Carácter · Punto 24

 Tienes ambiciones:… de saber…, de acaudillar…, de ser audaz.  Bueno. Bien.  —Pero… por Cristo,  por Amor. Ilustra el clima de este punto el testimonio de un universitario de la Academia DYA, Fernando Alonso-Martínez: «Nos hablaba de trabajo, de estudio, de Amor de Dios. De que era bueno que fuéramos ambiciosos, muy ambiciosos, mucho, pero… ¡por Cristo!, y […]

Leer más Carácter · Punto 24

Castidad: el hombre interior

Seguimos con el libro “Amor y desamor. La pureza liberadora” de Guillaume Derville. El autor continua su reflexión sobre el sentido profundo e interior de la castidad. El hombre es un ser de deseos que aspira a la felicidad. Los mandamientos marcan el camino que nos conduce a ese fin. La exacta comprensión de estos mandamientos permite ver […]

Leer más Castidad: el hombre interior

Un cocktail fatal

La soberbia es un producto tóxico, en estado puro o en cocktail. Pero, en estado puro, es fácil de reconocer y se elimina con una buena dosis de humildad. En cocktail es más complicado. El cocktail de soberbia más letal es el que la mezcla con religión. Sabe a piedad, huele a espiritualidad, tiene el […]

Leer más Un cocktail fatal

Tranquilo, que no es molestia

Aunque se habla de la «falsa humildad» para referirse a la cobardía o apocamiento, no es la única forma falsa de virtud que encubre un pecado. Existe también una «falsa caridad» que, bajo forma de delicadeza, disimula la desidia y la reviste de consideración: «El sacerdote está muy ocupado, el pobre. No le voy a […]

Leer más Tranquilo, que no es molestia

Más, para el que más ama

Hoy nos sorprende el Señor con otra de esas frases difíciles del Evangelio. Se trata de la famosa afirmación:  Al que tiene se le dará, y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. ¿No es injusto? ¿No debería Dios quitar un poco al que tiene, para darle al que no tiene? […]

Leer más Más, para el que más ama

¿Por qué yo?

Nunca le has preguntado al Señor: «¿por qué yo?» Seguro que sí. Yo, que soy sacerdote, se lo he preguntado muchas veces. Me siento a veces tan mimado, tan favorecido y agraciado por mi Dios, que no puedo por menos que extrañarme. Y, en esos momentos, nace desde lo más profundo la pregunta: « ¿Por […]

Leer más ¿Por qué yo?