Cuando falta la cortesía, el respeto y el buen trato, es importante «subir el tono».

La falta de elegancia. El diapasón.  Un filósofo inglés del siglo XVII describe así la elegancia: «es la gracia, la conveniencia en la mirada, en la voz, en las palabras, en los movimientos, en los gestos, en toda la actitud que hace que se triunfe en el mundo y que da tranquilidad, al mismo tiempo […]

Leer más Cuando falta la cortesía, el respeto y el buen trato, es importante «subir el tono».