Yihadismo y el panorama geoestratégico mundial por el General Ballesteros

hqdefault.jpgLa mejor explicación que he escuchado sobre el Yihadismo y la situación de oriente próximo. Ballesteros dirigía hasta ahora el Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), un organismo que forma parte del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (Ceseden). Experto en inteligencia y geostrategia. Actualmente es el nuevo director general de Segridad Nacional Aunque es largo el vídeo si te interesan estos temas te habrá valido la pena verlo.

3 comentarios sobre “Yihadismo y el panorama geoestratégico mundial por el General Ballesteros

  1. El origen del yihadismo, su posterior desarrollo y la situación actual en relación al panorama internacional fueron los grandes temas que vertebraron la conferencia de Miguel Ángel Ballesteros, General Director del Instituto Español de Estudios Estratégicos, conducida por Santiago Satrústegui, presidente de Abante, y celebrada en el auditorio de la oficina de Madrid.

    Ante el clima de tensión que se vive en Occidente, el experimentado General quiso comenzar subrayando la importancia del fortalecimiento de la ciudadanía ante los recientes ataques del grupo yihadista. Destacó la resiliencia, es decir, la capacidad de la población civil de resistir y reponerse urgentemente, como una pieza clave en la lucha contra el terrorismo.

    “El yihadismo es la utilización de la violencia para implantar la ley musulmana o sharía”, apuntó el General tras la pregunta de Santiago Satrústegui sobre el significado concreto del término. Sus raíces se remontan al nacimiento de teorías que trataban de evitar volver “al tiempo de las tinieblas”, es decir, antes de la aparición del Islam.

    Según explicó Miguel Ángel Ballesteros, la llamada a la yihad fue una aplicación de estas teorías como solución ante la falta de efectivo militar en el conflicto de Afganistán de 1979. El desarrollo de este conflicto propició el nacimiento de la geoestrategia yihadista, lo que le permitió dar el salto de una organización terrorista local a una internacional.

    Los territorios donde opera Dáesh en Oriente Medio, poseen una tremenda complejidad social, ya que conviven en ellos una gran cantidad de etnias religiosas cuyas creencias son irreconciliables. El General Ballesteros destacó las más importantes, haciendo un repaso exhaustivo de cada una de ellas. Subrayó especialmente a los sunitas, los chiitas y grupos más radicales, como los salafistas, los hermanos musulmanes y los wahabitas.

    El General situó la génesis del ISIS (siglas que se corresponden a Islamic State of Iraq and Syria) en el ya mencionado conflicto de Afganistán. Tras el ataque norteamericano apoyado por parte de la comunidad internacional, se desplazaron a otras áreas donde sí se reunían las condiciones necesarias para que triunfara el grupo yihadista.

    Así fueron naciendo, progresivamente, el “Grupo de la Yihad y el monoteísmo”, más adelante, el “Estado Islámico de Irán” y, tras un intento fallido de crear un Gobierno de Concentración Nacional, el “Estado Islámico de Irak y Levante”, cuyas siglas en árabe son “DAESH”. En un primer momento, el autodenominado Estado Islámico seguía formando parte de Al Qaeda, sin embargo, tras producirse una lucha de liderazgo, Dáesh se proclamó como grupo independiente y comenzó a desarrollar su actividad en solitario.

    Ante la pregunta de Santiago Satrústegui sobre las dinámicas de las grandes potencias, Miguel Ángel Ballesteros señaló que la antigua hegemonía internacional de Estados Unidos ha pasado ahora a manos del Gobierno ruso de Putin, el cual ha obtenido importantes conquistas por su actuación militar en los diversos conflictos. Durante la conferencia, también trataron otros asuntos de importancia internacional, como la situación entre Arabia Saudí y Qatar y la amenaza de las armas nucleares de Corea del Norte.

  2. El general Miguel Ángel Ballesteros, director del Instituto Español de Estudios Estratégicos – JAIME GARCÍA

    Entrevista

    General Ballesteros: «Para un yihadista Al Andalus es siempre un objetivo posible»

    «Es fundamental para España que el Sahel no se convierta en un santuario terrorista», asegura el director del IEEE

    Esteban VillarejoEsteban Villarejo
    @villarejoMADRID- Actualizado:28/11/2016 08:30h

    El general Miguel Ángel Ballesteros es el director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), dependiente del Ministerio de Defensa y encargado de estudiar asuntos estratégicos de calado militar. Acaba de publica el libro-ensayo «Yihadismo» (Ed. La Huerta Grande) donde analiza la principal amenaza a la que se enfrenta España y los países occidentales.

    – ¿Es Al-Andalus un objetivo real para el yihadismo?

    – Sí, Al Andalus, como tierra que un día fue musulmana, siempre está en el imaginario de todos los grupos yihadistas. Aunque se trate de un objetivo muy lejano y que se antoja inalcanzable, para un yihadista siempre es posible.

    – ¿Cómo cambiaron los ataques de París y Bruselas la lucha contra el Daesh?

    – Los atentados de París del 13 de noviembre de 2015 cambiaron el panorama internacional, ya que el Daesh cometía su primer atentado en Europa, ampliando su zona de acción más allá de los territorios que quería conquistar. Esto suponía una ampliación de su estrategia que se vería confirmada con los atentados de Bruselas en marzo de 2016. Si el 11-S mostraba la gran capacidad de Al Qaida para cometer atentados de grandes proporciones en cualquier parte del mundo, el atentado de París alertaba sobre el peligro de los retornados y la posibilidad de que las capacidades que posee en Siria o Irak pudieran ser empleadas en otros territorios como los europeos. La alerta estaba dada.

    – España despliega ahora unos 310 militares en Irak y 110 en Malí en misiones internacionales contra el yihadismo. ¿Cuál es la importancia de estas misiones?

    – Son misiones de apoyo a los gobiernos de esos países, capaces de enfrentarse con sus medios al yihadismo del Daesh y Al Qaida del Magreb Islámico, principalmente. En Irak, los militares españoles instruyen a las tropas iraquíes en operaciones especiales, principalmente. Otros países de la coalición internacional brindan además apoyo aéreo y esa misma formación militar. Sin esa ayuda, el Daesh hubiera continuado expandiéndose por la zona. La misión de Malí es también fundamental. Es fundamental para España que el Sahel no se convierta en un santuario terrorista. Junto a la UE, nuestros militares ya han entrenado a tres cuartas partes del Ejército maliense.

    – Dedica un capítulo de su libro a la financiación de los grupos yihadistas. ¿Cuál es la principal línea de ingresos de los terroristas?

    – Desde su nacimiento en 1988, Al Qaida se ha nutrido de donaciones aportadas por simpatizantes de países árabes e incluso de países europeos. Osama bin Laden creó un sistema al que llamó la «Cadena Dorada». Al Qaida en el Magreb Islámico ha utilizado el secuestro y los tráficos ilícitos para llenar sus arcas y con ello preparar y pagar a sus combatientes. Por el contrario, el Daesh ha basado su financiación en la conquista y control de territorios de los que aprovecha sus recursos naturales y su actividad comercial y empresarial para obtener recursos económicos. Sin olvidar los impuestos y tasas recaudados entre la población. El Daesh ha llegado a controlar el 40 por ciento de la producción de cereales de Irak.

    – ¿Y el petróleo? ¿Qué papel ha jugado en su expansión?

    – Desde el verano de 2014 hasta finales de noviembre de 2015, el principal recurso económico procedía de la venta del petróleo en el mercado negro. A partir de los atentados de París, tanto los aliados liderados por EE.UU. como los rusos optaron por atacar las instalaciones de producción y transporte de petróleo, con la finalidad de ahogar económicamente al Daesh.

    – ¿Cuál debe ser la aproximación de Occidente para tratar el tema del yihadismo? ¿Cómo se le puede combatir?

    – Para combatir al Daesh se debe actuar en tres ámbitos. Primero, en el militar para quitarle el territorio que le ha proporcionado la mayoría de sus recursos humanos y materiales. Segundo, incentivar las estrategias contra la radicalización en todos los países donde haya comunidades musulmanas jóvenes susceptibles de ser radicalizadas por el yihadismo. Tercero, en el ámbito policial, además de buscar la mejora constante de la información, desarrollar una política de vigilancia de las redes y de los individuos radicalizados.

    – ¿Cómo influyó la «Primavera Árabe» en este resurgir del yihadismo a través de Daesh?

    – Las primaveras árabes agitaron las sociedades musulmanas de la orilla mediterránea buscando acabar con los regímenes autoritarios existentes, pero también generando situaciones de conflictos internos que han debilitado no pocos Estados. Tanto Al Qaida como el Daesh aprovecharon los Estados débiles o fallidos para asentarse en sus territorios y actuar sin limitaciones en la propagación de su ideología radical entre la población, aprovechar los tráficos ilegales, de drogas, seres humanos… como medio de financiación y fortalecimiento de su ideología.

    Copyright © DIARIO ABC, S.L.

  3. Luis Alejandre
    Ministerio de Defensa

    Con la sobriedad de las publicaciones del Ministerio de Defensa, aunque con profundidad de contenido, el Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) acaba de presentar el Panorama Estratégico 2015-2016.(*) Desde 1996 el Instituto, que hoy dirige con eficaz impulso el general Miguel Ángel Ballesteros, analiza los acontecimientos del pasado año y apunta una prudente prospectiva a corto y medio plazo, partiendo de antecedentes históricos y tendencias actuales que arrojan luz sobre lo que puede acaecer en este ya entrado 2016, del que en cierto sentido ya anticipa los criminales atentados de Bruselas.

    Con una magnífica introducción y coordinación de Felipe Sahagún participan en el estudio, dos militares –el general de la Guardia Civil Francisco Espinosa y el coronel de Artillería Ignacio Fuente –un diplomático Francisco Javier Sarabia–, dos profesores universitarios –Isidro Sepúlveda (UNED) y Javier Jordán (Granada)– y el coordinador del Instituto sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) Jesús Núñez.

    Si dijese que la obra debería ser de «obligado cumplimiento» en determinados centros políticos y de enseñanza, se me tildaría de doctrinario. Pero es tanto lo que nos jugamos, es tanto lo que comprometemos a nuestros hijos y nietos, que el Panorama merece una profunda reflexión e interpretación, que difícilmente puedo resumir en esta tribuna.

    Los ponentes llaman la atención especialmente por el papel de España en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por la «agenda global» referida a seguridad, desarrollo, medio ambiente y derechos humanos, y al delicado tema de los refugiados en Europa, para luego centrarse en el Daesh, en las expectativas en Iberoamérica y la situación en cuatro países mediterráneos: Turquía, Argelia, Egipto y Marruecos.

    Nos dejó escrito el Premio Nobel Ivo Andric («Un puente sobre el rio Drina») el hombre que nos ayudó a comprender unas guerras en Yugoslavia en las que, también de pronto, nos vimos involucrados: «La más deplorable y más trágica de todas las debilidades humanas reside indudablemente en una incapacidad total de prever, incapacidad que está en marcada contradicción con tantos dones conocimientos y artes».

    Felipe Sahagún se apoya en una máxima semejante: «Lo único cierto es la incertidumbre». Y en ella vivimos. Hace dos años ningún experto de los cientos de «thinks tanks» que interpretan nuestro mundo, anticipó la anexión de Crimea a Rusia o que un grupo yihadista llamado ISIS sería capaz de conquistar Mosul la segunda ciudad más importante de Iraq. Como tampoco el pasado año nadie fue capaz de anticipar la llegada de un millón de refugiados a Alemania o el avance electoral de Donald Trump en Estados Unidos. Vivimos en la incertidumbre, mientras en nuestra patria y en patrias cercanas discutimos si son galgos o podencos, con el riesgo de repetir las amargas experiencias que llevaron a Europa a dos guerras mundiales, es decir populismos, nacionalismos excluyentes, fanatismos, formaciones «de extremas».

    El Panorama afronta multitud de incógnitas que pueden convertirse en riesgos y amenazas, como la reiterada por Corea del Norte en su último congreso del Partido Comunista, referida a la «bomba miniaturizada de hidrógeno» que ha convertido en medio de propaganda y a la vez de amenaza y coacción. Respecto a Siria analiza las 63 Resoluciones del Consejo de Seguridad aprobadas, sin poder predecir un final. Porque vistos los antecedentes «se necesita mucha fe para confiar en predicciones para 2016, con muchos más actores, menos y peor liderazgo».

    Sobre este último factor se detiene el Panorama en repetidas ocasiones: «Se necesitarían líderes para poner fin a la guerra en Siria, a resolver el caos de Libia y Yemen y al conflicto palestino israelí; a evitar enfrentamientos entre suníes y chiíes; a paliar las disputas ancestrales en los mares de China; a evitar la destrucción del medio ambiente y el calentamiento global consecuente; a canalizar los movimientos masivos de refugiados, a vencer al terrorismo yihadista y al crimen organizado; a paliar las desigualdades crecientes entre los 193 estados que conforman las Naciones Unidas; a evitar viejas y nuevas pandemias; a llenar vacios de autoridad ,en el que germinan y crecen insurgencias, mafias y radicalismos».

    Resumiría con cierto pesimismo el buen análisis de los ponentes, que reconocen «es probable que nada de lo previsto suceda». Sí asegura el Panorama que si sumamos refugiados, terrorismo, bandazos de los precios del petróleo y de otras materias primas, deterioro económico y social en muchos países, secesionismos, radicalización, sectarismo, desgobierno, corrupción y profundas carencias en sanidad y educación, tendremos todos los ingredientes ,atizados por las guerras, para un largo período de sorpresas».

    Entresaco una última reflexión que afecta concretamente a las libertades y que el Panorama asocia al desplome de los precios de las materias primas: «anticipándose a la inestabilidad social, las dictaduras redoblan la represión política en el interior y las provocaciones contra supuestos enemigos en el exterior». Tenemos ejemplos claros.

    Resumo

    ¡Gracias, IEEE!.

    Aconsejo al lector –no puedo obligarle– a leer con calma las reflexiones que nos presenta el Panorama. Lo agradecerá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s