Apóstol: ni tan lejos que no puedas hablarles, ni tan cerca que no tengas nada que aportarles

39949990_325112984981106_2316509723702067200_nHay dos tentaciones de las que los cristianos de a pie hemos de huir. La primera es la que nos lleva a apartarnos del mundo con la «piadosa» excusa de conservar la fe. Y nos escondemos en la piedad como si fuera un refugio donde guarecerse, sin darnos cuenta de que así nos alejamos de quienes nos necesitan. La segunda tentación es la de mundanizarnos con la excusa de ser «uno más», y ocultamos a los demás nuestras creencias, viviendo como paganos entre paganos. Aprendamos del Maestro:

Subiendo a una de las barcas, le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba.

Te fijas: ni está tan lejos que no pueda hablarles, ni tan cerca que se confunda con ellos. Así, el cristiano de a pie, si vive como un santo en medio del mundo, podrá desde la distancia que marcan su sobriedad y su vida interior, enseñarles a ser felices amando a Dios en medio del mundo.

4 comentarios sobre “Apóstol: ni tan lejos que no puedas hablarles, ni tan cerca que no tengas nada que aportarles

  1. CON SENTIDO DEL HUMOR……

    La sociedad es un engranaje en la que todas y cada una de sus piezas es imprescindible.

    Lo importante es el conocimiento de que cada función debe ser cumplida en su momento y su medida de la manera correcta, para que el resto de las piezas no descarrilen.

    Somos a modo de reloj un conjunto de piezas grandes o pequeñísimas, pero indispensables , para que marque la hora y lo haga bien. Cada uno en su labor es rey, por lo tanto no puede ser anárquico ni marcar ritmo por libre, sino esforzarse en marcar el ritmo de la máquina.

    Las máquinas se mejoran , pero no de manera aleatoria e individualista sino con organización y organigrama. Cada pieza debe aportar todas aquellas mejoras que la ejecución y la observación de rendimientos aconsejan en su departamento , pero todas las departamentales en conjunto , deben de volver a ajustar un engranaje… o las cosas no funcionarán.

    La implicación y participación de las partes es vital para el todo.

    Y ahora para que os riáis un chiste sobre la importancia de las partes:

    Discutían los órganos del cuerpo sobre su preponderancia
    – Las manos decían.- somos las más importantes porque facilitamos la supervivencia
    -Los pies contestaban.- Si yo no te llevo a ver lo que coges
    -El corazón opinaba- Yo soy el más importante , si yo fallo se acabó todo
    -El hígado contestaba.- ¡Anda pues! pues tú me dirás si fallo yo de qué vales tú
    -El cerebro se cansó y dijo- ¡Ignorantes! que ibais a decidir si yo no mando
    …Así uno tras otro esgrimía razones cada vez más poderosas

    Y de pronto se oye una voz por ahí en medio , muy oscura y ronca…

    -Bueno , bueno , bueno! – dijo el intestino… jajajajajajajajaja… dejaré de funcionar yo , y a ver que os ocurre a vosotros jajajajajajajajajaj

    Me gusta

  2. Llenos de Su amor podemos sobrellevar bien el dolor, disipar el temor, perdonar libremente, evitar la contención, renovar la fortaleza y bendecir y ayudar a los demás.

    EL AMOR DESCRITO POR UN MISIONERO:

    ¿Por qué el verdadero amor conmueve todo corazón? ¿Por qué la frase sencilla “Te quiero” produce en todos tal alegría?

    El hombre da varias razones, pero la verdadera razón es que toda persona que viene a la tierra es un hijo o una hija espiritual de Dios. Debido a que todo el amor emana de Dios, nacemos con la capacidad y el deseo de amar y ser amados. Uno de los vínculos más fuertes que tenemos con nuestra vida preterrenal tiene que ver con lo mucho que nuestro Padre y Jesús nos amaron y lo mucho que nosotros los amamos a Ellos. Pese a que se descorrió un velo sobre nuestra memoria, siempre que percibimos el verdadero amor, se despierta una añoranza que no se puede negar.

    El responder al verdadero amor es parte de nuestro ser verdadero; llevamos en nuestro interior el deseo de experimentar aquí en la tierra el amor que sentimos allá. Únicamente si sentimos el amor de Dios y llenamos nuestros corazones de Su amor podemos ser realmente felices.

    El amor de Dios llena la inmensidad del espacio; por lo tanto, no hay escasez de amor en el universo, sólo en nuestra disposición para hacer lo que sea necesario para sentirlo. Para lograrlo, Jesús explicó que debemos “[amar] al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo” (Lucas 10:27).

    Cuanto más obedezcamos a Dios, tanto mayor será nuestro deseo de ayudar a los demás; cuanto más ayudemos a los demás, tanto más amaremos a Dios y así sucesivamente. Y a la inversa, cuanto más desobedezcamos a Dios y cuanto más egoístas seamos, tanto menor será el amor que sintamos.

    El tratar de encontrar el amor perdurable sin obedecer a Dios es como tratar de saciar la sed al beber de una taza vacía; se cumple con las formalidades, pero la sed no se quita. De igual forma, el tratar de encontrar el amor sin ayudar a los demás ni sacrificarse por ellos es como tratar de vivir sin comer; va en contra de las leyes de la naturaleza y es imposible lograrlo. No podemos fingir el amor; éste debe formar parte de nosotros.

    “…la caridad es el amor puro de Cristo, y permanece para siempre; y a quien la posea en el postrer día, le irá bien.

    “Por consiguiente, pidamos al Padre con toda la energía de nuestros corazones, que seamos llenos de este amor” .

    Dios está ansioso de ayudarnos a sentir Su amor, dondequiera que estemos. Permítanme darles un ejemplo.

    Cuando era un joven misionero, fui asignado a una pequeña isla de aproximadamente 700 habitantes en una región remota del Pacífico Sur. Para mí el calor era sofocante, los mosquitos eran terribles, había barro por todos lados, el idioma era muy difícil y la comida era… “diferente”.

    Después de unos meses, un poderoso huracán azotó nuestra isla; la devastación fue enorme; las cosechas fueron destruidas, hubo personas que perdieron la vida, a las casas se las llevó el viento y la estación del telégrafo —lo único que nos unía con el mundo exterior— quedó destruida. Una pequeña embarcación del gobierno normalmente llegaba una o dos veces al mes, de modo que racionamos nuestra comida para que nos durara cuatro o cinco semanas, con la esperanza de que para entonces llegara el barco. Pero no llegó. Cada día que pasaba nos debilitábamos más. Hubo actos de gran bondad, pero al pasar la sexta y séptima semanas con muy poca comida, nuestras fuerzas decayeron considerablemente. Mi compañero nativo, Feki, me ayudó en todo lo que pudo, pero al entrar la octava semana, yo ya no tenía energías. Me sentaba bajo la sombra de un árbol y oraba, y leía las Escrituras y pasaba horas y horas meditando en las cosas de la eternidad.

    La novena semana empezó con poco cambio externo. Sin embargo, se realizó un gran cambio en mi interior. Sentí el amor del Señor de manera más profunda que antes y aprendí, por mí mismo, que Su amor “es más deseable que todas las cosas… Sí, y el de mayor gozo para el alma”

    Para entonces yo estaba hecho un esqueleto. Recuerdo que observaba, con profunda reverencia, los latidos de mi corazón, la respiración de mis pulmones, y pensaba qué maravilloso cuerpo había creado Dios para albergar un espíritu igualmente maravilloso. La idea de una unión permanente de esos dos elementos, que el amor, el sacrificio expiatorio y la resurrección del Salvador hicieron posible, fue tan inspiradora y satisfactoria, que cualquier molestia física se desvaneció por completo.

    Cuando comprendemos quién es Dios, quiénes somos nosotros, la forma en que Él nos ama y el plan que tiene para nosotros, el miedo se disipa. Cuando obtenemos la más pequeña vislumbre de esas verdades, nuestra preocupación por las cosas del mundo desaparece. Y el pensar que de veras creemos las mentiras de Satanás de que el poder, la fama y la riqueza son importantes es algo ridículo, o lo sería, si no fuese algo tan triste.

    Aprendí que, así como los cohetes deben vencer la fuerza de gravedad para salir rugientes hacia el espacio, nosotros también debemos vencer la fuerza del mundo para remontarnos a los reinos eternos del entendimiento y del amor. Me di cuenta de que mi vida terrenal podría acabar allí, pero no sentí pánico. Sabía que la vida continuaría, y que ya fuese aquí o allá, en realidad no importaba; lo que importaba era cuánto amor tenía en mi corazón. ¡Sabía que necesitaba más! Sabía que nuestro gozo ahora y para siempre está inseparablemente unido a nuestra capacidad de amar.

    Mientras esos pensamientos ocupaban y elevaban mi alma, me fui percatando del alboroto de unas voces; los ojos de mi compañero Feki brillaban de entusiasmo, mientras decía: “Kolipoki, ha llegado un barco y está lleno de alimentos. ¡Nos hemos salvado! ¿No te da gusto?”. No estaba seguro, pero debido a que el barco había llegado, debía ser la respuesta de Dios, de modo que sí, estaba feliz. Feki me dio algo de comer y me dijo: “Toma, come”. Vacilé; miré la comida y luego a Feki. Miré hacia el cielo y cerré los ojos.

    Sentí algo en lo hondo de mi ser; estaba agradecido porque mi vida en ese lugar siguiera como antes, pero, sin embargo, sentía una cierta tristeza, un sentimiento sutil de aplazamiento, como cuando la oscuridad apaga los brillantes colores de una puesta de sol perfecta y uno se da cuenta de que tiene que esperar otra tarde para volver a disfrutar de esa belleza.

    No estaba seguro de que quería abrir los ojos, pero cuando lo hice, me di cuenta de que el amor de Dios había cambiado todo. El calor, el barro, los mosquitos, la gente, el idioma, la comida ya no presentaban un reto; las personas que habían tratado de hacerme daño ya no eran mis enemigos; todos eran mis hermanos. El estar lleno del amor de Dios es lo que nos da más dicha y vale cualquier esfuerzo.

    Le di gracias a Dios por ese tiempo especial y por los muchos recordatorios de Su amor: el sol, la luna, las estrellas, la tierra, el nacimiento de un niño, la sonrisa de una amistad. Le di gracias por las Escrituras, por el privilegio de tener la oración y por el recordatorio más maravilloso de Su amor: la Santa Cena.

    Me di cuenta de que al cantar los himnos sacramentales con verdadera intención, frases como “Mostró Su gran amor” o “Su gran amor debemos hoy saber corresponder”, henchirá nuestros corazones de amor y de gratitud. El escuchar con sinceridad las oraciones sacramentales, las frases como “y a recordarle siempre”, “y a guardar sus mandamientos”, “tener su Espíritu consigo” llenarán nuestro corazón con un profundo deseo de ser mejores. Entonces, al participar del pan y del agua, con un corazón quebrantado y un espíritu contrito, sé que podremos sentir e incluso oír esas palabras tan maravillosas: “Te amo. Te amo”.

    Pensé que nunca olvidaría esos sentimientos, pero la fuerza del mundo es fuerte y tendemos a errar, pero Dios sigue amándonos.

    Varios meses después de recuperar mis energías, nos vimos atrapados en otra fuerte tormenta, esa vez en alta mar. Las olas enormes volcaron nuestra pequeña embarcación, haciéndonos caer a los tres al violento y agitado océano. Al verme en medio de aquellas aguas turbulentas, me sorprendí, sentí temor y un poco de disgusto. “¿Por qué ha ocurrido esto?”, pensé. “Soy misionero; ¿dónde está mi protección? Se supone que los misioneros no deben nadar”.

    Pero debía nadar si deseaba seguir con vida. Cada vez que me quejaba, me hundía, de modo que pronto dejé de quejarme. Las cosas son como son y las quejas de nada sirven. Necesitaba toda la energía posible para mantenerme a flote y llegar a la playa. Habiendo obtenido mi premio de Scout Águila, me consideraba un buen nadador, pero después de un rato, el viento y las olas me empezaron a debilitar. No dejé de esforzarme, pero llegó un momento en que no podía mover más los músculos.

    Tenía una oración en mi corazón, pero aún así me empecé a hundir. A medida que me sumía en lo que tal vez sería la última vez, el Señor infundió en mi mente y en mi corazón un profundo sentimiento de amor por una persona muy especial. Era como si la pudiera ver y oír; aunque se encontraba a más de doce mil kilómetros de distancia, el poder de ese amor vino de pronto, a través del tiempo y el espacio, y me rescató de las profundidades de la oscuridad, de la desesperación y de la muerte, sacándome a la luz, a la vida y a la esperanza. Con un repentino arranque de energía, llegué a la orilla, donde encontré a mis compañeros. Nunca subestimen el poder del verdadero amor, ya que no conoce barreras.

    Si tenemos el amor de Dios, podemos hacer, ver y comprender cosas que de otro modo no podríamos ver ni comprender. Llenos de Su amor podemos sobrellevar bien el dolor, disipar el temor, perdonar libremente, evitar la contención, renovar la fortaleza y bendecir y ayudar a los demás de maneras que aun a nosotros nos sorprenderían.

    Jesucristo poseyó un amor indescriptible al soportar por nosotros dolor, crueldad e injusticias incomprensibles. Mediante el amor que tiene por nosotros, se elevó por encima de obstáculos que de otro modo habrían sido insuperables. Su amor no tiene barreras. Él nos invita a seguirle y a participar de Su amor infinito, a fin de que nosotros también superemos el dolor, la crueldad y la injusticia de este mundo y podamos ayudar, perdonar y bendecir.

    Sé que Él vive y que Él nos ama. Sé que podemos sentir Su amor aquí y ahora. Sé que Su voz es de perfecta suavidad que penetra hasta el alma misma. Sé que Él sonríe y está lleno de compasión y de amor. Sé que tiene toda mansedumbre, bondad, misericordia y deseo de ayudar. Le amo con todo mi corazón. Testifico que cuando estemos listos, Su amor puro se transportará instantáneamente a través del tiempo y del espacio, y nos rescatará de las profundidades de cualquier embravecido mar de tinieblas, pecado, dolor, muerte o desesperación en que nos encontremos, llevándonos a la luz, la vida y el amor de la eternidad. En el nombre de Jesucristo. Amén.

    Me gusta

  3. Los consejos a un estudiante de hoy (y de siempre) de Santo Tomás de Aquino

    Jaime Septién | Sep 06, 2018

    Lo primero que pide el Doctor Angélico es descomplicarse “no lanzarse directamente al mar, sino acceder a él por los ríos”

    En muchos países del hemisferio norte, septiembre representa el inicio de los cursos académicos. Abundan, entonces, los consejos “para la vuelta al colegio” que las revistas, e incluso los periódicos, dan a quienes terminan el período vacacional y con algo de pesadumbre (algunos, no todos) vuelven a las aulas.

    Desde que leí La Vida Intelectual del padre Sertillanges, recuerdo muy bien los consejos que dio Santo Tomás de Aquino (1224-1275) a un estudiante (dice Sertillanges, también dominico como Santo Tomás, que iban dirigidos a “un tal hermano Juan”) quien le preguntaba qué debía hacer para “encontrar el tesoro de la sabiduría”.

    La respuesta es sencilla, corta, directa y maravillosa. Podría estar enmarcada en el corazón de todo aquel –mujer o varón, independientemente de la edad o de su estado—que quiera aprender algo, desde la luz de Cristo, desde la verdad revelada y, por qué no, desde la verdad honesta, la que busca al Padre.

    Lo primero que pide Santo Tomás es no lanzarse directamente al mar, sino acceder a él por los ríos. Es decir, “empezar por lo sencillo, que ya llegará lo complicado”. Acto seguido añade algo más “para tu vida personal” que podríamos enumerar de la siguiente forma:

    1. Pensar, primero, antes de decir nada. Evitar las tertulias “en las que se habla demasiado”

    2. Tratar de que en la conciencia personal “no haya dobleces”.

    3. Ser “constantes en la oración” y “enamorarse del recogimiento”, pues solamente guardados del ruido mundano se encontrará la “luz para entender” algo

    4. Tener un trato amable, siempre y con todos. “Interiormente, dice quien fue “el más sabio de los santos y el más santo de los sabios”, no hay que condenar a nadie

    5. “Dejar a un lado los cotilleos (como si estuviera vislumbrando el tiempo perdido, la tristeza y el fin de la empatía que acarrea el uso desmedido de los chats) que solo producen menosprecio y distracción”

    6. En un punto en el que el jesuita Bergoglio ha sido insistente, el dominico fray Tomás le aconseja al estudiante que se informe de lo que ocurre en el mundo, pero que “no sea mundano”

    7. En la parte central de sus consejos, Santo Tomás deja en claro que –para aprender algo en profundidad—hay que trazarse objetivos claros, “evitando toda dispersión”. Quizá esto se consiga siguiendo las huellas “que han dejado marcadas los mejores”.

    8. Un tema fundamental entonces (siglo XIII) que ahora prácticamente se deja a la memoria del ordenador o del teléfono inteligente es el que le da fray Tomás al “tal hermano Juan”: “Archiva en la memoria todo lo bueno que oigas o veas, venga de donde venga”.

    9. Otro asunto que dejamos en manos de Google o de la Wikipedia es el siguiente consejo de Santo Tomás: “Esfuérzate por entender; disipa las dudas que te surjan. Ve llenando tu mente de cosas como quien va llenando un vaso, poco a poco”

    10.Finalmente, es necesario “calibrar” las fuerzas que tiene cada quien y nunca pretender “alcanzar lo que no podemos”

    El de Aquino termina su breve carta diciendo: “Si haces todo esto, mientras vivas, serás como una cepa cargada de racimos en la viña del Señor. Además, conseguirás lo que te propongas”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s