La evidencia (de las obras)

Ya lo conocéis algunos, pero aquí va una vez más. Es muy sugerente para desenmascarar al católico burgués en el año de la misericordia:

Mensaje del Papa Francisco para la CUARESMA 2016: Misericordia Quiero, No Sacrificio

Este vídeo es una especie de audio del mensaje del Papa para esta Cuaresma. El Documento “Misericordia Quiero, No Sacrificio” (Mateo 9,13). Las obras de misericordia en el camino jubilar, sigue este esquema:
1. María, icono de una Iglesia que evangeliza porque es evangelizada.
2. La alianza de Dios con los hombres: una historia de misericordia.
3. Las obras de misericordia.

“Firme en la brecha” de Mons. Thomas J. Olmsted

OBISPO.jpg
Obispo Thomas J. Olmsted

“Busqué entre ellos un hombre que levantara un cerco y se mantuviera firme sobre la brecha delante mi…” Ezequiel 22:30

Me envía el padre Thompson, un buen amigo, esta exhortación apostólica “Fuerte en la brecha” del Obispo de Phoenix +Thomas J. Olmsted (documento completo). Aunque en la exhortación se dirige a los varones católicos de su Diócesis, pienso que puede ser muy aleccionadora para todos en general. 

El documento trata de dar respuesta a tres preguntas: 1) ¿Qué significa ser un hombre católico?; 2) ¿Cómo ama un hombre católico?; y 3) ¿Por qué la paternidad, entendida en su totalidad, es crucial para cada hombre?

Aunque el comienzo es un poco duro, después va poco a poco va elevando el planteamiento y da respuestas a estos cruciales interrogantes de un modo práctico y, en mi opinión, muy acertado. Vale la pena leerlo y meditarlo. Animo: aquí os dejo el documento completo.

«Lo que decimos y cómo lo decimos, cada palabra y cada gesto debería expresar la compasión, la ternura y el perdón de Dios para con todos»

medios de comunicacion.jpg

La frase de esta entrada, la escribió en Papa Francisco en el mensaje para la Jornada de las Comunicaciones Sociales, titulado «Comunicación y Misericordia: un encuentro fecundo» (Documento completo) y con el que invita a la Iglesia a «vivir la misericordia como rasgo distintivo de todo su ser y actuar», y, por lo tanto, también en el ámbito de la comunicación. 

El documento contiene tres mensajes: 1) uno general, dirigido a los pueblos y a las naciones, para que eviten los lenguajes del odio y del resentimiento; 2) otro a la política, a las instituciones y a los que se ocupan de la comunicación, para que no alimenten la desconfianza, el miedo ni el odio; 3) y el tercero a la Iglesia y al mundo católico que tiene presencia en la arena de las comunicaciones y en los ambientes digitales, para que evite la presunción, la polarización, la división, el linchamiento moral.

«Estamos llamados a comunicar con todos, sin exclusión. En particular, es característico del lenguaje y de las acciones de la Iglesia transmitir misericordia». La comunicación, observó, «tiene el poder de crear puentes, de favorecer el encuentro y la inclusión, enriqueciendo de este modo la sociedad. Es hermoso ver personas que se afanan en elegir con cuidado las palabras y los gestos para superar las incomprensiones, curar la memoria herida y construir paz y armonía. Las palabras pueden construir puentes entre las personas, las familias, los grupos sociales y los pueblos. Y esto es posible tanto en el mundo físico como en el digital».

Francisco expresó el deseo de que las palabras y las acciones nos puedan ayudar a salir Seguir leyendo “«Lo que decimos y cómo lo decimos, cada palabra y cada gesto debería expresar la compasión, la ternura y el perdón de Dios para con todos»”

Conversión: misterio de Amor

Paul-icon¡Cuántas oraciones por la conversión de los pecadores! Muchas de ellas imploran la vuelta de todos los corazones alejados, y ofrecen penitencias día y noche. Otras, como saetas dirigidas a un blanco, piden con lágrimas la conversión de personas queridas: hijos, nietos, amigos, padres… ¿Podrá Dios no escuchar semejantes plegarias?

   Imposible.

   Y, con todo, no basta el infinito poder de Dios para obtener la conversión de un pecador. Así lo quiso Él, cuando creó libre al hombre. Dios sale al encuentro de la oveja perdida y le tiende sus brazos. Enciende luces ante sus ojos e ilumina su camino hacia la gracia. Pero el pecador debe abrazar a Cristo y poner sus pies en el camino.

   El que se resista a creer, será condenado. Ante la luz del Cielo, Pablo cambió su vida. La cambiaron Agustín, y Francisco, y Edith Stein. Pero los tres están de acuerdo en una cosa: pudieron resistirse. Dios no impone a nadie la salvación, que es misterio de amor.

   Con todo, cuando rezo por los pecadores, confío en Dios. Él sabe cómo y cuándo salir al encuentro del hombre; conoce la hora de cada alma. Por eso sigo pidiendo, y sé que no quedaré defraudado.

Autor: José-Fernando Rey

Esta colección de textos y videos de San pablo puede resultar intersante

Vatimecum, web del Vaticano para los peregrinos

El Vaticano ha lanzado el 16 de enero la web watimecum con recursos para los peregrinos que vengan al Jubileo en Roma.

Desde el año 2000, en todos los continentes ha aumentado la riqueza per cápita

barriosdecaracas1
Barrio de Caracas

Cada año -y este Año de la Misericordia también-, a mediados de enero, unos días antes de que se inaugure en Davos el Foro Económico Mundial, Intermon Oxfam publica su informe sobre la riqueza y la desigualdad en el planeta. Este año lleva por título: “Una economía al servicio del 1%. Acabar con los privlegios y la concentración de poder para frenar la desigualdad extrema“. (Descarga el informe). Todo el documento de Oxfam gira alrededor de la lista Forbes de multimillonarios y del estudio que Credit Suisse publica cada año sobre la riqueza de la población mundial: Global Wealth Databook 2015.

Pero conviene hacer alguna precisiones sobre el informe Oxfam para apuntar bien acerca de lo que está pasando. Porque cuando se dice que 62 personas tienen tanta riqueza como los 3.600 millones más pobres o que el 1% de la población mundial acumula el 50% de la riqueza, se está lanzando la idea de que hay un pequeño grupo de super ricos que se lo está quedando todo. Y sin querer se mira hacia los ricos como la causa del problema, en vez de mirar al trabajo -y al justo salario- como elemento primordial del desarrollo. Veamos: Seguir leyendo “Desde el año 2000, en todos los continentes ha aumentado la riqueza per cápita”