“Tendrán respeto a mi hijo”

Viernes, 21 marzo, 2014

385Siempre me detengo, -comenta J-Fernando Rey- cuando leo la parábola, en esa frase del buen padre: Tendrán respeto a mi hijo. ¡Pobre Dios!

Enviaste, Padre celestial, a tu Hijo al mundo. Tendrán respeto a mi hijo… Debería haber sucedido. Los hombres deberían haber caído de rodillas ante el Verbo encarnado. Tendrían que haber entregado sus vidas en las manos de tu Unigénito, y haberlo colmado de honores como sólo a Dios se debe honrar. Ante su mirada misericordiosa, deberían haber hecho penitencia de sus pecados, para encontrar el perdón.

Tendrán respeto a mi hijo… Sin embargo, mira, Padre celestial, lo que hicieron con tu Hijo: míralo despreciado en Belén y dado a luz entre animales, míralo humillado por sus parientes y vecinos en Nazaret, míralo abofeteado y escupido en el Sanedrín, míralo desollado a latigazos y coronado de espinas en el Pretorio, míralo clavado a la Cruz en el Calvario.

Tendrán respeto a mi hijo… Míralo hoy, abandonado en tantos sagrarios que pasan el día solos sin nadie que los visite. Mira, Padre bueno, el respeto que hemos tenido a tu Hijo.

Y tú, lector, haz un propósito tras leer estas líneas: acércate a la iglesia, y regálale, al menos, una hermosa genuflexión.

“Hijo, cuenta conmigo”

Jueves, 20 marzo, 2014

Este anuncio de McDonald dedicado al día del padre está muy logrado:

2947.990x740Lo que se oye: “Lo más importante es el amor. Una pareja homosexual puede darle amor a un niño, a veces incluso más que una pareja heterosexual”.

Lo que a menudo se olvida decir: El amor no basta; aunque la capacidad de amar de los homosexuales, evidentemente, no está en tela de juicio. Amar a un niño es una cosa, pero amar a un niño bajo un amor estructurante es otra. No hay duda de que las personas homosexuales tienen las mismas capacidades para amar a un niño y demostrárselo que las personas heterosexuales; pero el rol de los padres no consiste únicamente en el amor que se les da a sus hijos. Reducir el lazo parental a facetas afectivas y educativas es ignorar que el Lazo de filiación es un vector psíquico en el que se basa el sentimiento de identidad del niño. Leer el resto de esta entrada »

matrimonio mayorLo que se oye:

“Las personas homosexuales se encuentran sin derechos y en gran precariedad luego de un fallecimiento o de una separación. El matrimonio homosexual permitiría remediar esto”.

Lo que a menudo se olvida decir:

“Los fallecimientos y las separaciones son momentos de pena y sufrimiento. Pueden ser también el principio de situaciones sociales muy difíciles, por ejemplo, en materia de vivienda. Esto se aplica a todas las parejas, sean heterosexuales u homosexuales, sean casadas, con el PACS (se trata de un pacto de convivencia instituido en Francia en 1999, es un contrato constituido ante los tribunales entre dos personas  mayores, homosexuales o heterosexuales, para organizar su vida en pareja aceptando obligaciones jurídicas, fiscales y de herencia), o que vivan en unión libre.

Efectivamente, cuando se aborda el matrimonio bajo el ángulo concreto de la vivienda, del estilo de vida, de las deudas, del régimen fiscal, de la herencia, etc., se ve rápidamente que el matrimonio no puede ser reducido a un compromiso afectivo y a una lejana promesa de ayuda mutua. En efecto, esta promesa, algún día, se puede transformar en un asunto legal. Para mí es muy importante la protección del cónyuge, sea cual sea su sexo o el de la persona que lo ha abandonado después de un período de vida común.”

Con respecto a la protección del cónyuge, quiero empezar con algo evidente: ni el matrimonio, ni el PACS, son generadores de derechos y de obligaciones contraídas. En otras palabras, la autorización del matrimonio homosexual en Francia no garantizaría, de forma automática, la protección de todos los cónyuges en las parejas homosexuales. Y lo mismo ocurre para las parejas heterosexuales que tienen la opción de elegir la unión libre.

Leer el resto de esta entrada »

joven matrimonioLo que se oye:

“Los homosexuales son víctima de discriminación. Al igual que los heterosexuales, deben tener el derecho a casarse”.

Lo que a menudo se olvida decir:

“El argumento del matrimonio para todos los que se aman no es suficiente”. Porque, el que dos personas se amen, sean heterosexuales u homosexuales, no les confiere automáticamente el derecho a casarse. Por ejemplo, un hombre no puede casarse con una mujer que ya está casada, aunque se amen; del mismo modo, una mujer no puede casarse con dos hombres por la simple razón de que los ama a los dos y de que cada uno de ellos quiera ser su marido; aún más, un padre no puede casarse con su hija, aunque su amor sea exclusivamente paternal y filial.

Podemos concluir, que en nombre de la igualdad, de la tolerancia, de la lucha contra las discriminaciones y de otros tantos principios, no se puede dar un derecho de matrimonio a todos los que se aman.

Leer el resto de esta entrada »

pareja frente aun monetLa crisis actual de la institución familiar es innegable, sobre todo en el mundo occidental. Esta breve serie de artículos que iremos publicando en el blog, espero ayude a poner de relieve la importancia de la familia, y en especial en este tiempo del Adviento, que nos prepara a la Navidad donde contemplaremos a la Sagrada Familia. Comenzamos por este Discurso de Benedicto XVI, dirigido a la Curia Romana con ocasión de la felicitación de Navidad en 2012:

La gran alegría con la que se han reunido en Milán familias de todo el mundo ha puesto de manifiesto que, a pesar de las impresiones contrarias, la familia es fuerte y viva también hoy. Sin embargo, es innegable la crisis que la amenaza en sus fundamentos, especialmente en el mundo occidental. Me ha llamado la atención que en el Sínodo se haya subrayado repetidamente la importancia de la familia para la transmisión de la fe como lugar auténtico en el que se transmiten las formas fundamentales del ser persona humana. Se aprenden viviéndolas y también sufriéndolas juntos. Así se ha hecho patente que en el tema de la familia no se trata únicamente de una determinada forma social, sino de la cuestión del hombre mismo; de la cuestión sobre qué es el hombre y sobre lo que es preciso hacer para ser hombres del modo justo. Leer el resto de esta entrada »

Milagros de distinta categoría.

Martes, 12 junio, 2012

En “Cartas a los hombres” nos cuenta Jesús Urteaga la historia de un niño con su cuerpo deforme. La mal entendida compasión de los padres y sus excesivos mimos acabaron haciendo que también su alma fuese deforme: convirtieron al pequeño en un auténtico tirano, incapaz de pensar más que en sí mismo.

Un día el chico decidió que lo llevasen a Lourdes. Los padres, incapaces de negarle nada, aceden, a pesar del esfuerzo económico que les supone. Pasa el Santísimo por entre los enfermos. El sacerdote se detiene con la Custodia frente al niño: Dios bendice al pequeño. Los ojos de la madre se han cerrado en oración. Los ojos del hijo se han abierto. La madre se inclina sobre su pequeño, le besa y le dice al oído:

• Hijo, ¿has pedido a Jesús que te curase?

Y el pequeño, con una alegría desconocida en él, responde:

- No, mamá. Mira a ese niño, ¡qué cabezón tiene!Le he pedido que le cure a él, que lo necesita más que yo.

La madre, con lágrimas en los ojos, se arrodilló junto a la camilla dando gracias a la Virgen por el milagro.

*** Leer el resto de esta entrada »

Un padre quiere dar una lección a un hijo suyo: le manda remover del camino un obstáculo muy superior a las fuerzas de niño. El pequeño intenta una y otra vez. Imposible.

Su padre insiste: “haz todo lo que puedas”.

El crío, después de varios intentos, acaba exclamando: • Es que ya hago todo lo que puedo.

• No, ­-replica su padre-. No estás haciendo todo lo que puedes: puedes pedirme que te ayude y no lo haces.

***

En lo que Dios nos pide, nos espera para ayudarnos. No se trata de traerle a donde queremos; sino de descubrirle donde está. La dificultad es providencial: nos obliga a acudir al Señor. Es verdad que “sin Él nada podemos” (Jn. 15, 5). Pero no es menos verdad que “con Él lo podemos todo” (Filps.4, 13). “En Él todo lo puede quien nada puede”.

Benjamin Franklin

Una madre joven, con un niño pequeño cogido de su mano, le planteaba a Franklin la necesidad de tener en abundancia para poder ser feliz. Franklin, sin decir nada, cogió una manzana de una cesta y se la dio al niño. El pequeño la cogió con gran alegría. Franklin le alargó otra manzana, que el niño cogió con el mismo gozo con la otra mano. Entonces Franklin le dio una tercera. El niño quiso abarcar las tres y no pudo; se le cayeron todas al suelo rodando. Y el pequeño empezó a llorar.

¿Ves? ­ dijo el sabio a la madre ­ Aquí tienes un hombrecillo que posee demasiadas riquezas para poder disfrutarlas. Con dos manzanas era feliz; con tres ya deja de serlo. ¿No ocurre lo mismo a menudo con los hombres?

La felicidad vale más que las cosas. Por eso las cosas no pueden darla: lo que es menos no puede dar lo que es más, el efecto no puede ser superior a la causa. Un periódico londinense ofreció un premio a la frase que definiera mejor lo que era el dinero. Al fin lo concedió a la siguiente:

“[El dinero es] Un artículo que puede usarse como pasaporte universal para todo, menos para el Cielo. Y que vale para obtener cualquier cosa, menos la felicidad.”

El Camino

Viernes, 7 octubre, 2011

Martin Sheen es uno de los mejores actores estadounidenses conocidos, y ha presentado su nueva película, El Camino , que se estrena este fin de semana en Nueva York y luego en todo EE.UU. El Camino es una historia conmovedora y hermosa de un hombre que se compromete a recorrer a pie el Camino de Santiago, en España. En la entrevista de presentación conmovió especialmente lo que Martin describe como el trabajo con su hijo, Emilio Estévez , que no sólo aparece en la película, sino que la dirigió también.

“El Camino” es una historia poderosa e inspiradora sobre la familia, amigos, y los desafíos que enfrentamos durante la navegación de este mundo siempre cambiante y complicado. Martin Sheen interpreta a Tom, un médico estadounidense que llega a St. Jean Pied de Port, Francia para recoger los restos de su hijo adulto (interpretado por Emilio Estévez), que murió en los Pirineos, en una tormenta mientras caminaba por el Camino de Santiago, en España. Pero en vez de regresar a casa, Tom decide embarcarse en la histórica peregrinación para honrar el deseo de su hijo y terminar el viaje. Lo que Tom no piensa es el profundo impacto que el viaje tendrá sobre él y su “Vida de burbujas de California.” Fuente

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 522 seguidores

%d personas les gusta esto: