La honradez, que abarca muchos aspectos de la vida, se refiere también a la honestidad y a la honorabilidad

«Vuestras mercedes se queden con Dios,
y digan al duque mi señor que,
desnudo nací, desnudo me hallo:
ni pierdo, ni gano; quiero decir
que sin blanca entré en este gobierno
y sin ella salgo, bien al revés
de como suelen salir los gobernadores
de otras ínsulas».

Miguel de Cervantes
El Quijote, I, 25

La honradez es una virtud que abarca muchos aspectos de la vida, se refiere también a la honestidad y a la honorabilidad.

Cuando aplicamos a alguien el calificativo de honrado estamos afirmando que es una persona íntegra, sincera, irreprochable, que procura ser justa, insobornable, respetuosa con lo ajeno, ecuánime, leal, ejemplar. Quien reúne este conjunto de virtudes, actitudes y formas de actuar es admirado por los demás, es bien valorado, tiene prestigio y todos saben que se puede confiar en él.

Un aspecto fundamental de esta virtud es el que se refiere al respeto de los bienes ajenos, tal como señala el séptimo mandamiento, que «prohíbe tomar o retener el bien del prójimo injustamente y perjudicar de cualquier manera al prójimo en sus bienes. Prescribe la justicia y la caridad en la gestión de los bienes terrenos y de los frutos del trabajo».

Es preciso recordar que los bienes de la creación están destinados a todo el género humano: una persona honrada emplea los recursos según el deseo de Dios. «El hombre, al servirse de esos bienes, debe considerar las cosas externas que posee legítimamente no solo como suyas, sino también como comunes, en el sentido de que puedan aprovechar no solo a él, sino también a los demás».

El concepto de honradez, a pesar de su amplitud, señala comportamientos muy precisos y consiste en:

  • Respetar la propiedad ajena, también en lo pequeño.
  • Dar a cada uno lo suyo. No adueñarse de un objeto encontrado como si este hallazgo fuera un título de propiedad.
  • Devolver lo prestado. También los libros.
  • Cuidar los bienes materiales públicos como si fueran propios.
  • Trabajar bien, con rectitud, ser fieles a la empresa.
  • Ser fieles también a los compromisos adquiridos. Cumplir las promesas. También las que parecen pequeñas.

honestidad

Por F.F. Carvajal en Pasó haciendo el bien

2 comentarios sobre “La honradez, que abarca muchos aspectos de la vida, se refiere también a la honestidad y a la honorabilidad

  1. La Belleza
    LA BELLEZA

    Urko, el 25.08.19 a las 4:45 PM

    “Y es que la belleza es la gran necesidad del hombre; es la raíz de la que brota el tronco de nuestra paz y los frutos de nuestra esperanza. La belleza es también reveladora de Dios porque, como Él, la obra bella es pura gratuidad, invita a la libertad y arranca del egoísmo.” Benedicto XVI domingo, 7 de noviembre de 2010

    “La auténtica belleza, por el contrario, abre el corazón humano a la nostalgia, al deseo profundo de conocer, de amar, de salir hacia el otro, hacia más allá de sí mismo.” Benedicto XVI sábado, 21 de noviembre de 2009

    Sin duda, no era en el jazz en lo que pensaba Benedicto al hablar de la Belleza, pero no por ello debemos considerar tan sólo a Mozart (la debilidad de Benedicto XVI) o Gaudí (la homilía de 2010 era durante la consagración del templo de la Sagrada Familia de Barcelona). Y yo quiero hoy aprovechar para hablar de jazz. Las razones, se expondrán más adelante.

    Comenzaré diciendo que según la wikipedia “el jazz es en realidad una familia de géneros musicales que comparten características comunes, pero no representan individualmente la complejidad de género como un todo”. No existe UN jazz, cosas muy diferentes pueden ser todas ellas englobadas dentro del concepto JAZZ. El jazz se caracteriza por tener una cualidad rítmica denominada “swing” (algo muy difícil de definir, pero podría valer lo de algo “que provoca una respuesta visceral del oyente hasta el punto de provocar el tamorileo de los pies y el cabeceo de la cabeza”) y por la importancia de la improvisación.

    Pues bien, en el mundo del Jazz existen unas cuantas figuras legendarias desde conocidísimas como Duke Ellington, Louis Armstrong o Charlie Parker a otras no tan conocidas pero consideradas como fundamentales como Art Tatum, Charles Mingus o Jaco Pastorius. En el mundo del jazz (afortunadamente) es habitual que los músicos graben temas con otros músicos cambiando constantemente las formaciones. Eso posibilita que un mismo músico grabe el mismo tema en eépocas distintas con diferentes músicos y salgan joyas de diferente estilo y valor.

    Todo esto que comento viene a cuento de que a comienzos de marzo del año 1959 (se cumple el 60 aniversario) se reunieron varios músicos para grabar unos temas. El resultado. el más importante disco de jazz de la historia y de los más importantes de cualquier estlo musical. Para que esto resultase así se dio la circunstancia de que coincidieron uno de los mejores trompetistas de la historia, Miles Davis, dos de los mejores saxofonistas Julian “Cannonball” Adderley y John Coltrane (muy especialmente el último), uno de los más finos pianistas que el jazz conoció Bill Evans, y otros músicos de categoría como el contrabajista Paul Chambers (el joven más talentoso de aquel momento), el pianista Wynton Kelly y el batería Jimmy Cobb. Estos tres últimos han pasado a la historia por sus grabaciones, pero especialmente por su trabajo en este disco.

    Pero como grupos plagados de talento puro ha habido y habrá siempre, ene ste caso se dieron otras circunstancias que hicieron de esta grabación algo especial. Miles Davis, líder, era además de un virtuoso un genio, un cerebro privilegiado que estaba explorando nuevos mundos musicales y que desarrollo una idea muy poderosa y novedosa (el jazz modal) en este disco. John Coltrane, mucho más tímido era un genio emergente. Comenzaba a dar al mundo todo lo que llevaba dentro (“Giant steps” una maravilla de disco lo grabó liderando él un grupo meses después de “Kind of blue”). Y Bill Evans “el poeta del piano”, “el Chopin del jazz”, aportó e influyó notablemente en los temas del disco.

    Todo esto y mucho más está detallado en el libro de Asley Kahn. Nada más recomendable que leerlo escuchando tema a tema el disco. Esto es Belleza y como dijera Pablo VI “este mundo, en el cual vivimos, necesita belleza para no precipitar en la desesperación”.

    Kahn, A.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s