“Dame tu gracia, Señor, que yo te doy mis pequeñas mortificaciones”

Tu lema para esta Cuaresma, me dices, es: “mortificación”. Pero, los componentes léxicos de “mortificación” son: mor, mortis (muerte), facere (hacer), más el sufijo -ción (acción y efecto); mortificarse significa la “acción o efecto de hacer morir”. Y morir solo tiene sentido si hay una vida más grande. Darse muerte voluntariamente en esta vida solo […]

Leer más “Dame tu gracia, Señor, que yo te doy mis pequeñas mortificaciones”

Paradoja de la ceniza

Paradoja: la ceniza, que es el resultado de un fuego, se vierte sobre nosotros para apagar un fuego. La ceniza es silencio: las llamas cesaron, cesó el crepitar de la leña, el calor de las brasas también se apagó, y queda la ceniza como testigo mudo de un… silencio. Hoy, esa ceniza dice al hombre: […]

Leer más Paradoja de la ceniza

Acerca de la “conversión”

En el lenguaje teológico cristiano el término conversión (del latín convertere) expresa un proceso rico y múltiple que va desde la incredulidad a la fe; desde el estado de pecado al de reconciliación; desde el distanciamiento espiritual a un renovado fervor; etc. La historia del cristianismo está llena de ejemplos y relatos de conversión; el que […]

Leer más Acerca de la “conversión”

Al encuentro con la Cruz (y 3)

Tercera y última entrada de esta serie sobre la mortificación en la Cuaresma: Especial importancia tiene la mortificación interior. Es decir, el control sobre la imaginación y la memoria, con el fin de alejar esos pensamientos y recuerdos inútiles, que impiden la presencia de Dios, y que tantas veces son fuente de tentaciones. Y es […]

Leer más Al encuentro con la Cruz (y 3)

Al encuentro de la Cruz (2)

Seguimos tratando de la mortificación en Cuaresma: Tanto la mortificación que hacemos voluntariamente como la que nos viene sin buscarla son –más que privación de algo-, una ocasión de expresar nuestro amor a este Dios nuestro que ha querido redimirnos por medio de la Cruz. La mortificación es mucho más que la simple moderación, o […]

Leer más Al encuentro de la Cruz (2)

Al encuentro con la Cruz

La Cuaresma nos lleva de la mano, y casi sin darnos cuenta, al encuentro con la Cruz dentro de unos 40 días. Así que para prepararnos mejor a ese encuentro, pondremos en el blog algunas entradas sobre la mortificación y la penitencia. La mortificación es primordial para seguir a Cristo: «para Vivir hay que morir» (Camino 185).Y […]

Leer más Al encuentro con la Cruz

Cruzar el desierto

Mar Galceran me envía este excelente texto para la I semana de cuaresma: En la quietud y la soledad de nuestros silencios,Tú nos conduces de la mano hasta el fondo de nuestros abismos. Allí donde la verdad nos quema en las manos. Allí donde las palabras enmudecen en lágrimas. Allí donde las heridas nos golpean […]

Leer más Cruzar el desierto

La ceniza y la cabeza

Me envía José Ramón Ayllón este impresionante texto de Enrique García-Máiquez sobre el miércoles de ceniza: DESDE hace diez años publico los miércoles para todo el Grupo Joly; llevo, por tanto, un decenio asombrándome cada año de la casualidad de que me toque escribir los días de Ceniza justamente a mí, columnista confesional y ritualista […]

Leer más La ceniza y la cabeza

Miércoles de Ceniza

Hoy es miércoles de ceniza. Te copio este comentario de Fernando Rey: La ceniza –salta a la vista– no es confeti. Al recibirla sobre nuestras cabezas, no nos vestimos precisamente de fiesta. Cuando alguien me dice: «¡Qué ganas tengo de que comience la Cuaresma!», me quedo con cara de haba, y casi me da vergüenza […]

Leer más Miércoles de Ceniza

“Tendrán respeto a mi hijo”

Siempre me detengo, -comenta J-Fernando Rey- cuando leo la parábola, en esa frase del buen padre: Tendrán respeto a mi hijo. ¡Pobre Dios! Enviaste, Padre celestial, a tu Hijo al mundo. Tendrán respeto a mi hijo… Debería haber sucedido. Los hombres deberían haber caído de rodillas ante el Verbo encarnado. Tendrían que haber entregado sus vidas en […]

Leer más “Tendrán respeto a mi hijo”