Dios no es neutral, está claramente de nuestra parte, nos mira con buenos ojos

«Su misericordia no es una idea abstracta, sino una realidad con la cual Él revela su amor, que es como el de un padre o una madre que se conmueven en lo más profundo de sus entrañas por el propio hijo. Vale decir que se trata realmente de un amor “visceral”. Proviene desde lo más íntimo como un sentimiento profundo, natural, hecho de ternura y compasión, de indulgencia y de perdón». Francisco, Bula Misericordiae vultus, n. 6

Desde la creación del mundo y del hombre, ya ofreció Dios el primer testimonio de su amor y de su sabiduría, y en el envío de su Hijo a este mundo Dios manifestó su benevolencia a toda la humanidad.

Ser benevolentes con otras personas significa ponerse de su parte, ver lo mejor que tienen los demás. Dios manifiesta su benevolencia en su relación con los hombres, por su misericordia.

«Quiso Dios, con su bondad y sabiduría, revelarse a sí mismo –no solo algo de sí, sino a sí mismo– y manifestar el misterio de su voluntad: por Cristo, la Palabra hecha carne, y con el Espíritu Santo, pueden los hombres llegar hasta el Padre». La benevolencia de Dios con los hombres se manifiesta de modo infinito en la encarnación de su Hijo: «Él ha entrado en el mundo, haciéndose hombre como nosotros, para llevar a plenitud su plan de amor».

El Señor –sin duda– sorprendió a Pedro con la respuesta a esta pregunta: ¿cuántas veces he de perdonar a mi hermano si peca contra mí?La respuesta ya la conocemos: no digo yo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Si el significado de benevolencia presenta dudas en ocasiones, las palabras de Jesús borran las confusiones posibles.

Cuando nosotros ejercemos un poco de misericordia y benevolencia –a pesar de la diferencia infinita–, nos hacemos también más semejantes a Dios, aunque sea un poco.

Por eso acudimos a Él en primer lugar; como dice san Agustín, Dios no es neutral, está claramente de nuestra parte, nos mira con buenos ojos. [F.F. Carvajal en Pasó haciendo el bien]

Anuncios

4 comentarios en “Dios no es neutral, está claramente de nuestra parte, nos mira con buenos ojos

  1. Francisco, expresó que “la sabiduría divina libera del mal y de la opresión a los que se ponen al servicio del Señor. De hecho Dios no es neutral, está de parte de las personas más frágiles, discriminadas y oprimidas que se abandonan confiadas a Él”.

    La Iglesia es un Pueblo que sirve a Dios y que vive de la libertad donada por Dios. El servicio a Dios se realiza en la oración, la adoración, el anuncio del evangelio y testimonio de la caridad. Y el icono de la Iglesia es el de la Virgen María que después del anuncio del ángel parte con prisa a servir a su prima anciana. El Papa dijo que de esto la Iglesia aprende a ser cada día sierva de Dios asistiendo rápidamente a los que tienen necesidad.

    “Todos estamos llamados a vivir el servicio de la caridad en la realidad ordinaria, la caridad de todos los días. El testimonio de la caridad es la vía maestra de la evangelización” expresó.

    El Obispo de Roma animó a todos a perseverar en este camino, sirviendo a Dios en el servicio a los hermanos y difundiendo por todas partes la cultura de la solidaridad. Tenemos tanta necesidad de esto frente a tantas necesidades materiales y espirituales, sobre todo frente a la plaga de la desocupación que necesita tanto esfuerzo y coraje de parte de todos.

    Es necesario poner la dignidad de la persona humana al centro de toda prospectiva y de toda acción. Los otros intereses –aunque sean legítimos- son secundarios afirmó el Papa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s