“Las personas grandes son muy extrañas”

Domingo, 20 septiembre, 2009

El rey, vestido de púrpura y armiño, estaba sentado sobre un trono muy sencillo y, sin embargo, majestuoso.

El rey, vestido de púrpura y armiño, estaba sentado sobre un trono muy sencillo y, sin embargo, majestuoso.

Hacía realmente mucho tiempo que no poníamos nada de este delicioso librito: “El Principito” de Antoine de Saint-Exupery.  Aquí os dejo, con la continuación, que si no recuerdo mal es el Capítulo 10. Si se me permite una observación, me parece que lo que deberíamos cuidar más la Delicadeza, una cualidad necesaria también para cultivar la amistad. El diccionario la define así: Delicadeza (Dicc. R.A.:) finura; atención y exquisito miramiento con las personas o las cosas, en las obras o en las palabras; ternura. Su contraria: la sequedad, la aspereza, la inflexibilidad, la rigidez (“¡Con rigideces no vamos a ninguna parte!”), la dureza de corazón, la severidad excesiva, la saña cruel.

Capítulo 10

Se encontraba en la región de los asteroides 325, 326, 327, 328, 329 y 330. Para ocuparse en algo e instruirse al mismo tiempo decidió visitarlos. El primero estaba habitado por un rey. El rey, vestido de púrpura y armiño, estaba sentado sobre un trono muy sencillo y, sin embargo, majestuoso.

-¡Ah, -exclamó el rey al divisar al principito-, aquí tenemos un súbdito! El principito se preguntó: “¿Cómo es posible que me reconozca si nunca me ha visto?”

Ignoraba que para los reyes el mundo está muy simplificado. Todos los hombres son súbditos. -Aproxímate para que te vea mejor -le dijo el rey, que estaba orgulloso de ser por fin el rey de alguien. El principito buscó donde sentarse, pero el planeta estaba ocupado totalmente por el magnífico manto de armiño. Se quedó, pues, de pie, pero como estaba cansado, bostezó. -La etiqueta no permite bostezar en presencia del rey -le dijo el monarca-. Te lo prohíbo.

-No he podido evitarlo -respondió el principito muy confuso-, he hecho un viaje muy largo y apenas he dormido…

-Entonces -le dijo el rey- te ordeno que bosteces. Hace años que no veo bostezar a nadie. Los bostezos son para mí algo curioso. ¡Vamos, bosteza otra vez, te lo ordeno!

-Me da vergüenza… ya no tengo ganas… -dijo el principito enrojeciendo.

-¡Hum, hum! -respondió el rey-. ¡Bueno! Te ordeno tan pronto que bosteces y que no bosteces… Tartamudeaba un poco y parecía muy molesto, pues el rey daba gran importancia a que su autoridad fuese respetada. Era un monarca absoluto, pero como era muy bueno, daba siempre órdenes razonables. “Si yo ordenara -decía frecuentemente-, si yo ordenara a un general que se transformara en ave marina y el general no me obedeciese, la culpa no sería del general, sino mía”.

-¿Puedo sentarme? -preguntó tímidamente el principito.

-Te ordeno sentarte -le respondió el rey-, recogiendo majestuosamente un faldón de su manto de armiño. El principito estaba sorprendido. Aquel planeta era tan pequeño que no se explicaba sobre quién podría reinar aquel rey.

-Señor -le dijo-, perdóneme si le pregunto…

-Te ordeno que me preguntes -se apresuró a decir el rey.

-Señor. . . ¿sobre qué ejerce su poder?

-Sobre todo -contestó el rey con gran ingenuidad.

-¿Sobre todo?

El rey, con un gesto sencillo, señaló su planeta, los otros planetas y las estrellas.

-¿Sobre todo eso? -volvió a preguntar el principito.

-Sobre todo eso. . . -respondió el rey. Leer el resto de esta entrada »

Hace mucho tiempo que no escribo nada sobre El Principito. Aquí os pongo el capítulo 9 y unos comentarios casi telegráficos.

    Atender (Dicc. R.A.): Aplicar con especial cuidado y voluntariamente el entendimiento a lo que se va a decir.

    Esmero (Dicc. R.A.): Sumo cuidado y atención diligente en hacer las cosas con perfección (humana y sobrenatural).

    Esto es distinto del Perfeccionismo.

    Cariño (Dicc. R.A.): Inclinación de amor o buen afecto que se siente hacia una persona o cosa y su manifestación.

    Obras son amores. Todos necesitamos cariño, todos. Unos más, otros menos. Grados de cariño: es importante cómo se manifiesta el cariño.

        Capítulo 9

        Creo que el principito aprovechó la migración de una bandada de pájaros silvestres para su evasión.

        La mañana de la partida, puso en orden el planeta. Deshollinó cuidadosamente sus volcanes en actividad, de los cuales poseía dos, que le eran muy útiles para calentar el desayuno todas las mañanas.

        Tenía, además, un volcán extinguido. Deshollinó también el volcán extinguido, pues, como él decía, nunca se sabe lo que puede ocurrir. Si los volcanes están bien deshollinados, arden sus erupciones, lenta y regularmente. Las erupciones volcánicas son como el fuego de nuestras chimeneas. Es evidente que en nuestra Tierra no hay posibilidad de deshollinar los volcanes; los hombres somos demasiado pequeños. Por eso nos dan tantos disgustos.

        El principito arrancó también con un poco de melancolía los últimos brotes de baobabs. Creía que no iba a volver nunca. Pero todos aquellos trabajos le parecieron aquella mañana extremadamente dulces. Y cuando regó por última vez la flor y se dispuso a ponerla al abrigo del globo, descubrió que tenía deseos de llorar.

        -Adiós -le dijo a la flor. Esta no respondió.

        -Adiós -repitió el principito.

        La flor tosió, pero no porque estuviera resfriada.

        -He sido una tonta -le dijo al fin la flor-. Perdóname. Procura ser feliz.

        Se sorprendió por la ausencia de reproches y quedó desconcertado, con el globo en la mano, no comprendiendo esta tranquila mansedumbre.

        -Sí, yo te quiero -le dijo la flor-, ha sido culpa mía que tú no lo sepas; pero eso no tiene importancia. Y tú has sido tan tonto como yo. Trata de ser feliz. . . Y suelta de una vez ese globo; ya no lo quiero.

        -Pero el viento…

        -No estoy tan resfriada como para… El aire fresco de la noche me hará bien. Soy una flor.

        -Y los animales…

        -Será necesario que soporte dos o tres orugas, si quiero conocer las mariposas; creo que son muy hermosas. Si no ¿quién vendrá a visitarme? Tú estarás muy lejos. En cuanto a las fieras, no las temo: yo tengo mis garras.

        Y le mostraba ingenuamente sus cuatro espinas. Luego añadió:

        -Y no prolongues más tu despedida. Puesto que has decidido partir, vete de una vez.

        La flor no quería que la viese llorar: era tan orgullosa…

        Seguir

        Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

        Únete a otros 522 seguidores

        %d personas les gusta esto: