Que Amor, el de Dios!

La escena es sobrecogedora. Buscad en la historia de las religiones, y decidme si podéis encontrar a un dios humillado y arrodillado ante sus criaturas. No lo encontraréis, porque, en cualquier religión, es el hombre religioso quien debe postrarse ante Dios. Nunca al contrario. Y, sin embargo… Si digo esto, es para que vosotros os […]

Leer más Que Amor, el de Dios!

Perder para ganar! [día 28]

Para ellos, Jesús blasfemaba: llamaba a Dios Padre suyo, haciéndose igual a Dios. Esta forma de hablar del Señor encolerizaba a los judíos, pero su propia cólera les impidió percibir que aquella paternidad estaba envuelta en tinieblas y rodeada de misterio. En Getsemaní: ¡Abba!, Padre: tú lo puedes todo, aparta de mí este cáliz (Mc […]

Leer más Perder para ganar! [día 28]

Los que no tienen a nadie [día 27]

Desde luego, la piscina de Betesda no era una piscina municipal, de ésas en las que la gente pasa al vestuario, se enfunda el bañador, y, tras hacerse veinte largos, se ducha y sale relajadita. Allí estaban echados muchos enfermos, ciegos, cojos, paralíticos… ¡Menudo panorama! Todo un hospital de campaña. Pero nada tan triste, en […]

Leer más Los que no tienen a nadie [día 27]

Miradlo! [día 26]

Se queja Jesús: Si no veis signos y prodigios, no creéis. Tenían delante de ellos a Dios hecho hombre, y no les bastaba con mirarlo para creer (Me habéis visto y no creéis –Jn 6, 36–, les dirá más adelante). Sin embargo, querían ver cosas: milagros, curaciones, exorcismos… pirotecnia. ¿Es que no os basta con […]

Leer más Miradlo! [día 26]

La mirada de fe [día 25]

«Creo en Dios, Padre todopoderoso… y la vida eterna. Amén». Ya está. Decimos «Amén», y suponemos que creemos. Pero la fe, en el evangelio de san Juan, significa mucho más que recitar en Credo, incluso con convicción. Así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga […]

Leer más La mirada de fe [día 25]

Los celos de Dios [día 24]

Hace pocos días escuchábamos las palabras del Deuteronomio: El Señor, tu Dios, es un dios celoso (Dt 6, 14). Y hoy nos recuerda Jesús hasta qué extremo llegan los celos de Dios, al pronunciar el primer mandamiento de la Ley: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda […]

Leer más Los celos de Dios [día 24]

El llanto de Dios [día 23]

«Os digo: Seréis mi pueblo (Jer 7, 23), y vosotros me dais la espalda (cf. v. 24). Expulso ante vosotros los demonios, y me decís: Por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios, echa los demonios. »¿Por qué no confiáis en mí? ¿Por qué preferís tratarme como a un enemigo, y no como al […]

Leer más El llanto de Dios [día 23]

Todos obedecemos [día 22]

Quienes consideran la obediencia como la anulación de la libertad deben pensar que ser libre consiste en encontrarse en medio de un inmenso desierto, y poder decidir qué rumbo tomar entre las 360 posibilidades de la brújula. Pero, ni la vida es así, ni la libertad es eso. Todos elegimos, libremente, a quién obedecer. Algunos […]

Leer más Todos obedecemos [día 22]