La existencia, en toda su imprevisibilidad, no es ningún caos, sino que está ordenada por la mano de Dios

Condiciones para que la audacia sea virtud

Se dan notables diferencias entre la actitud natural de los audaces y la virtud de la audacia como tal. La audacia temperamental puede desencadenar consecuencias desfavorables.

La audacia es virtud si va acompañada, entre otras, de estas disposiciones:

  • Valentía para soportar el peligro que entraña la vida, sin caer en la queja o en el resentimiento cuando se producen situaciones complicadas que entrañan más riesgos.
  • Aceptación del sufrimiento: sobrellevarlo, sin dejar que nos amilane ni nos conduzca a la rebeldía estéril.
  • Disposición a crecerse ante la dificultad y mantener la esperanza de mejorar precisamente a través de esa situación adversa.
  • Entender que «la existencia, en toda su imprevisibilidad, no es ningún caos, sino que está ordenada por la mano de Dios».
  • Saber que toda dificultad superada sirve para ser más fuerte.
  • Confianza en Dios: «Él me sostiene, es indestructible, aun cuando atraviese peligros, incluso la muerte».
  • Atreverse a escuchar y obedecer a Dios cuando solicita una decisión que transformará nuestra existencia por completo, como puede ser la entrega a Dios plena.

(F.F. Carvajal en Pasó haciendo el bien)

La esposa preguntona (humor)

·Ella: ¿Qué harías si me muriera?
·Él: Te guardaría luto.
·¿Durante mucho tiempo?
·Muchísimo tiempo.
·¿Por qué?
·Porque te quiero y tu pérdida sería muy dolorosa para mí.
·¡Qué bonito! ¿Volverías a casarte con otra?
·No.
·¿Por qué? ¿No te gusta estar casado?
·Sí, me gusta.
·Entonces ¿te volverías a casar?
·Mujer, si me lo preguntas así, creo que después de haber guardado luto durante el tiempo suficiente y que mi vida volviera a tener sentido, sí, probablemente me volvería a casar.
·¿Reemplazarías mi foto en la mesilla de noche?
·No, por supuesto, pondría las dos fotos.
·Y… ¿Le darías mis palos de golf?
·No, eso no, porque es zurda.

·¿¿¿¿¿¿ Qué ??????

La primera audacia que debe ejercer quien es audaz es aceptarse a sí mismo

«No puedo dejar de acometer todo aquello que a mí me pareciere que cae bajo la jurisdicción de mis ejercicios; porque bien sé lo que es la valentía, que es una virtud que está puesta entre dos extremos viciosos, como son la cobardía y la temeridad». Miguel de Cervantes El Quijote, II, 17

Es audaz la persona que tiene el ánimo dispuesto para afrontar con esperanza y optimismo los riesgos que se presentan, con la confianza de poder vencerlos y superarlos.

Aunque es un rasgo que está relacionado con el carácter de la persona, la audacia es una gran virtud si se ejerce con realismo y sentido común; es decir, después de haber considerado el peligro y la dificultad, tal como reclama la virtud de la prudencia. Entonces se puede, y se debe, ser audaz en asuntos de la vida cotidiana: un giro en el negocio, la compra de una casa más amplia, un cambio de colegio para los hijos, marchar a trabajar a un nuevo país, etc. Seguir leyendo “La primera audacia que debe ejercer quien es audaz es aceptarse a sí mismo”

My Chemical Romance – The Ghost of You

Aquí os dejo con otro vídeo musical, de los que me envía Mariana, la margariteña estudiante de medicina. A ver que os parece

Lo importante es llegar a la «nueva patria» o «patria definitiva»

spainUna visión más alta de la «patria chica»

Existen actitudes contrarias y ajenas al sano amor a la patria: el «patrioterismo», que conlleva un desprecio hacia otros pueblos; y esa visión obcecada del propio pueblo que lleva a considerarlo el mejor de todos, sin ninguna objetividad.

Dos amigos visitaron las cataratas del Niágara; a uno de ellos se le veía emocionado contemplando aquella grandiosidad. Después de un silencio prolongado, el otro, sin más, dijo: «pues en mi pueblo hay un gallo que tiene una pata de palo». Esta enorme tontería es muestra de una visión tan pueblerina que nada tiene que ver con el amor a la patria chica.

Tradicionalmente se llama «nueva patria» o «patria definitiva» al Cielo, porque allí no hemos estado nunca y allí nos quedaremos para siempre. Lo importante es llegar: «nada podrá preocuparnos, si decidimos anclar el corazón en el deseo de la verdadera Patria: el Señor nos conducirá con su gracia, y empujará la barca con buen viento a tan claras riberas». [F. F. Carvajal en Pasó haciendo el bien]

La venganza del profesor (humor)

Cuatro amigos universitarios se fueron de juerga un fin de semana antes de los exámenes finales. Se lo pasaron bomba. Después de tanta fiesta, durmieron la mona todo el domingo y no volvieron a casa hasta el lunes por la mañana.

Como no habían podido estudiar, en lugar de entrar al examen final, decidieron que, cuando acabara el examen hablarían con el profesor y le explicarían la razón por la cual no habían acudido.
Le dijeron que habían ido de viaje el fin de semana y planeaban regresar para estudiar pero desafortunadamente tuvieron un reventón en el coche… No tenían herramientas y nadie les había querido ayudar.Como resultado de la aventura no llegaron a tiempo al examen.

El profesor pensó durante un rato qué hacer y acordó hacerles el examen al día siguiente.

Los cuatro amigos estaban eufóricos. Estudiaron toda la noche y se presentaron al examen a la mañana siguiente. El profesor les puso en aulas separadas y le entregó a cada uno su examen. Vieron el primer problema, valía 4 puntos y era muy fácil.

¡De coña! pensó cada uno de ellos en su clase separada. ¡Esto está chupao!
Todos terminaron el problema y giraron el papel; en la segunda página solo había una pregunta:

Por 6 puntos: ¿Qué rueda exactamente fue la que reventó?