Tiene algo de misterioso el “abrirse” del alma


abrir-las-puertas-del-almaTiene algo de misterioso el “abrirse” del alma: 

“Se abre el alma a quien se quiere, al amigo íntimo, al hermano. Y se abre el alma, para recibir, cuando menos, interés, comprensión, afecto”. (Javier Echevarría en “Getsemaní”, pg. 72)

Dar consejo al que lo necesite. Una gran obra de misericordia. Pero para lograr un diálogo sincero, un importante elemento requerido y algo olvidado es la confianza total en el que escucha, y  que presupone en éste: total lealtad y discreción absoluta. Generalmente también es necesario un periodo más o menos largo de trato y conocimiento mutuo que puede ir creciendo escalonadamente. Conforme crece la intimidad en el trato y se percibe la sinceridad e interés en el que escucha es más fácil abrirse y pedir consejo. Por eso, otro elemento clave es la perseverancia en el trato, de una manera u otra (cartas, citas, paseos, llamadas…). Seguir leyendo “Tiene algo de misterioso el “abrirse” del alma”

Alguna ideas sobre la preparación al matrimonio

He encontrado esta lista de nueve puntos, realizada por diversos autores, que puede ser de utilidad, hoy día, ya que aporta algunas ideas a tener en cuenta en la preparación de los nuevos matrimonios.

novios

  1. Actualmente, no es raro que quienes desean contraer matrimonio, incluso cuando se consideran cristianos y poseen una cierta formación, adolezcan de carencias (doctrinales, afectivas, o de la misma vida de fe) que pueden oscurecer su idea de qué es el matrimonio y la vida conyugal, de modo que a medio o largo plazo surjan problemas. Los cursos prematrimoniales pueden colmar algunas de esas lagunas.

Al mismo tiempo, el ambiente familiar en el que uno crece constituye una importante preparación remota, pues es en la familia donde se aprende del ejemplo de los padres qué significa amar, y el sacrificio que requiere; cómo gestionar las pequeñas crisis que se pueden dar en esas relaciones; etc. Seguir leyendo “Alguna ideas sobre la preparación al matrimonio”

Algo de material gráfico en torno al tema: la familia

familia cristianaMe pide un amigo material audio visual y algunos textos básicos sobre el tema de la familia. Así que, aquí va este posible esquema a seguir, por si a alguien más le sirve:

«Nuestro Dios en su misterio más íntimo (…) es una familia, puesto que lleva en sí mismo paternidad, filiación y la esencia de la familia que es el amor» (san Juan Pablo II)


uyuni_thumb

San Juan Pablo II afirmó: «nuestro Dios en su misterio más íntimo no es una soledad, sino una familia, puesto que lleva en sí mismo paternidad, filiación y la esencia de la familia que es el amor» (Homilía, 28 enero 1979)… No dice que Dios sea como una familia sino que es una familia. ¿Por qué? Porque Dios posee los atributos esenciales de una familia: paternidad, filiación y amor y es el único que los posee en toda su perfección y desde toda la eternidad.

Al establecer la Nueva Alianza, Cristo fundó una Iglesia: su Cuerpo místico, como una extensión de su encarnación. Al asumir la carne, Cristo la divinizó, y extendió la vida de la Trinidad a toda la humanidad, a través de la Iglesia. Incorporados al Cuerpo de Cristo, nos hacemos «hijos en el Hijo». Nos convertimos en hijos de la casa eterna de Dios. Formamos parte de la vida de la Trinidad. La Iglesia católica es nada menos que la Familia universal de Dios. Cristo se hizo uno de nosotros para ofrecer su humanidad como sacrificio perfecto. En la Misa unimos nuestro sacrificio al suyo y esa unión hace que nuestro sacrificio sea perfecto.

¿Cómo puede ser esto? Seguir leyendo “«Nuestro Dios en su misterio más íntimo (…) es una familia, puesto que lleva en sí mismo paternidad, filiación y la esencia de la familia que es el amor» (san Juan Pablo II)”

“Prefiero morir a desconfiar de mis amigos” (Alejandro Magno)

1901733_712192045498729_1486487445_nEntre Alejandro Magno y su médico Felipo había una gran amistad, que arrancaba ya desde la niñez. En unas jornadas victoriosas, en las cuales pensaba derrotar completamente a su enemigo Darío, Alejandro cayó enfermo, al pare­cer, por haberse bañado durante una marcha agotadora en una laguna helada.
    Vino a perturbar más el ánimo del rey, ape­nado ya por no poder luchar, una carta de uno de sus más fieles generales. Le decía que no se fiase de su médico Felipo, que se había vendido al ene­migo y proyectaba envenenarle. El rey juzgó que su médico, amigo desde la infancia, no podía trai­cionarle. Con una mano tomó la bebida que le traía, al tiempo que, con la otra mano, le alarga­ba la nota de la denuncia.
    Mientras Felipo, aterrado, leía aquella acusa­ción, Alejandro degustaba el brebaje que su amigo médico le había preparado. Cuando lo acabó, le dijo:
    ‑Prefiero morir a desconfiar de mis amigos.
(Plutarco: Vidas paralelas)

La amistad es cosa sería. La desconfianza mata la amistad, Por eso el que no sabe o no quiere confiar en los demás está incapacitado para la amistad: para ser amigo y para tener amigos.

No se puede ir por la vida desconfiando de todo el mundo.“Ante todo debéis guardaros de las sospechas, porque ése es el veneno de la amistad” (San Agustín).

Hoy comienza un tiempo apasionante

miercoles-de-ceniza-primer-dia-de-la-cuaresma-367227_400_215_1El tiempo que hoy comienza es una estancia de cuarenta días en el Desierto, a solas con Cristo. Es un gran retiro de dos amigos que buscan la intimidad para conocerse. Eso harás en Cuaresma: conocerlo y conocerte Seguirás haciendo lo mismo de siempre, pero tus ojos, en lugar de andar pendientes de lo que ocurre fuera, estarán fijos en lo que sucede dentro, en lo escondido.

Tu limosna quedará en secreto… Reza a tu Padre, que está en lo escondido… Que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido…

Allí vamos, a lo escondido. Pero lo escondido está dentro, en el alma. Son días de recogimiento, de mayos silencio.

Allí, en lo escondido, ofrecerás tu vida en limosna (cuidando tu plan de vida con esmero, generosamente). Allí orarás, y te escuchará Dios. Allí ayunarás, y te alimentarás de su Palabra. Y, desde esta página, procuraremos irte proporcionando alimento, como los cuervos a Elías, para que no tengas que salir, si no quieres.

¡Vamos!

Autor:  Colaboradores del blogJose-Fernando Rey Ballesteros

15. Una habitación amueblada

Continuamos, una semana más, con el libro de Pablo Prieto: “Dios y las artes del hogar”. Aquí os dejo con el capítulo 15, dedicado al hogar como lugar y como escenario:

 Y os mostrará una habitación en el piso de arriba, grande y amueblada. (Preparando la Última Cena, Mc 14, 15).— Con el adjetivo “amueblada” Cristo alude a tantos detalles que confieren al mobiliario doméstico una personalidad singular: el adorno, la limpieza, el orden, la reparación, la huella del uso, sus connotaciones familiares, su valor simbólico. No se refiere, en efecto, a muebles mudos, como los del escaparate de una tienda, sino en conversación, pues se encuentran integrados en la estructura viva de un hogar.

La Última Cena tuvo lugar en este escenario, configurado según la sensibilidad y la historia de aquella familia concreta. ¿Qué familia? Lo ignoramos, pero no importa: nuestra casa también será aquella habitación amueblada si la vivimos con fe y primor. Seguir leyendo “15. Una habitación amueblada”