Negarse a perdonar es un acto malo y puede tener graves consecuencias

Conductas opuestas

Se opone a la benevolencia la negativa a conceder el perdón solicitado. Negarse a perdonar es un acto malo con graves consecuencias; especialmente para el que no perdona y, ciertamente, penoso para el que no es perdonado. La barrera que separa al ofendido del ofensor solo puede derribarse a través de la concordia entre ambos, y en este acto –por parte del ofendido– son necesarias la misericordia, la humildad, la benevolencia y, sobre todo, la caridad y la generosidad.

La reconciliación es imposible si el ofendido cultiva dentro de sí el odio, el rencor y el propósito de venganza. Estas actitudes, que pueden tener consecuencias trágicas, transforman la vida de las personas, porque esta clase de sentimientos tan intensos tienen un gran poder sobre la libertad de la persona que los padece y no los controla: son sentimientos que invaden y esclavizan. El impulso a la venganza no obedece a la razón; es decir, no procede de la reflexión, sino del orgullo.

Estos sentimientos solo pueden rechazarse con humildad, benevolencia y misericordia: virtudes que se alcanzan con la razón práctica junto con la voluntad.

Cuando se descubre el valor de la misericordia, se comprende la necesidad de la clemencia y se rechaza el propio orgullo, es más fácil ejercer benevolencia y perdonar. [F. F. Carvajal en Pasó haciendo el bien]

Anuncios

7 comentarios en “Negarse a perdonar es un acto malo y puede tener graves consecuencias

  1. El perdón tiene como objetivo final la reconciliación, pero eso no quiere decir que la definición de ‘perdonar’ debe colapsar exclusivamente en lo que es la reconciliación. Tampoco se puede defender bíblicamente que está prohibido perdonar, al menos en algún sentido, si el arrepentimiento no ha sucedido. Una palabra frecuente que se usa en el griego para ‘perdonar’ es apheimi, que significa liberación, como en la liberación del pago de una deuda. Podemos y debemos hacerlo personalmente, no importa la respuesta del infractor, reconociendo que la máxima autoridad para juzgar pertenece al Señor Jesucristo.

    Jesús pone un enorme énfasis en el perdón horizontal (de persona a persona). En “La Institución de la Religión Cristiana”, explica el perdón que ofrecemos a los que pecan contra nosotros en relación a la reconciliación del evangelio.

    “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores” [Mateo 6:12]: es decir, como nosotros excusamos y perdonamos a todos los que de alguna manera nos han herido, ya sea por tratarnos injustamente con hechos o al insultarnos con palabras. No es que sea nuestro el perdonar la culpa de la transgresión o delito, porque esto pertenece solo a Dios (Isa 43:25). Más bien nuestro perdón consiste en: la disposición de sacar de nuestra mente, el odio, el rencor y el deseo de venganza, y de buena gana desterrar al olvido el recuerdo de la injusticia” (Vol. 1, 912).

    Argumentar que el perdón solo puede tener lugar cuando hay arrepentimiento es lógicamente inconsistente con el mandamiento de vencer con el bien el mal, de bendecir, y de amar a nuestros enemigos. Además, no va de acuerdo con la paciencia de Dios, que en Su gracia pasó por alto nuestro pecado, lo que nos dio oportunidad para el arrepentimiento: “¿O tienes en poco las riquezas de su bondad, tolerancia y paciencia, ignorando que la bondad de Dios te guía al arrepentimiento?” (Rom 2:4). El creyente debe elegir personalmente perdonar a aquellos que pecan contra ellos, porque todos somos pecadores y lo que debemos anhelar para el infractor es el arrepentimiento y el perdón del evangelio, no la venganza personal. A menudo, la voluntad de hacerlo por amor del evangelio allana el camino para el arrepentimiento genuino.

  2. Estupenda entrada.
    Me parece evidente que como Cristianos hemos de perdonar cualquier tipo de mal que se produzca sobre nosotros. No obstante, muchas veces pienso en cómo se lleva a cabo ese acto de perdón. ¿Basta perdonar desde el corazón y la oración? ¿O hay que mostrar el perdón al otro? Cuando de parte del otro hay arrepentimiento, por supuesto que hemos de ser explícitos en la concesión del perdón, pues Dios nos lo ofrece a nosotros en el Sacramento de la Recociliación. Pero cuando no hay arrepentimiento en la parte que ofende, ofrecer un perdón explícito puede resultar un acto de soberbia y, en consecuencia, una nueva ofensa.
    En fin, como siempre, que Dios nos dé luz y capacidad de discernimiento, además de humildad para soportar las ofensas que caigan sobre nosotros, y que ni la ira, ni el resentimiento gobiernen nuestra conducta.
    Buena semana a todos!

  3. El perdón es una palabra bonita.Auge se usa para pequeñas meteduras de pata.Es fácil perdonar siete pisan un callo del pie pero cuando duele de verdad no es tan fácil. Díselo a una Madre que hayan matado a su hijo.Un perdón no puede tener consecuencias por parte de quien perdona,.Dios perdona pero luego viene el juicio final y te condena por lo que te ha perdonado. Asique tampoco perdona.

      1. Según. La iglesia ,perdona en la confesión con sú pemitencia (que es como el castigo)al niño que hace algo mal,Pero no perdona ,cuando luego según la iglesia nos juzga. En el juicio final y nos condena ,de nada vale él perdón que haya dado te somete a un juicio…Sodoma y Gomorra se la cargo, Adán y Eva los castigó ,las siete plagas de Egipto ,no hubo perdón ,. .etc

      2. Cuando el penitente arrepentido escucha las palabras de la absolución, sabe que ese pecado ya ha desaparecido, no existe ya más, porque cuando Dios perdona, perdona de verdad. En el juicio particular, ese pecado perdonado ya no existe.
        Te pongo un ejemplo. Si el pecado es el clavo y la mesa es el alma, cuando se comete el pecado [clavo], es como si se clavara en el alma [la mesa]; por la confesión se saca el clavo de la mesa [y se olvida definitivamente], pero la huella del clavo en la mesa aún permanece hasta que sea restaurada del todo, ya sea con la penitencia aquí en la tierra, o después en el purgatorio. No se si me explico. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s