Atender al visitante inoportuno

Tras la buena aceptación de la última anécdota de Leo J. Trese, aquí os relato otro suceso narrado por este buen sacerdote: Era un hombre pequeño, de cara redonda y trabajaba como representante comercial del ramo de los extintores. Yo no necesitaba ninguno y estaba a punto de partir para un partido de golf. Le […]

Leer más Atender al visitante inoportuno