Ellas pueden esperar (7.00 am)

Bueno, tras Empieza un nuevo día (6.30 am), continuamos con el horario matutino de nuestro amigo Leo J. Tresse, en su libro “Vasija de barro”. Está abierta la puerta del convento. Al cerrarla tras de mí se oyen las siete. Esperan las Hermanas. Sí -pienso al subir las escaleras de la capilla-, las Hermanas están esperando; […]

Leer más Ellas pueden esperar (7.00 am)

Atender al visitante inoportuno

Tras la buena aceptación de la última anécdota de Leo J. Trese, aquí os relato otro suceso narrado por este buen sacerdote: Era un hombre pequeño, de cara redonda y trabajaba como representante comercial del ramo de los extintores. Yo no necesitaba ninguno y estaba a punto de partir para un partido de golf. Le […]

Leer más Atender al visitante inoportuno