En lo humano y en lo sobrenatural, la fe es admitir como cierto lo que no se ve de modo patente y palpable

el regreso del hijo pródigo 2.jpgLa fe es, por una parte, virtud teologal que nos lleva a fiarnos plenamente de Dios y acoger su Verdad. Para creer, el hombre necesita la gracia y la ayuda divina y, en este sentido, es virtud sobrenatural… Sin embargo la fe es también virtud humana que lleva al hombre a admitir como cierto lo que no es evidente.
En lo humano y en lo sobrenatural, la fe es admitir como cierto lo que no se ve de modo patente y palpable. Consiste en la adhesión firme y libre a las verdades y realidades que no se manifiestan directamente. Diariamente recibimos informaciones sobre hechos que no hemos contemplado en directo; sin embargo, confiamos en la fuente y los admitimos con naturalidad.

Seguir leyendo “En lo humano y en lo sobrenatural, la fe es admitir como cierto lo que no se ve de modo patente y palpable”

Anuncios

Igualdad ante la ley y libertad religiosa: socios, no rivales

pacto-socios.jpgSeguimos con el libro de Austen Ivereich, Cómo defender la fe sin levantar la voz, que dedica su capítulo 2 al interesante tema: Igualdad y libertad: socios, no rivales. Plantea al comienzo las siguientes “Preguntas desafiantes”:

  • Si la ley es igual para todos, ¿por qué la Iglesia se la salta cuando le conviene, y busca excepciones que le favorezcan?
  • ¿Por qué la Iglesia promueve la desobediencia a las leyes democráticamente aprobadas?
  • ¿Por qué el Estado tiene que pagar los sueldos de los profesores de religión, que elige la Iglesia y trabajan para ella?
  • ¿Por qué hay que reconocer al propietario de un negocio el derecho de admisión basándose en creencias intolerantes?
  • ¿Por qué la Iglesia sostiene que es perseguida, cuando en los países occidentales puede ir a misa quien le dé la gana?

Si preguntas a la gente qué entiende por «libertad religiosa», la mayoría te dirá que significa poder creer en Dios, elegir libremente su fe y rendir culto de acuerdo con esa fe sin ser coaccionado o acosado. Algunos irán más allá y hablarán de la libertad de manifestar las creencias: organizar y dirigir instituciones (colegios, organizaciones benéficas, hospitales y fundaciones) de acuerdo con los principios de esas creencias. Seguir leyendo “Igualdad ante la ley y libertad religiosa: socios, no rivales”

La fe es luz para la inteligencia y amplía el horizonte del conocimiento, y abre la puerta a una realidad que de otro modo no se puede conocer

fe.jpgEn ocasiones se insiste demasiado sobre la oscuridad de la fe, como si creer sin ver ni conocer por completo aquello en lo que se cree fuese vivir en medio de las tinieblas. Pero no es así; la fe es luz para la inteligencia y amplía el horizonte del conocimiento, abre la puerta a la verdad y a una realidad que de otro modo no se puede conocer. Con la luz de la fe descubrimos el sentido de nuestra vida y el de los acontecimientos cotidianos sin brillo apenas. Con esta luz el corazón cobra energía para afrontar lo adverso y lo difícil y crece la esperanza. Para amar de verdad también necesitamos fe.
Desde el claroscuro de la fe todos podemos afirmar: yo sé de quién me he fiado[305], sin temor a ser defraudados al poner nuestra confianza en quien nos ha dicho: no se turbe vuestro corazón, creéis en Dios, creed también en Mí. Seguir leyendo “La fe es luz para la inteligencia y amplía el horizonte del conocimiento, y abre la puerta a una realidad que de otro modo no se puede conocer”

Hoy es la solemnidad de la Inmaculada Concepción

Para llegar al Cielo siempre hay un sendero o una brecha por la que entrar: la esperanza abrirá el paso para alcanzar a Dios.

la brecha de rolando.JPG«Dios ha preparado una nueva morada y una nueva tierra en la que habita la justicia y cuya bienaventuranza llenará y superará todos los deseos de paz que se levantan en los corazones de los hombres»[Concilio Vaticano II, Const. Gaudium et spes, n. 39.]. Y Jesús mismo ha dicho: no se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios, creed también en mí; en la casa de mi Padre hay muchas moradas. Allí hay una para cada uno de nosotros, en el Cielo tenemos un lugar.
La «brecha de Rolando» es un paso natural a la vertiente francesa de los Pirineos. El circo de Gavarnie ofrece un espectáculo grandioso: grandes cascadas de hielo, riscos escarpados sobre profundas hondonadas. La vertiente española es más llana. La leyenda dice que, después de la derrota en la batalla de Roncesvalles, Rolando se encontró huyendo en este paraje infranqueable y, viéndose acorralado, lanzó su espada «Durandarte» contra la muralla rocosa y provocó la actual «brecha»… Para llegar al Cielo siempre hay un sendero o una brecha por la que entrar: el ánimo, la audacia y la esperanza abrirán el paso para alcanzar a Dios.
Lo importante es llegar, y lo lograremos si estamos cerca de Dios y pasamos por esta vida haciendo el bien que Él quiere y nos pide, aunque con frecuencia los caminos de su providencia nos son desconocidos. Debemos tener presentes las palabras que le dirige el Señor a Pedro: lo que ahora no entiendes, lo entenderás más tarde. Seguir leyendo “Para llegar al Cielo siempre hay un sendero o una brecha por la que entrar: la esperanza abrirá el paso para alcanzar a Dios.”

¿La religión debería ser un asunto privado, y la vida pública, un terreno neutral?

iglesia-estado-separacion-religion-y-politicaSeguimos con el libro Cómo defender la fe sin elevar la voz de Austen Ivereigh. Su primer Capítulo está dedicado a la Iglesia y la política. Comienza haciendo una serie de preguntas desafiantes, como las siguientes:

  • ¿Por qué la Iglesia se mete en política? ¿No debería hablar solo de religión?
  • ¿Por qué los obispos dicen a los católicos a quién deben votar?
  • ¿Por qué intentan ejercer algún tipo de control sobre los políticos católicos y les dicen qué tienen que hacer en cuestiones como el aborto o la eutanasia?
  • ¿Por qué la Iglesia no acepta las decisiones tomadas democráticamente, y quiere configurar la sociedad de acuerdo con sus principios?
  • Si es una Iglesia, ¿por qué actúa como si fuera un Estado? ¿Por qué el Vaticano tiene consideración de Estado, cuando ninguna otra religión goza de ese privilegio?

La ética de la autonomía, imperante en la cultura de Occidente, se opone frontalmente a que la religión tenga voz en la vida pública: la religión debería ser un asunto privado, y la vida pública, un terreno neutral.

Ninguna de las dos afirmaciones es cierta, pero son los presupuestos fundantes de lo que podríamos llamar mito fundacional del estado liberal. Seguir leyendo “¿La religión debería ser un asunto privado, y la vida pública, un terreno neutral?”

«Este mundo es camino para el otro, que es morada sin pesar; mas cumple tener buen tino para andar esta jornada sin errar»

maxresdefault.jpg«A lo largo de su existencia, el hombre tiene muchas esperanzas, más grandes o más pequeñas, diferentes según los períodos de su vida. A veces puede parecer que una de estas esperanzas lo llena totalmente y que no necesita de ninguna otra. Sin embargo, cuando estas esperanzas se cumplen, se ve claramente que esto, en realidad, no lo era todo». (Benedicto XVI, Enc. Spe salvi, n. 30.)
Las esperanzas humanas son limitadas: «está claro que el hombre necesita una esperanza que vaya más allá. Es evidente que solo puede contentarse con algo infinito, algo que será siempre más de lo que nunca podrá alcanzar», precisaba el papa emérito.
Sin la gran esperanza del Cielo, los hombres no encontramos sentido a la existencia. La perspectiva de nuestra desaparición con la muerte cierra el horizonte y reduce las esperanzas humanas a una aventura –casi siempre acompañada de sufrimientos– hacia logros que de por sí no proporcionan toda la felicidad deseada. «Necesitamos tener esperanzas –más grandes o más pequeñas– que día a día nos mantengan en camino. Pero sin la gran esperanza, que ha de superar todo lo demás, aquellas no bastan. Esta gran esperanza solo puede ser Dios, que abraza el universo y que nos puede proponer y dar lo que nosotros por sí solos no podemos alcanzar»[Ibídem, n. 31]. Seguir leyendo “«Este mundo es camino para el otro, que es morada sin pesar; mas cumple tener buen tino para andar esta jornada sin errar»”