Un dulce secuestro

En la alegoría del Buen Pastor, el adjetivo posesivo reviste enorme importancia. Jesús no habla, en general, de «las ovejas», sino de «sus ovejas». Va llamando por su nombre a sus ovejas… Cuando ha sacado todas las suyas… El Señor distingue muy bien, a lo largo del discurso, a las ovejas suyas de las que […]

Leer más Un dulce secuestro