La obligación de deshacer el daño causado por la calumnia no desaparece ignorándolo

critica murmuracion.jpgAntes de que las palabras maledicentes reciban el perdón, se debe restaurar la justicia, al menos de intención. La obligación de deshacer el daño causado por la maledicencia no desaparece ignorándolo. Si le has robado algo al prójimo, debes devolvérselo. Si injustamente has causado algún daño a sus bienes, debes repararlo. Si has pecado arruinando su buen nombre, estás obligado a restituírselo. Cuanto mayor sea el daño, más esfuerzo debes poner en deshacerlo. Dios no perdona un pecado contra la justicia solo porque se lo pidamos, sino que espera una restitución.

Seguir leyendo “La obligación de deshacer el daño causado por la calumnia no desaparece ignorándolo”

¿Criticamos o acusamos?

Leyendo estos días las críticas que los fariseos hacen al Señor, me he acordado de este relato que leí hace tiempo:
“Tuve un profesor de griego al que le gustaba explicar que la  palabra “crítica” viene del verbo “krino” o “krinein”, que quiere decir: “juzgar, medir, valorar”. Nos recordaba que de esta misma raíz, “kri”. vienen “crisol” y “acrisolar”, es decir: filtrar impurezas. Y también otras palabras tan dispares como “crisis”, “criterio” e incluso “hipocresía” (desempeñar un papel teatral, literalmente).
Aquel profesor nos insistía en que la crítica no es, como suele pensarse, sólo decir las cosas malas de lo juzgado, sino medir, valorar cuanto tiene de bueno y de malo. Por lo que una crítica que sólo subraya lo negativo no es ya una crítica, sino algo muy diferente. Y entonces nuestro profesor nos explicaba que para expresar esa idea de “decir lo negativo” tenían los griegos otras dos palabras “aitía“, que quiere decir acusación, y “diabolé”, que es más dura y se refiere a la “acusación calumniosa”.
 De esta última palabra viene precisamente el nombre de “diablo”, es decir: el acusador, el calumniador.

No he olvidado nunca la explicación de mi profesor de griego: muchos que se creen “críticos”, son simplemente “diablos”. Muchos que creen ejercer esa nobilísima tarea que es criticar (separar el grano de la paja) para guardar, en realidad lo que hacen es acusar, calumniar, diabolizar. Es decir: destruir.