“Comparte lo que importa”, la campaña que quiere terminar con la pobreza extrema

5 comentarios sobre ““Comparte lo que importa”, la campaña que quiere terminar con la pobreza extrema

  1. La organización Manos Unidas quiere hacer lo posible para que personas de todo el mundo, independientemente de su situación económica, puedan vivir una vida digna.

    Con su última campaña “Comparte lo que importa” quieren mostrar su apoyo a las personas y comunidades más necesitadas y demostrarles que no están solos, pero sobre todo que quienes vean esta campaña “compartan” la campaña.

    Apoyan económicamente proyectos en África, Asia, Latinoamérica y Oriente Medio y ayudan a fomentar la agricultura sostenible y también los acompañan en su lucha por sus derechos.

    MARÍA JOSÉ HERNANDO
    Departamento de estudios, Manos Unidas
    “Les acompañamos en su propio trabajo diario, trabajamos con ellos por luchar contra el hambre, contra la miseria en la que viven. Por proporcionar una vida más digna a sus hijos, a sus comunidades y a ellos mismos. Y también en esos procesos en los que ellos hacen incidencia antes sus gobiernos, ante sus autoridades, ante las instituciones para lograr esa vida más digna”.

    Esta campaña es parte de un proyecto que comenzó en 2016. La organización se dio tres años de plazo para poder realmente mejorar las condiciones de vida de cientos de miles de personas.

    MARÍA JOSÉ HERNANDO
    Departamento de estudios, Manos Unidas
    “En los países en los que acompañamos proyectos ofrecemos a la gente alternativas para cambiar su vida, les apoyamos en los procesos que ellos han iniciado, en los procesos de desarrollo, en temas de salud, de educación, de acceso al agua, de acceso a la semilla y de acceso a los alimentos. Proponemos alternativas de una producción más sostenible y proponemos alternativas para eliminar el despilfarro de alimentos”.

    Desde “Manos Unidas” aseguran que la campaña está dando buenos resultados y esperan que todo el trabajo realizado sirva para cambiar millones de vidas.

    Manos Unidas destinó, en 2016, casi 40 millones de euros a la lucha contra el hambre en África, América y Asia y aprobó hasta 604 nuevos proyectos de desarrollo.

  2. La pobreza, un problema de derechos humanos

    Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, a nivel mundial, más de 800 millones de personas aún viven con menos de 1,25 dólares al día y muchos carecen de acceso a alimentos, agua potable y saneamiento adecuados.

    «En un mundo caracterizado por un nivel sin precedentes de desarrollo económico, medios tecnológicos y recursos financieros, es un escándalo moral que millones de personas vivan en la extrema pobreza», tal y como se asegura en el prefacio sobre Los Principios Rectores sobre la Extrema Pobreza y los Derechos Humanos.

    La pobreza no es solo una cuestión económica. Por ese motivo, debemos dejar de observarla exclusivamente como una falta de ingresos. Se trata de un fenómeno multidimensional que comprende, además, la falta de las capacidades básicas para vivir con dignidad. La pobreza es en sí misma un problema de derechos humanos urgente y es a la vez causa y consecuencia de violaciones de los derechos humanos, pues se caracteriza por vulneraciones múltiples e interconexas de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales, y las personas que viven en ella se ven expuestas regularmente a la denegación de su dignidad e igualdad. Reducir la pobreza y erradicarla es por tanto una obligación de todas las sociedades.

    Hace ya 30 años, el 17 de octubre de 1987, el padre Joseph Wresinski hizo un llamamiento para luchar contra esta lacra, animando a conmemorar el Día Mundial para la Superación de la Pobreza Extrema. Cinco años después la Asamblea General, inspirada en ese llamamiento, declaró el 17 de octubre como el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza (resolución 47/196) Documento PDF.

    «Responder al llamado del 17 de octubre a poner fin a la pobreza: una vía hacia sociedades pacíficas e inclusivas»

    El tema de la conmemoración de este año nos recuerda la importancia de la dignidad, de la solidaridad y de escuchar a las personas más desfavorecidas. El Compromiso de Acción pone de manifiesto estos valores para luchar y acabar con la pobreza. Estos son también evidentes en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible que fija la erradicación de la miseria como el objetivo fundamental y obliga a todos los países a eliminarla, mediante estrategias que garanticen el ejercicio de todos los derechos humanos y aseguren que no se deja a nadie atrás.

    La importancia de sensibilizar al público, de la voz y de la participación activa de las personas que viven en la pobreza se reconoce a la vez en el texto de la misma Agenda y en el proceso de las consultas conducidas por las Naciones Unidas que han garantizado que las preocupaciones y prioridades de millones de pobres sean escuchadas y tomadas en cuenta. Su participación activa es esencial para el éxito de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

    Más información >> Documento PDF

  3. El enriquecimiento económico desmedido de unas pocas personas a costa del empobrecimiento de millones de personas es intolerable, inmoral, inhumano, indigno… es una desigualdad ocasionada por la riqueza de unos pocos a costa de unos “muchos”

  4. Hoy hace un año fallecía Zygmunt Bauman, dejando un amplio legado de conocimiento sobre la realidad actual y cómo los ciudadanos la pueden afrontar. En 2014, Bauman publicó el libro ¿La riqueza de unos pocos nos beneficia a todos?, en el que desarrolla los pilares de la desigualdad social, y nos recuerda la gran contradicción que existe entre la realidad que afronta a diario la mayoría de personas y esa idea de que “la mejor manera de ayudar a los pobres a salir de su miseria es permitir que los ricos sean aún más ricos”, narrativa construida por una minoría poco democrática que vive del fundamentalismo del mercado y profesa la ideología del derrame asentada en opiniones y argumentos fraudulentos y engañosos.

    Bauman analiza lo que denomina “principios de injusticia” —la normalidad de la exclusión, el elitismo eficiente, el fundamentalismo del crecimiento económico y la competitividad, y la inevitabilidad de la desigualdad— que sustentan el camino a la casi irreflexiva sumisión de muchas personas a la desigualdad social. Para comprender Guatemala, a estos principios es preciso agregar el racismo y los votos a favor de la impunidad. En las sociedades basadas en la injusticia se ha terminado normalizando, por ejemplo, el desempleo y los salarios de hambre, la pobreza, la discriminación racial y de género, el empobrecimiento democrático de los contenidos educativos, la transformación de los derechos en privilegios para quien pueda pagarlos en el mercado, e incluso, la naturalidad con que se pactan negocios turbios entre agentes privados y la administración pública, sean estos construcción de carreteras, compras de bienes y servicios o privilegios fiscales.

    La riqueza lograda valiéndose de la injusticia no nos beneficia a todos. Por el contrario, aumenta la desigualdad y, en el mediano plazo, tampoco beneficiará a aquellos que hoy se enriquecen. Los bajos salarios son un lastre para las familias, además impiden dinamizar la actividad económica y ampliar la base tributaria. La baja carga tributaria de la que disfrutan, y por la que siguen pujando en este país, algunos de quienes más recursos poseen, impide fortalecer las políticas públicas que mejoran el bienestar social y la infraestructura económica, e incluso aquellas que garantizan un mejor sistema de justicia y probidad. Como recuerda Bauman, “la primera víctima de esta profunda desigualdad será la democracia, a medida que todos los bienes necesarios, cada vez más escasos e inaccesibles para la supervivencia y para llevar una vida aceptable se conviertan en objeto de una rivalidad encarnizada (y quizá guerras) entre los que tienen y los que están desesperadamente necesitados”.

    Por el bien de la sociedad y de los individuos se debe repartir la riqueza de forma más justa. En ese sentido, el libro cierra con una reflexión sobre la necesidad de no cesar en el empeño de buscar reformas políticas que permitan sustituir el modelo actual por uno basado en “el anhelo humano de la coexistencia que conlleva la cooperación amistosa, la reciprocidad, la generosidad, la confianza mutua”, entre otros valores urgentes para la vida en democracia, y que se deben reflejar en el mercado laboral y en una política fiscal moderna y justa: más ingresos públicos recaudados con efectividad y justicia (quien más tiene, más paga); un gasto público con metas de desarrollo e inclusión evaluables; más transparencia y probidad en el actuar de la administración pública; cerrar los caminos a la corrupción, pública y privada, y aumentar la participación de los ciudadanos en la gestión de lo público.

    jmenkos@gmail.com

  5. ANTIMATERIA

    Tiene la mirada antigua, como si la historia del mundo reposara sobre sus párpados. De un solo golpe, la guerra la convirtió en refugiada. El viento arrastra entre los plásticos que cubren los chamizos las historias de niños perdidos que dibujan bombas y personas muertas. Están allí, pero son invisibles. No golpean a las puertas de Europa ni salen en los telediarios porque su guerra es lejana y oscura, de una incomprensible violencia. Tampoco esperan demasiado, un saco de arroz, un poco de aceite, un bidón de agua. Sin embargo, no conocen la fórmula secreta que les vuelva a convertir en cuerpos sólidos y les aleje de la condena de seguir arrastrando sus vidas traslúcidas. Eso son. Antimateria que huye.

    Jose Naranjo, periodista freelance. Premio Derechos Humanos del Consejo General de la Abogacía Española 2007

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s