El sueño de María

inviernoQuizás lo conozcas, pero no viene mal recordarlo en estas fechas:

José, anoche tuve un sueño muy extraño, como una pesadilla. La verdad es que no lo entiendo. Se trataba de una fiesta de cumpleaños de nuestro Hijo.

La familia se había estado preparando por semanas decorando su casa. Se apresuraban de tienda en tienda comprando toda clase de regalos. Parece que toda la ciudad estaba en en lo mismo porque todas las tiendas estaban abarrotadas. Pero algo me extrañó mucho: ninguno de los regalos era para nuestro Hijo.

Envolvieron los regalos en papeles lindísimos y les pusieron cintas y lazos muy bellos. Entonces los pusieron bajo un árbol. Si, un árbol, José, ahí mismo dentro de su casa. También decoraron el árbol; las ramas estaban llenas de bolas de colores y ornamentos brillantes. Había una figura en el tope del árbol. Parecía un angelito. Estaba precioso.

Por fin, el día del cumpleaños de nuestro Hijo llegó. Todos reían y parecían estar muy felices con los regalos que daban y recibían. Pero fíjate José, no le dieron nada a nuestro Hijo. Yo creo que ni siquiera lo conocían. En ningún momento mencionaron su nombre. ¿No te parece raro, José, que la gente pase tanto trabajo para celebrar el cumpleaños de alguien que ni siquiera conocen? Me parecía que Jesús se habría sentido como un intruso si hubiera asistido a su propia fiesta de cumpleaños.

Todo estaba precioso, José y todo el mundo estaba tan feliz, pero todo se quedó en las apariencias, en el gusto de los regalos. Me daban ganas de llorar que esa familia no conocía a Jesús. ¡Qué tristeza tan grande para Jesús – no ser invitado a Su propia fiesta!

Estoy tan contenta de que todo era un sueño, José. ¡Qué terrible si ese sueño fuera realidad!

 

El Papa condena el “crimen organizado” en mensaje para Jornada Mundial de la Paz

Me ha parecido muy relevante este vídeo del mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de la Paz. En el texto presentado en el Vaticano, Francisco dice que la concordia pone las bases para la paz, y que la codicia y el egoísmo la socavan y provocan guerras en el campo económico. La novedad del documento está en la crítica al crimen organizado. También insiste en un principio básico: la fraternidad en la economía. Abrá que leer el mensaje despacio.

10 frases del Papa Francisco que han dado la vuelta al mundo

En 9 meses las palabras del Papa Francisco han inspirado a miles de personas. Su primera frase provocó un silencio revolucionario en la plaza de San Pedro.

Algunas noticias de la Iglesia en la semana

“¡Mirar!”, pero para mirar todo lo bueno que hay

cielo estrellado

«Mirad» a mirar es a lo que nos invita hoy el Señor en el evangelio: observad la realidad y ved cómo uno a uno se están cumpliendo las señales que había profetizado Isaías. Los ciegos ven, los cojos andan y los leprosos son curados. Examinad los hechos: ellos dan respuesta a la pregunta. ¡Qué bonito! Todo un Dios, que en vez de hacer imponer su propia voluntad, prefiere invitarnos a mirar, a examinar con atención los acontecimientos. A Contemplar cuanto ocurre a mi alrededor. Seguir leyendo ““¡Mirar!”, pero para mirar todo lo bueno que hay”

“Me ha dicho todo lo que he hecho”

autumn-in-central-parkNo dejéis nunca la oración mental… Cuando un alma empieza a pensar que no sabe hacer oración… que el Señor no le dice nada, que no le oye, y se le ocurre: pues para estar así, lo dejo todo, y me quedo con las oraciones vocales, tiene una mala tentación. ¡No, hijos míos! Hay que perseverar en la meditación (San Josemaría).

La oración debe ser hecha con total sinceridad. Ahí la persona se encuentra con su Dios y en ese encuentro debe esforzarse por quitar toda doblez para presentarse tal y como es, con su limitaciones, dependiente de Dios. Sin sinceridad no hay oración posible. Esto nos lo enseña el encuentro con la samaritana: porque es en espíritu y en verdad, Cristo desvela toda la vida de esa mujer, y ahí se basa su conversión: me ha dicho todo lo que he hecho (Jn 4, 39): la sinceridad es sobre todo escuchar a Dios. La oración es una búsqueda de Dios: si conocieras el don de Dios (Jn 4, 10). “El hombre es, después de los ángeles, capaz de reconocer:«¡qué glorioso es el Nombre del Señor por toda la tierra!» (Sal 8, 2)” (Catecismo, 2566). Sin embargo, “la maravilla de la oración se revela precisamente allí, junto al pozo donde vamos a buscar nuestra agua, allí Cristo va al encuentro de todo ser humano, es él el primero en buscarnos y el que nos pide de beber. Jesús tiene sed, su petición llega desde las profundidades de Dios que nos desea. La oración, sepámoslo o no, es el encuentro de la sed de Dios y de la sed del hombre. Dios tiene sed de que el hombre tenga sed de El” (Catecismo, 2560). Seguir leyendo ““Me ha dicho todo lo que he hecho””

Una Carta de un amigo

this-is-not-a-painting-dead-trees-park-namibia
Querido amigo:

Cuando te levantaste esta mañana te observé y esperaba que me hablaras aunque fuera unas cuantas palabras preguntando mi opinión o agradeciéndome por algo bueno que te hubiera sucedido recientemente; Pero noté que estabas muy ocupado buscando la ropa adecuada para irte para el trabajo.

Seguí esperando de nuevo mientras corrías por la casa arreglándote, supe que habría unos cuantos minutos para que te detuvieras y me dijeras: Hola!, pero creo que estabas demasiado ocupado.

Te observe mientras ibas rumbo al trabajo y espere pacientemente todo el día. Con todas tus actividades supongo que estabas demasiado ocupado para decirme algo, pero está bien, no importa, aún queda mucho tiempo.

Después encendiste el televisor, y mientras cenabas nuevamente te olvidaste de hablar conmigo. A la hora de dormir creo que ya estabas muy cansado. Después de decirle buenas noches a tu familia caíste en tu cama y casi de inmediato te dormiste.

Quizás no te das cuenta de que siempre estoy ahí a tu lado. Tengo más paciencia de la que te imaginas. También quisiera enseñarte como tener paciencia para con otros. Te amo tanto que espero todos los días por una oración, un pensamiento o un poco de gratitud de tu corazón.

Bueno te estas levantando de nuevo y otra vez esperare que el día de hoy te acuerdes de mi y me dediques un poco de tu tiempo. Que tengas un buen día !Te amo mucho!

Tu amigo, Jesucristo

Hace tiempo que leí esta carta-anécdota acerca de cómo Dios está esperando nuestra respuesta de hijo, y con frecuencia me acuerdo de este relato y me ayuda a mantener ese diálogo con Él. Espero que a ti te ayude también.