“El mundo es redimido por la paciencia de Dios, y destruido por la impaciencia de los hombres”

Siempre que un corazón percibe de algún modo el calor de Cristo, y decide abrirse a esa fuente de alegría para conocerla mejor, entonces, y aunque sea a escondidas, se produce el milagro más sorprendente al que podemos asistir: la acción de la gracia en un alma. Con cierta frecuencia, he tenido la suerte de […]

Leer más “El mundo es redimido por la paciencia de Dios, y destruido por la impaciencia de los hombres”