Que tu corrección nazca siempre del amor y nunca del enfado

moderacion educacion.jpg

Que tu corrección nazca siempre del amor y nunca del enfado. Muchas veces la gente censura a otros no por el error cometido, sino porque les molesta. En lugar de mostrarse disconformes con las faltas que condenan, disfrutan —al menos inconscientemente— volcando en alguien su mal genio. No corrijas jamás por enemistad o por soberbia. No está bien recordar a otros constantemente sus defectos, simplemente porque tú eres virtuoso. «No tienes consideración» suele interpretarse como «yo que siempre soy considerado». Una corrección que no brote de la caridad no puede estar justificada ante Dios.

Seguir leyendo “Que tu corrección nazca siempre del amor y nunca del enfado”

Las pequeñas peleas causan buena parte de la infelicidad que existe en este mundo

evita las peleas.jpgUna pelea es una discusión acalorada con la que no se pretende esclarecer algo, sino reivindicarse o defenderse a uno mismo. Las pequeñas peleas causan buena parte de la infelicidad que existe en este mundo, especialmente en las familias. Si sabes cómo evitarlas, serás capaz de llevar felicidad allí donde estés.
Las siguientes sugerencias quizá te sirvan de ayuda:

Seguir leyendo “Las pequeñas peleas causan buena parte de la infelicidad que existe en este mundo”

La crítica destructiva desprestigia, ataca, destruye y lo arruina todo

evita la critica destructiva.jpgLa crítica destructiva es una de las peores formas de faltar a la caridad: quien la lleva a cabo desprestigia, ataca, destruye y lo arruina todo. Va en contra de todo y de todo desconfía. Es víctima de un orgullo y una envidia ocultos: embiste contra lo que hacen otros porque él no es capaz de hacerlo, o porque puede restarle la estima de los demás.
Haces crítica destructiva cuando te apresuras a echar un jarro de agua fría sobre planes y proyectos; cuando eres incapaz de reconocer que alguna tarea se está haciendo bien; y cuando no descubres ni un solo rayo de esperanza en la situación de este mundo. Tu pesimismo deja poco espacio a la esperanza y la alegría. Aunque solo respondas a una parte de esta descripción, acabarás convirtiéndote en una compañía ingrata a pesar de no expresar en voz alta tu opinión.
Restar importancia a los logros, la reputación o las habilidades de otros es una de las formas más insidiosas que adoptan el orgullo y la vanidad en el carácter de los hombres. Este defecto suele ir unido a una pretendida humildad.
No es lo mismo la costumbre de minusvalorar a los demás que la discusión rigurosa y crítica acerca de los méritos o el carácter de otros. La crítica objetiva, así como la expresión de las opiniones personales acerca de los logros ajenos, amplían la mente del hombre. 

Seguir leyendo “La crítica destructiva desprestigia, ataca, destruye y lo arruina todo”

A los enfermos el amor de los demás les da la vida

visitar enfermos

Visitar al enfermo es una gran obra de misericordia corporal. Hay quienes son capaces de vivir sin el amor del prójimo, pero a los enfermos el amor de los demás les da la vida.
En ocasiones cuesta amar a los enfermos, necesitados de tanto afecto como los niños. Muchas veces están de mal humor, descontentos y susceptibles, y son exigentes y egoístasAun así, la enfermedad deja al descubierto rasgos de las personas dignos de recibir amor. El hombre enfermo, despojado de su atuendo formal y de los signos externos de su posición y honor, se hace aún más hombre. No importa lo que haya sido: en el lecho del dolor se convierte simplemente en un niño necesitado de ayuda. La enfermedad nos hace más sencillos y humildes.

Seguir leyendo “A los enfermos el amor de los demás les da la vida”

Algunas frases de la Escritura sobre la calumnia y la murmuración

murmuracion.jpg
El Antiguo y el Nuevo Testamento nos proporcionan numerosas advertencias acerca de la maldad de la maledicencia y la calumnia.
En el Sirácida se lee: «Chismoso y de doble lengua tenlos como malditos, porque pierden a muchos que viven en paz. Triple lengua conturbó a muchos, y les expulsó de nación en nación… Quien le preste atención no encontrará descanso, ni tendrá amigo con quien consolarse. Golpe de látigo produce moraduras, pero golpe de lengua quebranta los huesos. Muchos cayeron a filo de espada, pero no tantos como los que perecieron por la lengua. Dichoso el que se resguarda de ella, el que no ha experimentado su furor, no ha arrastrado su yugo, ni ha sido atado con sus cadenas. Porque su yugo es de hierro, y sus cadenas, de bronce. Espantosa es la muerte que origina, más vale el abismo que ella».

San Pedro dice: «Habiéndoos despojado de toda malicia y de todo engaño, de hipocresías, envidias y de toda suerte de maledicencias, apeteced… la leche espiritual no adulterada».

Seguir leyendo “Algunas frases de la Escritura sobre la calumnia y la murmuración”

Una conversación en la que poder desahogar tu corazón es el tranquilizante más eficaz

conversacion.jpg

Nunca se encontró el Señor con alguien afligido para el que no tuviera una palabra de consuelo; con alguien temeroso al que no dirigiera una palabra de aliento; alguien perseguido a quien no defendiera; alguien necesitado a quien le negara ayuda. A la viuda de Naín, después de haberse compadecido de su pérdida, le dijo: «No llores», y devolvió a su hijo a la vida. Incluso en la cruz dedicó a un delincuente unas palabras de amor maravillosas: «En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso».
A veces las cosas se van acumulando, el corazón se carga con el peso de la frustración y de las dudas, y nos sentimos incapaces de enfrentarnos a las presiones de la vida diaria. En momentos como esos, ansías tener a alguien en quien verter los lúgubres pensamientos que te entristecen: alguien que se compadezca de ti en tu aflicción. Aunque no pueda ofrecerte soluciones, la atención que presta a lo que tienes que decir empieza a relajar la tensión y a aliviarte de la carga de tu pesadumbre. Una conversación en la que poder desahogar tu corazón es el tranquilizante más eficaz. Además de aliviar, alienta. Infunde nueva confianza. Las cosas comienzan a mejorar.

Seguir leyendo “Una conversación en la que poder desahogar tu corazón es el tranquilizante más eficaz”

A veces, basta una única palabra de amor para hacer brotar la reconciliación

amabilidad.jpg

Imagina que, desde hace mucho tiempo, tienes prejuicios —según tú, sólidamente fundados— hacia una persona, y alguna circunstancia concreta te pone en contacto con ella. Cruzáis unas palabras amables y los prejuicios se desvanecen, porque lo cierto es que no ves nada en ella capaz de justificarlos. El poder de una simple palabra amable lo ha cambiado todo…. Quizá mires a otro con desconfianza, hasta el punto de que te parece imposible ser su amigo; quizá algún rumor os haya puesto mutuamente en contra; o quizá os consideráis rivales. Sin embargo, una palabra amable —o quizá la simple noticia de ella— es suficiente para aclarar las cosas y para que dé comienzo una amistad duradera….Otros pueden haber delatado el odio que te profesan solo porque esperan de ti crueldad. Cuando en su lugar reciben una palabra o un gesto amables, caen sus defensas y suelen devolver la amabilidad que les ofreces. 

Seguir leyendo “A veces, basta una única palabra de amor para hacer brotar la reconciliación”