«… ni palabras torpes, ni conversaciones vanas o tonterías, que no convienen»

Frases-Para-Hacer-Reir-A-Una-Mujer.jpgCuando el profeta Jeremías se lamenta de la decadencia moral, no solo de los judíos sino de todos los pueblos, nos da una imagen que quedará como la personificación de la muerte como guadaña: «Pues la muerte ha subido por nuestras ventanas, ha entrado en nuestros palacios, para aniquilar a los niños en la calle, a los jóvenes en las plazas» (9, 20). Cesáreo de Arlés, comentando este pasaje a propósito de la pureza, dice que los ojos y los oídos son las ventanas del alma. Imágenes y palabras afectan indudablemente a nuestro espíritu y a nuestra conducta.

¡Las palabras! Huir de la ocasión de pecado es cortar radicalmente las conversaciones inconvenientes. Cuando san Pablo invita a no hablar jamás de impureza, se refiere con toda claridad incluso a conversaciones aparentemente inofensivas: «La fornicación y toda impureza o avaricia ni se nombren entre vosotros; ni palabras torpes, ni conversaciones vanas o tonterías, que no convienen» (Ef 5, 3-4). El Apóstol no solo insiste en que no se entreguen a esos vicios o en que no se perjudique la reputación del prójimo, sino que llega a prohibirles que hablen inútilmente. Y es que la impureza es una materia pegajosa: resulta difícil despegarse de la resina cuando se ha tocado una piña fresca.

En una disertación sobre las frases obscenas, Clemente de Alejandría explicaba: «El hablar indisciplinadamente es el origen de una conducta desordenada, mientras que hacerlo cuidadosamente y con prudencia equivale a resistir a los asaltos de la lujuria». Concretaba después: «La calificación de lo obsceno no reside en los nombres […] [se está refiriendo a las relaciones íntimas], para los cuales existen términos no usuales en la conversación ordinaria. Miembros como la rodilla y la pierna, así como sus nombres y la actividad que les es propia, no son vergonzosos. Las partes sexuales del cuerpo humano son asimismo miembros dignos de respeto, y no de vergüenza. Lo obsceno reside más bien en su ilegítimo uso, razón por la que merece desprecio, censura y castigo; en realidad, solo es obsceno el vicio y las acciones que le son propias. En consecuencia, solo analógicamente se puede calificar, con razón, de soez el discurso sobre las acciones viciosas: por ejemplo, tratar sobre el adulterio, la pederastia, o cosas parecidas». Por supuesto, Clemente se refiere aquí a conversaciones que no son estrictamente necesarias y que, pronto o tarde, conducirían a una delectación morbosa. (G. Derville en Amor y desamor)

Anuncios

11 comentarios en “«… ni palabras torpes, ni conversaciones vanas o tonterías, que no convienen»

  1. Muy bueno para reflexionar. Cuantas conversaciones aparentemente banales, nos conducen a la inquietud, perturbación y desazón del espíritu. Habrá que estar más alerta y atentos. Muchas gracias y buen día.

  2. D. Rafael, Joaquín e Isabel: Me he incorporado a la “vida”. Lo expreso así porque he estado sedada durante estos días. Hoy veo la luz del sol, las imágenes de la Virgen, Sagrado Corazón de Jesús, mi custodio y devociones privadas. No puedo ni debo moverme y mañana el Doctor me contará resultados. Le he dicho a Mercedes que se metiera en esta página y escribiera un comentario que le he fijado yo, así nos sentimos las dos como colaboradoras. Muchas gracias por vuestro interés y cariño. Confio en que os haya llegado algo de todas las cosas que pedí para Vd. y vosotros. Espero con aceptación cuantas cosas me digan mañana. Ya os iré contando. ¡Que tengáis un buen día¡

    Efesios 5 – EUNSA (Nuevo Testamento)

    Andad como hijos de luz

    Imitad, por tanto, a Dios, como hijos queridísimos, y caminad en el amor, lo mismo que Cristo nos amó y se entregó por nosotros como oblación y ofrenda de suave olor ante Dios. Como conviene a los santos, la fornicación y toda impureza o avaricia ni se nombren entre vosotros; ni palabras torpes, ni conversaciones vanas o tonterías, que no convienen. Haced más bien acciones de gracias. Porque debéis tener bien claro y aprendido esto: que ningún fornicario o impúdico, o avaro, que es como un adorador de ídolos, puede heredar el Reino de Cristo y de Dios. Que nadie os engañe con palabras vanas, porque por culpa de esto vino la ira de Dios sobre los hijos de la rebeldía. Por tanto, no os hagáis cómplices suyos. En otro tiempo erais tinieblas, ahora en cambio sois luz en el Señor: caminad como hijos de la luz, porque el fruto de la luz se manifiesta en toda bondad, justicia y verdad. Sabiendo discernir lo que es agradable al Señor, no participéis en las obras estériles de las tinieblas, antes bien combatidlas, pues lo que éstos hacen a escondidas da vergüenza hasta el decirlo.
    Todas esas cosas, al ser puestas en evidencia por la luz, quedan a la vista, pues todo lo que se ve es luz.
    Por eso dice: “Despierta, tú que duermes, álzate de entre los muertos, y Cristo te iluminará”. Así pues, mirad con cuidado cómo vivís: no como necios, sino como sabios; redimiendo el tiempo, porque los días son malos. Por eso no os volváis insensatos, sino entended cuál es la voluntad del Señor. Y no os embriaguéis con vino, que lleva a la lujuria; al contrario, llenaos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones, dando gracias siempre por todas las cosas a Dios Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

    1. Ey! Al fin de nuevo Rosa, se te ha echado muchísimo de menos! Me alegro que la sedación te esté haciendo efecto. Todos tenemos que aprender a descansar y a tomarnos las cosas con prudencia. Si no, al Señor no le agrada del todo y además la salud se resiente. Así que cuídate Rosa, por favor. Saludos

      1. Aquí estoy D. Rafael, quiero decirle que muchísimas gracias por su mensaje. Todos los días lo leo. Me produce una fuente de relax y a la vez hacer lo que debo y no lo que “añado”. Sentí tremendamente comprobar lo que Vd. dice: Al Señor no le agrada del todo…. Me siento totalmente “atada” a las circunstancias por lo que deberé ser sumamente obediente a mis directores, dócil prudente y alegre (sin que se note nada). Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s