El príncipe y la estufilla

Interesante, y escalofriante, metáfora del sentido de la vida. Aquí vemos a un Tagore profundo y prosaico, a la vez. Me acababa de levantar, cuando le vi a través de los cristales empañados de mi ventana. Yo a pesar de tanto abrigo, tiritaba de aburrimiento. El no estaba sólo. Venía al frente de su pequeño […]

Leer más El príncipe y la estufilla

Puestos a ayunar…

No nos gusta sufrir. Ni siquiera para adelgazar. El ayuno dietético es un asco, y, además, es una falta de consideración con los pobres gusanos que un día devorarán nuestros restos mortales, y a quienes muchos parecen empeñados en matar de hambre. Y, sin embargo, ayunamos. ¡Por supuesto que ayunamos! Hay quien ayuna para suplicarle […]

Leer más Puestos a ayunar…

Lo que vio Tomás

Pensaba Jesús en nosotros, en ti y en mí, cuando dijo a Tomás: ¿Porque me has visto has creído? Bienaventurados los que crean sin haber visto. En nosotros pensaba Pedro, cuando escribió: Sin haberlo visto lo amáis y, sin contemplarlo todavía, creéis en él y así os alegráis (1Pe 1, 8). Ahí te dejo un trabalenguas: Bienaventurados los que […]

Leer más Lo que vio Tomás

¿Qué haces mientras el sacerdote pronuncia sobre ti las palabras de la absolución sacramental?

¿Qué haces mientras el sacerdote pronuncia sobre ti las palabras de la absolución sacramental? ¿Estás atento, procuras recibir al Espíritu Santo con fervor? ¿Te recoges tanto como te recoges cuando comulgas? En esos momentos, la sangre de Cristo te está limpiando… Deberías, más que recogerte, sobrecogerte. Examínate. (…) Muchos sacerdotes, inmediatamente después de impartir la […]

Leer más ¿Qué haces mientras el sacerdote pronuncia sobre ti las palabras de la absolución sacramental?

Mejor desagraviar que criticar

Me decía un compañero, mientras comíamos juntos, que, últimamente, se ha incrementado el número de penitentes que se confiesan de pensar y hablar mal de los políticos. Certifiqué la estadística, aunque me preocupa. ¿Sabemos cómo reaccionar ante los desmanes y pecados ajenos? Ante los desmanes y pecados, la crítica es una forma de pasarse al […]

Leer más Mejor desagraviar que criticar

¿Quién es éste?

La sorpresa de los apóstoles, ante aquel hombre a quien obedecían el viento y el mar, se plasmó en una pregunta: ¿Quién es este? La pregunta es maravillosa. Uno podría convertir su vida en un trabajo de investigación sin llegar a responderla por completo antes de morir. Pero, por si no fuera suficiente, esas mismas tres […]

Leer más ¿Quién es éste?

El asombro de todo un Dios

Quien todo lo sabe, ¿puede admirarse de algo? Quien ha creado a cada hombre, y a cada hombre sondea hasta lo más profundo de las entrañas, ¿puede sentir admiración, como si descubriera en una persona algo que no esperaba encontrar? Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo: «En verdad os digo que en Israel no […]

Leer más El asombro de todo un Dios

Sentimentalismo tóxico

En 2016, Theodore Dalrymple escribió «Sentimentalismo tóxico», una auténtica profecía del tiempo en que vivimos. No nos mueve el amor a la verdad, sino el deseo de sentir consuelo. No buscamos lo «verdadero», sino lo «agradable». Somos la generación más manipulable de la Historia. Nuestra voluntad está rendida al sentimiento, y el sentimiento no está […]

Leer más Sentimentalismo tóxico

El primer escalón

Al P. Agustín Liébana, un religioso agustino que va camino de los altares, le oí hablar de los cuatro grados de la caridad: Amar al prójimo como a uno mismo, amar al prójimo como a Cristo, amar al prójimo como Cristo lo ama, y amar al prójimo como se aman entre sí la tres divinas […]

Leer más El primer escalón

Sonreír es bueno

Como voy a estar de convivencia hasta el miércoles y no podré pasarme mucho por el blog, voy a dejar preparadas varias entradas sobre este gran libro, Aprender a sonreir, que estamos desgranando poco a poco. Es propio de gente sana e inteligente sonreír. No sólo es bueno para el otro, sino que hace feliz […]

Leer más Sonreír es bueno

Presbicia

Recuerdo, con admiración, a mi abuela enhebrando una aguja. Lo hacía con una facilidad sorprendente. Y yo, que tengo veinte años menos de los que ella tenía entonces, anteayer tardé más de diez minutos en enhebrar una aguja para coser un miserable botón. Maldita presbicia. ¡Con lo bien que veía yo cuando era niño! Pero […]

Leer más Presbicia

Las entrañas de Dios

devoción al sagrado Corazón de Jesús, aun cuando brilla con especial fuerza en la edad moderna, se remonta a una tradición inmemorial sobre el corazón de Dios, fuertemente anclada en el Antiguo Testamento. Allí se nos habla de las «entrañas de misericordia» de Yahweh. Pero, para los judíos, estas palabras, aunque fueran un consuelo, suponían […]

Leer más Las entrañas de Dios

El verdadero rostro del perdón

Las palabras de Jesús sobre el perdón son demasiado graves. Yo no frivolizaría con sentimentalismos ante algo tan serio: Porque si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco os perdonará vuestro Padre celestial. Una voz sibilina, de un demonio que sisea como la serpiente, te dice, por dentro, mientras lo lees: «¡No será para […]

Leer más El verdadero rostro del perdón

Trompetas de muerte

Te desvives por los demás, y ellos no se dan cuenta, porque no presumes de tus desvelos. Sufres, y nadie te consuela, porque no te quejas nunca. Los trabajos salen adelante, y la mayor parte del trabajo la haces tú, pero nadie lo sabe, porque nunca dejas mal a quienes hacen menos que tú. Ya […]

Leer más Trompetas de muerte

Locuras…

Para muchos de nosotros, desde niños, la Eucaristía ha sido el pan de nuestras vidas. Vimos comulgar a nuestros padres, recibimos nuestra primera comunión, y apenas recordamos un domingo que no haya estado iluminado por la santa Misa. Sabemos, desde siempre, que esa hostia con apariencia de pan es el Cuerpo de Cristo. Pero si […]

Leer más Locuras…