El Jefe y la enferma

Se acercó un jefe de los judíos que se arrodilló ante él y le dijo: «Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, impón tu mano sobre ella y vivirá». Jesús se levantó y lo siguió. Jairo –que así se llamaba– va por delante. Es Jesús quien lo sigue a él. Entre tanto, una mujer que […]

Leer más El Jefe y la enferma

Te amo, te amo, te amo…

Que hubiera sido de mí, Señor, sino te hubiera conocido, sino hubieras venido, sino me hubieras invitado… ¿Rabbi donde vives? ¡Venid y lo veréis!… Gracias Jesús por invitarme a estar contigo, gracias, gracias… San Josemaría escribió un 4 de enero de 1932 el punto 878 de Camino, que dice: Niño bueno: dile a Jesús muchas […]

Leer más Te amo, te amo, te amo…

“Año nuevo, lucha nueva”

“Año nuevo, lucha nueva”: se trata de un lema que se propuso san Josemaría al comienzo el 31 de diciembre de 1971. Aquel mismo día había redactado otra ficha: “Éste es nuestro destino en la tierra: luchar por amor hasta el último instante. Deo gratias!“.  Solía decir también que “El tiempo es un tesoro que se va, que […]

Leer más “Año nuevo, lucha nueva”

Carácter · Punto 24

 Tienes ambiciones:… de saber…, de acaudillar…, de ser audaz.  Bueno. Bien.  —Pero… por Cristo,  por Amor. Ilustra el clima de este punto el testimonio de un universitario de la Academia DYA, Fernando Alonso-Martínez: «Nos hablaba de trabajo, de estudio, de Amor de Dios. De que era bueno que fuéramos ambiciosos, muy ambiciosos, mucho, pero… ¡por Cristo!, y […]

Leer más Carácter · Punto 24

Carácter · Punto 23

¿Que… ¡no puedes hacer más!? —¿No será que.. no puedes hacer menos? Este punto de Camino ha ofrecido, al parecer, dificultades para su traducción a algunos idiomas: no es cómoda de expresar la idea, ese paso del «hacer más» al «hacer menos». En castellano parece claro que es un modo irónico de decir, fuertemente interpelativo.

Leer más Carácter · Punto 23

La pureza de corazón

Seguimos con el libro “Amor y desamor. La pureza liberadora” de Guillaume Derville. Hoy el autor reflexiona sobre el sentido profundo e interior de la castidad. Es en la interioridad del hombre, en lo más íntimo de la persona, donde se encuentra la verdadera pureza. Solo tiene sentido cuando abarca a toda la persona, no a una parte […]

Leer más La pureza de corazón