómo consiguió su intenso amor a la Iglesia, a la cruz y al cielo? Él mismo lo cuenta en este impactante testimonio de Cambio de agujas.

Castidad: el hombre interior

Seguimos con el libro “Amor y desamor. La pureza liberadora” de Guillaume Derville. El autor continua su reflexión sobre el sentido profundo e interior de la castidad.

otoñoEl hombre es un ser de deseos que aspira a la felicidad. Los mandamientos marcan el camino que nos conduce a ese fin. La exacta comprensión de estos mandamientos permite ver en ellos, más que unas reglas arbitrarias, una exigencia de amor inscrita en el corazón del ser humano. Lo que Cristo proclama es una moral viva, ya que, como explica san Juan Pablo II, «el ethos [sentido moral] nos hace entrar en la profundidad de la norma en sí misma y simultáneamente descender al interior del hombre-sujeto de la moral. Para llegar hasta allí no basta quedarse “en la superficie” de las acciones humanas, es necesario penetrar en el interior» [9]. Así, continúa, «además del mandamiento “no cometerás adulterio”, el Decálogo tiene también otro mandamiento: “no desearás la mujer del… prójimo”. En el Sermón de la Montaña, Cristo vincula, en cierto sentido, el uno con el otro: “todo el que mira a una mujer para desearla ya ha cometido adulterio en su corazón”. No se trata tanto de distinguir el alcance de aquellos dos mandamientos del Decálogo, cuanto de poner de relieve la dimensión de la acción interior, a la que se refieren también las palabras: “no cometerás adulterio”» [10]. San Juan Pablo II revela que la casuística del Antiguo Testamento trataba de mantener la prohibición del adulterio, aunque abría la puerta a la posibilidad de escapatorias legales. Seguir leyendo “Castidad: el hombre interior”

Un Padrenuestro dialogado

Muy sugerente y en clave de humor. Aquí va este padrenuestro dialogado:

¿Piedra brillante o tierra fecunda? ¿Qué eres tú?

Increíbles-Dibujos-en-Lápiz-de-Color-por-Ester-Roi-02

El agua, en las piedras, moja pero no cala. Las piedras mojadas brillan, y, si son lisas, como los cantos rodados, reflejan el sol. Pero el mismo sol que se refleja en ellas las seca al poco tiempo, y vuelven a ser sólo piedras. Su brillo era el de la mentira, el de lo fugaz, el de lo que hoy es y mañana ya no es. Otro poco cayó en terreno pedregoso y, al crecer, se secó por falta de humedad.

   Con la tierra todo es distinto. Cuando se moja, es fea. Se forman charcos y no puedes pisar sin ensuciarte. Sin embargo, cuando se seca, no pierde el agua. La guarda en su interior y se deja fecundar en secreto. Luego surgen hierba, plantas, árboles y fruto. La tierra no miente; calla. Es distinto. Cayó en tierra buena y, al crecer, dio fruto al ciento por uno.

   No quieras ser como las piedras. No te luzcas en manifestaciones externas de piedad fingida para brillar ante beaturrones. Sé como la tierra: guarda la Palabra en tu interior, recógete, no quieras brillar. Deja que Dios entre en ti, te rompa por dentro, y aflore Él (¡no tú!) en una vida santa.

Autor: José-Fernando Rey

Amy Cuddy: “El lenguaje corporal y nuestra identidad”

El lenguaje corporal afecta a cómo nos ven los demás, pero también puede cambiar la forma en que nos vemos a nosotros mismos. La psicóloga social Amy Cuddy muestra como “adoptando posturas de poder” -incluso cuando no nos sentimos seguros- puede afectar a la testosterona y los niveles de cortisol en el cerebro, e incluso podría tener un impacto en nuestras acciones y comportamiento inmediato. Interesante el vídeo también por la experiencia personal que atravesó Amy a causa de un accidente.