¡Las he hecho muy gordas!

el nombre de dios es misericordia.jpgYa hemos hablado en el blog del libro del Papa “El nombre de Dios es Misericordia“. Algunos comentarios y anécdotas del libro los iré poniendo a lo largo de este año de la misericordia. Empezamos con este comentario en el que se invita a la confesión en referencia a la escena evangélica de la mujer adultera:

Francisco reprodujo a este respecto una conversación con un hombre que, al oír que se le hablaba de este modo de la misericordia, respondió: «¡Oh, padre, si usted conociera mi vida, no me hablaría así! ¡Las he hecho muy gordas!». Ésta fue la respuesta: «¡Mejor! ¡Ve a ver a Jesús: a Él le gusta que le cuentes estas cosas! Él las olvida, Él tiene una capacidad especial para olvidarse de las cosas. Se olvida, te besa, te abraza y solamente te dice: “Ni siquiera yo te condeno; vete y, de ahora en adelante, no peques más”. Tan sólo te da ese consejo. Un mes después, estamos igual… Volvemos a ver al Señor. El Señor jamás se cansa de perdonar: ¡jamás! Somos nosotros los que nos cansamos de pedirle perdón. Entonces debemos pedir la gracia de no cansarnos de pedir perdón, pues Él jamás se cansa de perdonar».

 

De dentro afuera

paisajes

Como dice el papa Francisco, un cristiano, “un evangelizador, no debería tener permanentemente cara de funeral” (Evangelii gaudium, 10).

Así que ya lo sabes ¡Fuera las caras largas! Al menos hay que intentarlo, ¿no te parece?… Me dirás que la alegría no es, ni puede ser falsa… En efecto, la alegría para el cristiano no es una táctica, es algo más: es algo esencial y vital. ¿Y entonces? ¿Cómo recuperar la alegría? A veces, se trata tan solo de descansar un tiempo, hacer deporte o pasear, o cambiar de ocupación unos días… Pero la clave -siempre- está en recuperar nuestro espacio interior para Dios, recuperar ese Silencio interior que quizá con el ajetreo de la vida diaria habíamos perdido:

«Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso» (ibid, 3).

¡Se trata de despertar a Cristo que duerme en tu corazón! Lee una y otra vez el evangelio de hoy, imagina la escena de Jesús dormido en popa sobre el cabezal e ilusiónate con el poder de sus gestos, de sus palabras: acércate a él, llámalo, míralo, escúchalo y asómbrate. Seguir leyendo “De dentro afuera”

Dios está en el alma “como el amante en el amado”

San_Tommaso_dAquino.jpgHoy la Iglesia celebra a Santo Tomás de Aquino. La muerte le sorprendió antes de que pudiera finalizar la que es, no obstante, la obra teológica más grande jamás escrita. La Suma Teológica contiene 512 cuestiones y 2.669 artículos que exponen de un modo racionalmente exigente el contenido de la fe católica. Las citas de la Escritura se cuentan por millares, y se recogen también multitud de referencias a los Padres de la Iglesia, especialmente a san Agustín. Tomás partía de la experiencia concreta, de las dudas que todos tenemos, y trataba de darle respuesta. En esta obra habla de la Trinidad y de la relación de las tres Personas en Dios, de la creación, de los ángeles, del pecado, de la gracia, de la encarnación del Verbo y la venida del Espíritu Santo, de los sacramentos… y quedó inconclusa, dejando por hacer el capítulo dedicado a la vida eterna.
Sorprende la capacidad de profundizar en el misterio de Dios que tiene Tomás de Aquino. Está persuadido de la presencia de Dios en el mundo, y de modo particular en el alma en gracia, donde inhabitan las Personas divinas. El cristiano está llamado a un diálogo amorosísimo e íntimo con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Dios está en el alma de los justos como el amante en el amado: Dios actúa en el corazón de los hombres enamorándolos de los bienes excelentes y del amor primero. ¿De los hombres? De ti y de mí. Seguir leyendo “Dios está en el alma “como el amante en el amado””

“Firme en la brecha” de Mons. Thomas J. Olmsted

OBISPO.jpg
Obispo Thomas J. Olmsted

“Busqué entre ellos un hombre que levantara un cerco y se mantuviera firme sobre la brecha delante mi…” Ezequiel 22:30

Me envía el padre Thompson, un buen amigo, esta exhortación apostólica “Fuerte en la brecha” del Obispo de Phoenix +Thomas J. Olmsted (documento completo). Aunque en la exhortación se dirige a los varones católicos de su Diócesis, pienso que puede ser muy aleccionadora para todos en general. 

El documento trata de dar respuesta a tres preguntas: 1) ¿Qué significa ser un hombre católico?; 2) ¿Cómo ama un hombre católico?; y 3) ¿Por qué la paternidad, entendida en su totalidad, es crucial para cada hombre?

Aunque el comienzo es un poco duro, después va poco a poco va elevando el planteamiento y da respuestas a estos cruciales interrogantes de un modo práctico y, en mi opinión, muy acertado. Vale la pena leerlo y meditarlo. Animo: aquí os dejo el documento completo.

“El nombre de Dios es Misericordia”, libro del Papa Francisco

El nombre de Dios es Misericordia” se publica simultáneamente en 84 países.

En el libro-entrevista que le hace el periodista italiano Andrea Tornielli, Francisco descubre cómo se imagina el rostro de Dios. Curiosamente, uno de los grandes admiradores de esta obra es el ganador del óscar Roberto Benigni, que asegura haberla leído 7 veces.
“Santidad, esto que nos ha dado es un gran don. Gracias, muchas gracias”.
De hecho, Roberto Benigni fue la estrella de la presentación oficial del libro, en una universidad cercana al Vaticano. 

Seguir leyendo ““El nombre de Dios es Misericordia”, libro del Papa Francisco”

“Madre de Misericordia”

hipotesis sobre maría.jpgMe remite esta interesante entrevista a Vittorio Messori, mi buen amigo Dr. Rafael Tomás Caldera. El motivo de la entrevista es la publicación de una versión actualizada -con 13 nuevos capítulos- de su obra del 2008 Hipótesis sobre María. Pero es muy adecuada en el marco del Año Santo de la misericordia:

“Se ha sacado a María del lugar prominente de la casa para ponerla en una esquina”

(Portaluz/Credere) Cada 1° de enero la Iglesia Católica celebra a María Santísima, Madre de Dios. La maternidad Inmaculada de María. Pero además este primero de enero de 2016 el Papa abrió la Puerta Santa de la Basílica «Santa María la Mayor». Pocos días después el Vicario de Cristo viajará a México para postrarse ante la Santísima Virgen María de Guadalupe, en virtud de lo que ella misma prometió en su primera aparición… «Mostrar y dar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa, pues yo soy vuestra piadosa madre», a quienes allí acudan con sus «lamentos, miserias, penas y dolores».

En este contexto, ¿cuál es la relación entre la figura de la Santísima Virgen María y el tema de la misericordia, que Papa Francisco sitúa en el corazón del Jubileo que acaba de comenzar? Esta y otras preguntas realizó revista Credere al converso, periodista y escritor Vittorio Messori, quien acaba de publicar una versión actualizada -con 13 nuevos capítulos- de su obra del 2008 Hipótesis sobre María.

Su nuevo libro nace -cito de la introducción- «…debido a que sobre María no se ha dicho lo suficiente», y porque le parece se carece «de una catequesis adecuada, pues al parecer se ha sacado a María del lugar prominente de la casa para ponerla en una esquina». ¿Puede explicarlo?

Después del Concilio se ha hecho patente eso que el Padre Laurentin, uno de mis maestros, llama el «invierno mariano». Después de un período en el que se habló bastante de María, se ha pasado al silencio. Por dos razones. La primera: la influencia protestante, para quienes María está «de más», para quienes cuanto más se habla de María menos se habla de Cristo, como si exaltando a la madre se pudiere ocultar al Hijo. También influyó el hecho de que gran parte de la devoción mariana pre-conciliar era sentimental, dulce, hecha de canciones de niños, ramos de flores y cosas por el estilo. De hecho un clima «Supermariano» es probable que alienase a mucha gente con María. He intentado – en este como en otros libros – demostrar que es posible una devoción profunda y, al mismo tiempo -permítanme el uso del término- viril.

Seguir leyendo ““Madre de Misericordia””

Carácter · Punto 24

24 Tienes ambiciones:… de saber…, de acaudillar…, de ser audaz. 
Bueno. Bien. 
—Pero… por Cristo, 
por Amor.

Ilustra el clima de este punto el testimonio de un universitario de la Academia DYA, Fernando Alonso-Martínez:

«Nos hablaba de trabajo, de estudio, de Amor de Dios. De que era bueno que fuéramos ambiciosos, muy ambiciosos, mucho, pero… ¡por Cristo!, y dicho esto con mucha energía, casi como un grito enérgico, con esa forma peculiar de decir. Es curioso que casi no recuerdo otras palabras suyas con esa claridad, pero se quedaron grabadas ahí».

Seguir leyendo “Carácter · Punto 24”