Un endecasílabo perfecto

Viernes, 20 mayo, 2011

“E-go-sum-via-et-ve-ri-tas-et-vi-ta”

Ego sum via“… La Ley de Moisés no usaba el imperativo, sino el futuro (“Amarás”…”No matarás“), que es una forma verbal más bien propia de las promesas. Quien pronuncia un imperativo sobre mí acota mi libertad. Sin embargo, quien me muestra un camino desconocido me hace más libre, porque me permite alcanzar una meta. Jesús nunca dijo: “Haz esto, porque Yo lo quiero”; sino “El que quiera venirse conmigo“… A donde yo voy, ya sabéis el camino. Después subió a la Cruz, para hacerse como una escalera, y así, por ese camino, pudiera llegar hasta el Cielo: se hizo Camino por mi.

“Et veritas”… Sin Jesús, la vida es, como dice mi sobrino, “una mentirota”, una monumental mentira, algo que termina pudriéndose como todo lo demás. Pero, con Él… Descubres que es la Verdad quien te posee al igual que te rodea la luz en una mañana de primavera. Descubres embelesado, a través de los ojos de Cristo, como lo perecedero cobra consistencia y se sostiene para siempre. Efectivamente, no existe otra Verdad sino Cristo. Mi vida es Verdad en la medida en que me dejo tener por Él, en la medida en que me abandono entre sus brazos, en la medida en que miro por sus ojos.

“Et vita”… La vida es sueño, ya lo dijo Calderón de la Barca, y así vamos, soñando que vivimos, porque llamar “vida” a un puñado de años es en el fondo una especie de consuelo. En el hondón del corazón arde un ansia de Vivir que es distinto; se enciende un anhelo de Amor para siempre, que no es de aquí… Han pasado ya muchos años en los que un día decidí depositar mi puñadito de años en las manos de Cristo, y desde entonces mi vida cambió. Empecé a sentirme vivo, quiero decir vivo para siempre. La Gracia de sus manos nos toma y nos alza hacía arriba, como a un niño, por encima de la muerte. Además ¿sabes? cuando te das cuenta de que tienes todo una eternidad por delante, se te quitan los agobios… Sólo vives, si vives en gracia de Dios.

María, haz que sean tus manos quienes me alcen y me levanten después de cada caída.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 522 seguidores

%d personas les gusta esto: