Vértigo! [día 18]

El pecado es un camino de descenso. No requiere esfuerzo, basta con dejarse rodar. La concupiscencia actúa como una poderosa fuerza de gravedad. Y el atractivo del vértigo, que se hace intenso por la velocidad de caída, embriaga los sentidos mientras ciega al pecador, que ya no capta las consecuencias de sus actos. Derrochó su fortuna […]

Leer más Vértigo! [día 18]

Epulón y tú [día 16]

¡Qué malos son los ricos! Había un hombre rico que vestía de púrpura y de lino y banqueteaba cada día. Angulas, langostinos, asado de ternera y helado. Lo de vestir de lino es porque la arruga es bella. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas. Pero el rico, que es el […]

Leer más Epulón y tú [día 16]

Mientras subimos [día 15]

No pierdas de vista el comienzo del evangelio de hoy: En aquellos días, subiendo Jesús Jerusalén… Con Él subimos, en estos días, porque son días de ascensión, y la ascensión requiere esfuerzo. Descender por una pendiente es fácil. Subir, sin embargo, es doloroso. Bendito dolor, el de la penitencia, que es amor. Subimos a Jerusalén, al […]

Leer más Mientras subimos [día 15]