La gratitud implica valorar los bienes, beneficios, regalos y favores que se reciben de otros

Este vídeo trata sobre la virtud de la gratitud, que implica valorar los bienes, beneficios, regalos y favores que se reciben de otros.

21 comentarios sobre “La gratitud implica valorar los bienes, beneficios, regalos y favores que se reciben de otros

  1. Os recomiendo su lectura, a mi me ha ayudado mucho en mi rato de oración y quiero compartirlo con todos vosotros.

    Jesús es el verdadero propósito de nuestra existencia y los santos siempre hacen énfasis en que la Virgen es el atajo al corazón de Jesús

    El mayor propósito en nuestra vida es conocer, amar y seguir los pasos de Jesús, quien dijo que Él es el Camino, la Verdad y la Vida.
    Jesús es el verdadero propósito de nuestra existencia. Él le da sentido a todo lo que sucede en nuestras vidas – nuestras alegrías y tristezas, éxitos y fracasos, la vida y la muerte.
    Nuestra Señora está siempre cerca de Jesús. Los santos hacen énfasis en que Nuestra Señora es el atajo hacia el corazón de Dios.

    A continuación encontraremos diez breves sugerencias para hacer que nuestra amistad con Jesús y María, Su Madre, crezcan a diario de manera que nuestra vida esté llena de alegría, al igual que la otra vida que está por venir.

    1.- Evita el pecado
    La realidad del pecado es la principal piedra con la que tropezamos en nuestro camino hacia la amistad con Dios.
    En una de las meditaciones en los Ejercicios Espirituales, San Ignacio dice que debemos estar preparados para morir antes de ceder ante el pecado mortal. El lema de San Domingo Savio era “La muerte antes que el pecado”.
    Unánimamente, los mártires escogieron la muerte antes que el pecado o negar a Cristo.
    La Iglesia ya está siendo perseguida y nosotros podríamos ser llamados a la gloria del martirio. ¡Que la gracia de Dios triunfe en nosotros!

    2.- Conoce a Dios
    No podemos amar a Dios si no le conocemos. ¿La mejor manera? La lectura, la meditación de la Palabra de Dios. San Jerónimo decía: “La ignorancia de la Palabra de Dios es ignorancia de Cristo”.
    Cuando leas las escrituras, utiliza el método de la Lectio Divina que el Papa Benedicto sugirió en uno de sus documentos sobre la palabra de Dios:
    •Lectio (leer),
    •Meditacio (meditar y pensar profundamente en Dios),
    •Contemplacio (imaginar que se está con Dios),
    •Oracio (hablar con Dios),
    •Accio (poner en práctica lo que se ha aprendido).

    Como resultado, al vivir este método de oración que llamamos Lectio Divina, veremos una transformacion. Como dice San Pablo:
    “No soy yo quien vive, sino Cristo quien vive en mí”.

    3.- La vida de los Santos
    Crea el hábito de leer la vida de los santos. Los santos fueron amigos de Dios, confidentes, y también héroes. Creemos en la Comunión de los Santos.
    El Catecismo nos enseña que los santos pueden ayudarnos en muchas maneras, pero especialmente dos:
    1.Poder de intercesión – ellos pueden orar por nosotros, así como presentar nuestras oraciones a Dios.
    2.Ejemplos a imitar – ellos fueron como nosotros, nacieron en pecado y fueron pecadores, pero con la ayuda de la gracia de Dios, pudieron sobrellevar la debilidad humana y vivieron vidas de virtud heró Todos estamos llamados a esto. San Ignacio de Loyola recibió muchas gracias en su camino de conversión al leer la vida de los santos.

    4.- Vivir en la Presencia de Dios
    Un secreto de muchos santos para crecer en la amistad con Jesús es el esfuerzo de vivir día a día en la presencia de Dios.
    Debemos ser cada vez más conscientes de la omnipresencia de Dios – Él está presente en todo el universo. San Pablo nos recuerda de esto cuando cita al poeta griego:
    “En Él vivimos y nos movemos, y tenemos nuestro ser”.
    Santa Teresa de Ávila afirmó esta verdad asegurando que nosotros precamos porque olvidamos que la presencia de Dios.

    5.- QHJ/ QHM
    Relacionado a vivir en la presencia de Dios encontramos el esfuerzo diario de imitar a Cristo y a Su Madre María.
    Uno de los libros más famosos jamás escritos fue “Imitación de Cristo” de Thomas Kempis. Nuestra aspiración y anhelo diario debería ser imitar tanto a Jesús como a María.
    Algunos jóvenes solían portar un brazalete con las iniciales QHJ – que significa “¿Qué haría Jesús?” ¡Excelente pregunta! Aceptemos este desafío.
    ¿QHM? – Añadamos a esto: ¿Qué haría María? ¡Que siempre tengamos a ambos, Jesús y María, ante nuestros ojos como nuestros modelos!

    6.- La vida penitencial
    A pesar de que va contra el grano de la carne y nuestra decaída naturaleza humana, debemos intentar vivir un estilo de vida penitencial.
    Si amamos a Jesús en realidad deberíamos estar dispuestos a sacrificarnos a nosotros mismos por amor a Él y por la salvación de las almas inmortales; lee la vida de los santos como nuestros modelos y ejemplos.
    Jesús Mismo nos recuerda:
    “El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga”.
    Si no tienes el hábito de practicar la penitencia, te sugiero que comiences con pequeñas cosas y continues a partir de ahí.
    Los atletas comienzan con pequeños desafíos, entrenando así su fuerza de voluntad y añadiendo cada vez un poco más de dificultad.
    Nosotros estamos llamados a ser atletas por Cristo, correr en la carrera y recibir la meritoria corona que es la gloria eterna del cielo.
    Una vida fácil, de ocio y pereza no armoniza con el seguimiento de Cristo.
    Al entrar a una celda Carmelita, hay una cruz sin el corpus. ¿Por qué? Porque la monja Carmelita está llamada a apropiarse de la cruz y vivir una vida de negación por amor a su esposo místico, el Señor Jesús.

    7.- Sé misericordioso y aprende a perdonar
    Es imposible vivir en esta vida sin lastimarse o ser herido por otros. Hay dos reacciones a ser heridos por otros: la venganza y la amargura, o el perdón y la misericordia.
    Si queremos agradar a Jesús y a María, es mejor escoger el camino duro de la misericordia y el perdón. Jesús nos incita a “Ser misericordioso como tu Padre celestial es misericordioso”.
    El poeta inglés Alexander Pope reitera el mismo tema: “Errar es de humanos, perdonar es divino”.
    Un elemento clave para el perdón es hacerlo de la manera correcta. La Palabra de Dios nos recuerda: “No se ponga el sol sobre tu enojo”.

    8.- Busca servir a los demás
    No busques ser servido; por el contrario, busca oportunidades para servir a los demás. San Pablo nos recuerda continuamente:
    “Hay más alegría en dar que en recibir”.
    La Santa Madre Teresa de Calcula, Fundadora de las Misioneras de la Caridad, nos anima a hacer lo mismo diciendo: “Dad hasta que te duela”
    Ciertamente contemplar a Jesús en la cruz y Sus heridas es el ejemplo más sublime de dar; Él lo dio todo, hasta la última gota de Su Preciosísima Sangre por amor a ti y por amor a mí.
    Debemos escoger entre una vida Cristo-céntrica de servicio, o una vida egocéntrica de auto-glorificación.

    Una vez un Pastor Protestante intervino con estas palabras: “Es teología o yo-logía”. Lee Mateo 25:31-46. En este poderoso pasaje tienes listadas las obras de misericordia Corporal.
    ¿Cuál de estas obras de misericordia corporal crees que Dios te pide que vivas ahora mismo?

    9.- Da gracias
    Uno de los sentimientos más placenteros que pueden fluir del corazón humano es el agradecimiento. El Salmista nos ordena frecuentemente:
    “Da gracias al Señor porque Él es bueno; Su misericordia perdura para siempre”.
    En la Última Cena Jesús tomó pan y dio gracias. Actualmente, la palabra griega “Eucaristía” significa “agradecimiento”. Cuánto sufrió Jesús luego de sanar a diez leprosos y sólo uno regresó a darle gracias (Lucas 17:1-9).

    El famoso escritor medieval Meister Eckhart lo pone sucintamente:
    “Si la única oración que hicieramos fuese la de agradecimiento, para Dios sería suficiente”.
    Por lo tanto, no sorprende que San Ignacio de Loyola dijera que la esencia del pecado es la ingratitud. Que Dios colme nuestros corazones con desbordante gratitud.

    10.- Aprende a caminar con María
    En las oraciones que recitamos para concluir el Santo Rosario, el Dios te Salve, decimos:
    “Dios te salve Reina, madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra…”
    En medio de nuestras luchas, aflicciones, incertidumbres e inseguridades en la vida, inmersos en tiempos de confusión moral y agitación política, sumergidos en tiempos de guerra, sufrimiento y constante derramamiento de sangre, debemos elevar nuestra mirada con gran esperanza y confianza hacia la Estrella del Mar.
    Esta bella imagen y poema escrito por el, San Bernardo, nos anima a confiar en que Nuestra Señora está ahí para nosotros, para ayudarnos en medio de las tormentas de la vida y hacer que lleguemos sanos y salvos al cielo.
    Por lo tanto, como un peregrino en su viaje hacia el cielo no caminas solo. Camina con María, habla con María, imita a María, ama a María.
    Ciertamente ella es parte de tu vida, tu dulzura y esperanza.

    Adaptación y traducción al español por María Vanegas, para PildorasdeFe.net, del artículo publicado en: Catholic Exchane, autor: Fr. Ed Broom, OMV

    María Mercedes Vanegas rostro perfil NicaraguaMaría Mercedes Vanegas, es nicaragüense viviendo en Alemania, soltera, ingeniera y -a ejemplo de San Francisco Javier- misionera en esta era tecnológica. Identificación evangelizadora: «Y es que “Ay de mí si no predico el Evangelio”, pues “muchos cristianos se dejan de hacer…, por no haber personas que se ocupen en la evangelización”»

  2. GRATITUD

    Hay personas que parecen capaces de agradecer todo aquello que la vida les pone en su camino sin aparente esfuerzo, y sin embargo otras a las que les cuesta un mundo porque todavía no han aprendido cómo hacerlo.

    Muchas de estas últimas parecen incapaces de practicar la gratitud porque casi nunca están conformes ni contentas con lo que tienen y les sucede, por no hablar de que siempre quieren más y nunca se sienten saciadas o satisfechas.

    Esta actitud de la queja y la insatisfacción permanentes me recuerda a un pequeño pasaje que dice:

    “En una ermita, ante una imagen de la Virgen, un hombre joven lloraba quejándose porque no tenía zapatos, hasta que detrás de él escuchó los lamentos de un viejo que, de rodillas, lloraba porque no tenía pies.”

    ¿Será necesario encontrar a alguien que sufra más que yo para aprender a agradecer lo que tengo?

    Sinceramente no lo creo y estoy seguro de que tú tampoco, a pesar de que en ocasiones nos haga falta verlo de esta manera para reaccionar.

    Para mí la gratitud es una actitud que nace de la humildad, por lo tanto para ser agradecido hay que ser primero humilde, cualidad de la que las personas permanentemente insatisfechas suelen carecer.

    Ser humilde implica entre otras cosas:
    •Reconocer nuestros errores y limitaciones.
    •Estar dispuesto a equivocarse y a aprender.
    •Saber pedir perdón.
    •Ayudar, respetar y valorar a los demás.
    •Dejar de presumir o alardear.
    •Ser generoso.
    •Hablar menos y escuchar más.

    Y no deberíamos confundir ser humilde con ser servil porque son dos cosas totalmente diferentes.

    Lo servil está relacionado con la servidumbre y la baja estima, con lo rastrero incluso, sin embargo la humildad no solo es perfectamente compatible con una alta estima sino que además la fomenta.

    Las personas humildes son las que mejor se valoran practicando el respeto por sí mismas, para a partir de ahí respetar y valorar a los demás.

  3. Practicar la Gratitud

    La expresión de gratitud más simple que conozco consiste en una mera sonrisa y un gracias que le haga saber a la otra persona que su presencia, su palabra, su silencio, o sus actos, son importantes, y que de alguna manera nos ayudó con lo que hizo (aunque no lo hiciera para ayudarnos).

    Se trata de demostrar respeto y de valorar lo que los demás hacen por nosotros independientemente de cual sea su motivación para hacerlo.

    Estoy seguro de que eres capaz de imaginar alguna ocasión en que has recibido de otra persona un amable gracias acompañado de una sonrisa sincera, ¿recuerdas como eso te hizo sentir?

    Deja que yo te lo diga: agradecido

    El agradecimiento sincero genera a su vez más agradecimiento, y es ahí cuando se produce lo que yo llamo ‘el billete de vuelta’, es decir, la respuesta que recibimos de los demás y que, en muchas ocasiones, comienza con un sencillo ‘de nada’ o un ‘no hay de que’, aunque mi preferida y la que más me gusta emplear es ‘(gracias) a ti’.

    Pero no solo se trata de agradecer a los demás, sino que también debemos empezar por valorarnos y agradecernos a nosotros mismos todo lo que somos y lo que hemos conseguido, mucho más allá de los errores cometidos y de todas nuestras limitaciones.

    Esto hará que podamos apreciar, valorar y vivir el presente, aceptando la vida tal como es y alejando la insatisfacción derivada de pensar en cómo creemos que debería ser.

    La gratitud además es como un músculo que a medida que lo entrenamos se hace más fuerte, y de esta manera nos permite percibir cada vez más cosas por las que sentirnos agradecidos.

    Por eso es importante ser constantes y entrenarlo con regularidad y de forma consciente. No sirve de nada decir gracias de forma automática y como mera fórmula de cortesía si no estamos presentes y lo sentimos sinceramente.

    Cantidad y calidad han de ir de la mano y cada vez que agradezcas tienes que sentirlo.

    Estos son los dos ejercicios básicos que te propongo:

    1- Trata de ser más consciente prestando atención al presente para así poder percibir todo aquello por lo que podrías sentirte agradecido.

    2- Cada vez que descubras algo, párate a sentirlo y a continuación exprésalo como mejor te parezca: háblate a ti mismo, díselo a alguien, o realiza cualquier acción que manifieste tu gratitud.

    Con el incremento de tu atención hacia el presente, y con la práctica y la repetición de estas positivas sensaciones, un nuevo mundo se abrirá ante tus ojos, porque verás las cosas desde una perspectiva diferente que te ayudará a incrementar tu nivel de bienestar y el de los demás.

    Los Beneficios de Ser Agradecido

    La gratitud es una de las actitudes más importantes que puedes adquirir, y una de las que más cambiará tu vida con diferencia.

    Alguien agradecido está mucho más cerca de lo que significa ser feliz, y de llevar una vida más plena de lo que lo está una persona crítica y malhumorada.

    La gratitud cambiará tu perspectiva de la vida.

    Las personas agradecidas ponen su foco en dar y en los demás, las personas desagradecidas se fijan más en sí mismos, y se revuelcan en autocompadecerse, en su inseguridad y en sus dudas.

    La gente agradecida es también mucho más optimista y siempre ve las circunstancias en las que se encuentran como una oportunidad para aprender lecciones y sacar algo bueno, lo cual no implica que no pase por momentos bajos, pero son los menos.

    Ten además en cuenta que, cuando practicas la gratitud, no solo tú te sientes bien, sino que contribuyes a mejorar la vida de los demás incrementando su bienestar.

    Y te darás cuenta de que cuanto más das más recibes, porque cualquier acto que realices encaminado a mejorar la vida de otra persona redundará en un beneficio para ti mismo.

    Practicar la gratitud aumenta nuestra calidad de vida y además fomenta la reciprocidad, siendo en este punto cuando el siguiente mensaje cobra sentido:

    Si no estás haciendo que la vida de alguien sea mejor, entonces estás desperdiciando tu tiempo.

    Resumiendo, estos son algunos de los beneficios que yo veo en practicar la gratitud:
    •Nos conecta con la vida.
    •Contribuye a la felicidad y al optimismo.
    •Reduce la insatisfacción.
    •Nos ayuda a adaptarnos a las circunstancias.
    •Mejora la salud mental y física.
    •Eleva la autoestima, la confianza y la seguridad.
    •Nos hace más conscientes y nos permite vivir en el presente.
    •Mejora nuestras relaciones haciéndolas más sanas.
    •Nos enfoca en lo positivo y en sus valores.

    ¿No te parecen razones suficientes como para ponerte a agradecer ya mismo?

    Y por si todavía no lo ves claro, y para complementar toda esta verborrea, te dejo con una pequeña historia que a mí me resulta especialmente reveladora.

    “A una estación de trenes llega una tarde una señora muy elegante. En la ventanilla le informan que el tren se retrasará y que tardará aproximadamente una hora en llegar a la estación.
    Un poco fastidiada, la señora va al kiosko y compra una revista, y en otra tienda compra también un paquete de galletitas y una lata de gaseosa.
    Preparada para la forzosa espera, se sienta en uno de los largos bancos del andén. Mientras hojea la revista, un joven se sienta a su lado y comienza a leer un periódico. Imprevistamente la señora ve, por el rabillo del ojo, cómo el muchacho, sin decir una palabra, estira la mano, agarra el paquete de galletitas, lo abre y después de sacar una, comienza a comérsela despreocupadamente.
    La mujer se siente indignada. No está dispuesta a ser grosera, pero tampoco a ignorarlo haciendo como que nada ha pasado; así que, con gesto ampuloso, toma el paquete y saca una galletita, la exhibe frente al joven y se la come mirándolo fijamente.
    Como única respuesta, el joven sonríe… y coge otra galletita.
    La señora gruñe un poco, toma una nueva galletita y, con ostensibles señales de fastidio, se la come sosteniendo otra vez la mirada en el muchacho.
    El diálogo de miradas y sonrisas continúa entre galleta y galleta. La señora cada vez más irritada, el muchacho cada vez más divertido.
    Finalmente, la señora se da cuenta de que en el paquete queda sólo una última galletita. ‘No podrá ser tan caradura’, piensa, y se queda como congelada mirando alternativamente al joven y a las galletitas.
    Con calma, el muchacho alarga la mano, toma la última galletita y, con mucha suavidad, la corta exactamente por la mitad. Y con una sonrisa amorosa le ofrece media a la señora.
    – ¡Gracias! – dice la mujer tomando con rudeza la media galletita.
    – De nada – contesta el joven sonriendo angelical mientras come su mitad.
    El tren llega.
    Furiosa, la señora se levanta con sus cosas y sube al tren. Al arrancar, desde el vagón ve al muchacho todavía sentado en el banco del andén y piensa: ‘Insolente’.
    Siente la boca reseca de ira. Abre la cartera para sacar la lata de gaseosa y se sorprende al encontrar, cerrado, su paquete de galletitas… !Intacto!.”

    Y ahora dime:

    ¿Tú como prefieres ser?

    Yo lo tengo claro, y por eso quiero agradecerte el que estés ahí, que dediques tu tiempo a leer lo que tengo que decirte, y que compartas con otras personas todo lo que crees que les puede ayudar.

    ¡Estoy seguro de que obtendrás tu billete de vuelta!

  4. Os Habéis planteado que hay gente que no tiene notivos por los. que dar gracias a Dios ni a nadie.Es decir un indigente por que debería dar gracias .Por estar tirado en la calle??¿que es lo que le tiene que agradecer a Dios??….Un niño que muere a lo poco de nacer ¿su madre como agradece eso?Igual siempre puedo dar las gracias a la gente pero a Dios por que??tengo que creer en Dios pero por que tengo que agradecer algo que yo no pido ,no quiero y no deseo.????

    1. sí, entiendo lo que quieres decir… Pero también hay mucha gente que le va muy bien, que tiene buena salud, que tiene de todo y puede hacer todo lo que le plazca y tampoco saben dar gracias a Dios. Me parece que se trata de algo más profundo, de una actitud ante la vida Isabel. Saludos y gracias por tus comentarios

      1. Tiene razón por que la gente que tiene usa la frase”gracias a la vida”como si la suerte le hubiera dado todos esos dones y fuera una cuestión de azar, Igual la gente tiene razón y se regí por la suerte .Y Dios no interviene para nada en el ser humano y no hay nada que agradecer a Dios?.Hoy todavía no sé lo que le tengo que agradecer y Usted??

      2. Bueno, yo le agradezco que murió por mis pecados, que me salvo, que me libro de la muerte eterna, que me hizo hijo de Dios, que me hizo heredero del Cielo, que podré compartir con El la gloria íntima de ser su hijo eternamente… Que puedo ser instrumento de su misericordia aquí en la tierra, que puedo traerle al altar cada día y hacer que otros participen de ese alimento de Vida, que le pueda conocer y tratar de un modo misterioso pero íntimo, que me consuele, que me de fuerzas, que me ayude a llevar los momentos difíciles, que ilumine mis cruces con la esperanza, que tenga salud, que me de ánimos para estudiar, para dedicarme a los demás, que me mantenga con un espíritu joven y con ganas de hacer cosas por Él y para los demás… Aquí en Venezuela me siento un privilegiado, o no lo sabía antes de llegar aquí, porque estaba acostumbrado a eso desde que nací, pero soy un auténtico privilegiado por todo lo que he disfrutado desde mi infancia hasta mi vida ya adulta y que tantos millones de personas nunca han podido disfrutar… En fin, ahora pienso en mi familia, mis padres, mis hermanos, mis compañeros de carrera, los amigos, la gente que quiero y que se que me tiene cariño, etc… Sí, debería ser más agradecido con Papá Dios… Valga este pequeño comentario como una oración de agradecimiento a Él: gracias Papá!!

  5. Como sugerencia al blog
    1entradas que concuerdan con el tiempo que estamos. O más
    actuales.
    2 Que Usted participe e interactue más con los comentaristDani no tarde tanto en colgar los.comentarios, no sólo dando la gracias si no dando opinión .
    Se le echa de menos ,y se va mucho tiempo
    3 comentarios más cortos. Aunque se escriban dos o tres .En ordenador igual se ven cortos pero en el móvil Son denasiado largos
    4 decir opiniones más propias .de como se ve la vida.
    5 Espero que nadie se moleste sólo es una sugerencia

  6. D. Rafael me han emocionado sus palabras que le salían del alma. Doy gracias a Dios por haberle “conocido” y ayudarme tanto en mi vida espiritual. Sí, estoy llorando como una niña chica porque Dios le ha puesto en mi camino. Saludos y gracias por todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s