¿Disfrutas con las cosas de Dios?

Jueves, 7 junio, 2012

No sé si has visto este vídeo (vídeo adjunto). No has tenido esa misma experiencia, con alguien que te acompaña con los cascos puestos, o se ponen a enviar en plena conversación un wassup o a jugar con el móvil mientras le hablas. Molesta ¿Verdad? Y no te has preguntado acaso: Dónde está tu cabeza y tu corazón cuando estás en las cosas de Dios; o si te resultan cargantes las prácticas religiosas o si disfrutas con las cosas de Dios.

Te lo pregunto porque nos dice san Marcos que “La gente, que era mucha, disfrutaba escuchándolo (a Jesús)”... Aquellos pescadores y gentes sencillas de Galilea sonreían mientras Jesús hablaba. El tiempo se les pasaba “volando”. Disfrutaban tanto escuchando la Palabra de Dios que podían pasar hasta tres días con Él, sin tener ya que comer. Leer el resto de esta entrada »

Nobleza obliga

Miércoles, 11 enero, 2012

Pero no basta con saber que somos hijos de Dios, es necesario tener lo que podríamos llamar “sentido de filiación“. Tener un sentido vivo de esta altísima dignidad es algo lógico y natural: Los hijos… ¡Cómo procuran comportarse dignamente cuando están delante de sus padres!     Y los hijos de Reyes, delante de su padre el Rey, ¡cómo procuran guardar la dignidad de la realeza!     Y tú… ¿no sabes que estás siempre delante del Gran Rey, tu Padre-Dios? (Camino 265)
Este sentido de filiación divina es un don, un regalo que el Señor hace a quien quiere: nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquél a quien el Hijo lo quisiera revelar (Mt 11, 27). A modo de ejemplo de don, copio este relato de la experiencia de un santo: “Día de Santa Eduvigis 1931: Quise hacer oración, después de la Misa, en la quietud de mi iglesia. No lo conseguí. En Atocha, compré un periódico… y tomé el tranvía. A estas horas, al escribir esto, no he podido leer más que un párrafo del diario. Sentí afluir la oración de afectos, copiosa y ardiente. Así estuve en el tranvía y hasta mi casa (…) Sentí la acción del Señor que hacía germinar en mi corazón y en mis labios, con la fuerza de algo imperiosamente necesario, esta tierna invocación: Abba! Pater! (…) Y anduve por las calles de Madrid, quizá una hora, quizá dos, no lo puedo decir el tiempo se pasó sin sentirlo. Me debieron tomar por loco. Estuve contemplando con luces que no eran mías esa asombrosa verdad, que quedó encendida como una brasa en mi alma, para no apagarse nunca. Años más tarde dirá: Aprendí a llamar a Dios Padre, en el Padrenuestro, desde niño; pero sentir, ver, admirar ese querer de Dios de que seamos hijos suyos…, en la calle y en un tranvía  -una hora, hora y media, no lo sé-; Abba, Pater!, tenía que gritar. (Cfr. Andrés Vázquez de Prada, El Fundador del Opus Dei, p. 389-391)
Fue una gracia que Dios le otorgó para que se desbordase en otras almas, como la de aquel buen estudiante de la Central—, pensaba en lo que usted me dijo… ¡que soy hijo de Dios!, y me sorprendí por la calle, ‘engallado’ el cuerpo y soberbio por dentro… ¡hijo de Dios!» Le aconsejé, con segura conciencia, fomentar la «soberbia». (Camino 274).
Escribe santo Tomás de Aquino que “el premio de la virtud es el honor”. Por eso, el cultivo del sentido de la filiación divina nos dará también un “sentido del honor”. Cuantos olvidan o no conocen su dignidad de hijos de Dios, y viven como el hijo pródigo de la parábola, en la degradación de sí mismo por el pecado. Hasta que un día el recuerdo de la dignidad perdida le hace volver arrepentido hasta los brazos de su padre, que le pone un vestido nuevo, unas sandalias y un anillo, señales de su honor. Leer el resto de esta entrada »

“Señor, enséñanos a orar”

Miércoles, 5 octubre, 2011

“Señor, enséñanos a orar“. Siempre me pareció que a los apóstoles les daba un poco de envidieja ver rezar al Señor. Me contaba un sacerdote amigo que estando un día rezando en la parroquia frente al Santísimo, se le acercó una mujer y le dijo: “oiga, ver rezar a un cura debería ser un sacramental; le entran a uno ganas de ponerse de rodillas”. Sí, ver rezar puede inducir a otros a la oración, lo mismo que el pecado mueve a otros a pecar. Por eso, me gusta esta santa envidia de los apóstoles y les pido que me enseñen a mirar al Señor en oración. 

La primera palabra que pronunció el Señor para enseñarles a rezar fue un término familiar: Abba, Papá, Padre. Jesús nos sitúa así en el clima de confianza y de filiación en el que nos debemos dirigir siempre a Dios. ¿Qué cosa hay más agradable que el nombre de padre, que indica ternura y amor? Cuando rezamos el Padrenuestro, y muchas veces a lo largo del día, hemos de saborear esta palabra llena de misterio y de dulzura, Abba, Padre, Padre mío…

Mientras muchos buscan a Dios como en medio de la niebla, a tientas, los cristianos sabemos, de modo muy particular, que Él es nuestro Padre y que vela por nosotros. Cada vez que acudimos a Él, nos dice: Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo . «Todo cuanto nos viene de parte de Dios y que al pronto nos parece próspero o adverso, nos es enviado por un Padre lleno de ternura y por el más sabio de los médicos, con miras a nuestro propio bien» (Casiano). La vida, iluminada por la filiación divina, adquiere un sentido nuevo; ya no es un oscuro enigma que descifrar, sino una tarea que llevamos a cabo en la casa del Padre, que es el mundo: Hijo mío, nos dice a cada uno, ve a trabajar a mi viña.

El Señor insiste con una parábola en la misma idea:“¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra? (…) ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?”… Leer el resto de esta entrada »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 523 seguidores

%d personas les gusta esto: