No estés triste porque la alegría del Señor es tu fortaleza

alegria4No estéis tristes porque el gozo del Señor es vuestra fortaleza, manifestaron Esdras y Nehemías al pueblo. Los israelitas habían regresado de la cautividad y podían vivir de nuevo en la ciudad santa. Y Esdras, el escriba, les anima a dejar atrás la memoria de las penalidades que han sufrido y les señala cuál es la fuente de la alegría, les hace caer en la cuenta de una verdad esencial: el verdadero gozo procede sólo de Dios.

El gozo del Señor es eterno. Desde el comienzo de la revelación, la Sagrada Escritura manifiesta la alegría de Dios al crear el universo: y vio Dios que lo hecho era bueno.

A través de los profetas, el Señor anuncia a su pueblo tiempos de alegre prosperidad, cuando se encontraban todavía en cautiverio: de nuevo tomarás tus panderos y saltarás al corro de los que bailan alegres. De nuevo plantarás viñas en los montes de Samaría, y los que las plantan las vendimiarán… Vendrán y gritarán de júbilo en lo alto de Sión… Sus almas serán como huertos regados y nunca desfallecerán, repite la Escritura santa. Seguir leyendo “No estés triste porque la alegría del Señor es tu fortaleza”

Hemos sido creados para la alegría

creados para la alegria.jpgLa fuente de la alegría: Buscar a Dios, encontrar a Dios, es buen camino para hallar la alegría estable y verdadera. Es el camino. El Señor la concede siempre a quienes procuran vivir cerca de Él.

Hemos sido creados para la alegría que se encuentra en Dios mismo; por eso su ausencia provoca tantos desequilibrios y amarguras. Todos aspiramos a ella con energía irresistible, y jamás dejamos de desearla y de buscarla. Y es Dios la fuente de toda alegría verdadera y perdurable.

La alegría es una conquista diaria frente a la tristeza siempre amenazante, frente a la adversidad, las dificultades, los problemas, las incertidumbres y aparentes fracasos. «La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría». Él es la fuente inagotable. (F. Fernandez Carvajal, Pasó haciendo el bien)

Buena vida a lo grande (humor)

Vidón

Bienes y deberes

pensar en los demas.jpgTodo hombre llega a darse cuenta, en cuanto madura, de que no es el único ser sobre la tierra y de que hay otras necesidades, otras exigencias además de las suyas propias. Según esto, podríamos decir que la conducta humana se ve afectada por dos llamadas distintas de la naturaleza: una que viene principalmente de dentro y otra que le llega principalmente de fuera. Como la moral es sólo el arte de vivir bien, el arte de tener una conducta digna del hombre, interesa que nos detengamos un poco en analizar estas dos voces de la naturaleza.

  • A) La primera es la llamada que le hace su propio ser. El ser humano nunca deja de ser un ser necesitado. No puede dejar de tener hambre o sed; por eso no puede dejar de apetecer la comida o la bebida, y no puede dejar de buscarlas en su entorno; es decir: no puede dejar de mirar su entorno en relación a esas necesidades.
  • B) La segunda es la llamada que le dirigen las cosas que le rodean. En cuanto llega a conocerlas, se pone en su lugar y cae en la cuenta de que los demás seres también tienen necesidades y, en esa misma medida, derechos. Se da cuenta de que él es un ser más entre los seres; de que no puede guiarse sólo por lo que le apetece o le conviene a él; las demás cosas le imponen obligaciones.

La primera llamada es la de los bienes, la de las cosas que necesitamos y que nos atraen. La segunda es la de los deberes, la de las exigencias que nos imponen los seres y las realidades que nos rodean. Bienes y deberes son dos voces de la naturaleza que condicionan el comportamiento del hombre. Veamos brevemente en las dos siguientes entradas estas dos llamadas .

Cuál fue el primer… ?

Flag_of_Venezuela.svgAquí os dejo con unas curiosidades sobre este hermoso y humillado país:

Quién fue el primer presidente de Venezuela?

José Cristóbal Hurtado de Mendoza y Montilla (Trujillo, 23 de junio de 1772 – Caracas, 8 de febrero de 1829), fue un político y abogado venezolano. Fue el primer Presidente de Venezuela tras la declaración de independencia respecto del Imperio español.

Cuál fue el primer periódico de Venezuela?

La prensa escrita en Venezuela se inició el 24 de octubre de 1808 cuando salió La Gazeta de Caracas, considerada como el primer periódico venezolano. Anteriormente existió en la entonces Provincia de Trinidad el Correo de la Trinidad Española, publicado entre 1789 y 1790

Cuál fue la primera bandera de Venezuela?

La Bandera de Venezuela fue izada por primera vez el 12 de marzo de 1806, en el puerto de Jacmel, en Haití. Este acontecimiento histórico fue protagonizado por el Generalísimo Francisco de Miranda, quien a bordo del Leander, realizó la primera ceremonia oficial de izada de la Bandera de Venezuela. Hace 211 años se izó por primera vez la Bandera de Venezuela

Cuál fue la primera ciudad de Venezuela?

Alonso de Ojeda, al tomar posesión de la Gobernación de Coquibacoa, el 3 de mayo de 1502, funda Santa Cruz, la primera ciudad de tierra firme sudamericana. En el antiguo pleito de cuál de las ciudades venezolanas fue la primera, entre Coro y Cumaná, hay que aclarar que no fue ninguna de las dos.

Fuente: Wikipedia.org

El Papa Francisco advierte en la audiencia general contra la caridad hipócrita

En defensa de la conversación, por Cherry Tuttle

518hlv1ilgl-_sx327_bo1204203200_Sherry Turtle, En defensa de la conversación, Ático de los libros, 2017. Turkle, profesora del MIT, ya publicó en 2011 un bestseller académico, Alone Together (Solo en compañía), y ahora vuelve al mismo tema con un volumen más divulgativo, pero de casi 500 páginas, dirigido a resaltar lo que constituye, a mi juicio, uno de los cinco o seis problemas más importantes de nuestro tiempo: la paulatina pérdida de la conversación. Esta desaparición en cantidad y calidad tiene, según Turkle, una causa clara que es necesario reconocer para salvar la empatía y comprensión mutuas: se trata de las pantallas. Seguir leyendo “En defensa de la conversación, por Cherry Tuttle”