4 comentarios en “El amor al dinero

  1. Magnífica su exposición D. Rafael y muy completa, yo me voy a basar en lo que dice la Biblia como respuesta.

    LO QUE DICE LA GENTE:
    El dinero es la raíz de todos los males.

    LO QUE DICE LA BIBLIA:
    El dinero no es lo que causa los males; lo que los causa es “el amor al dinero”. El rey Salomón de la Biblia, un hombre riquísimo, mencionó tres problemas que les sobrevienen a los amantes del dinero. Inquietudes: “La abundancia que pertenece al rico no le permite dormir” (Eclesiastés 5:12). Insatisfacción: El que ama “la plata [nunca] estará satisfecho con plata”, ni el que ama “la riqueza[,] con los ingresos” que pueda obtener (Eclesiastés 5:10). La tentación de violar la ley: “El que se apresura a ganar riquezas no permanecerá inocente” (Proverbios 28:20).

    ¿Para qué sirve el dinero?
    “El dinero es para una protección.” (Eclesiastés 7:12)

    LO QUE DICE LA GENTE:
    El dinero da seguridad y felicidad.

    LO QUE DICE LA BIBLIA:
    El dinero es muy engañoso (Marcos 4:19). Tiene el poder de hacerle creer a la gente que puede comprar la felicidad y la seguridad, pero eso no es más que un mito. Aun así, “resuelve muchos problemas” (Eclesiastés 10:19, La Palabra de Dios para Todos). Por ejemplo, el dinero sirve para comprar cosas básicas como comida y medicamentos (2 Tesalonicenses 3:12).
    También sirve para cuidar a la familia. De hecho, la Biblia dice: “Si alguno no provee para los que son suyos, y especialmente para los que son miembros de su casa, ha repudiado la fe y es peor que una persona sin fe” (1 Timoteo 5:8).

    ¿Qué puede ayudarnos a usar sabiamente el dinero?
    “Calcula los gastos.” (Lucas 14:28)

    LO QUE DICE LA BIBLIA:
    El dinero debe usarse de una manera que agrade a Dios (Lucas 16:9). Se debe emplear con responsabilidad y honradez (Hebreos 13:18). Para evitar los problemas que surgen de vivir por encima de los medios de uno, la Biblia aconseja: “Que su modo de vivir esté exento del amor al dinero” (Hebreos 13:5).

    La Biblia no condena las deudas, pero sí advierte que “el que toma prestado es siervo del hombre que hace el préstamo” (Proverbios 22:7). Evitar los gastos impulsivos es sabio, pues “todo el que es apresurado se encamina de seguro a la carencia”, sí, a la pobreza (Proverbios 21:5). Lo mejor es separar algo de dinero según las posibilidades de uno y ahorrarlo para las cosas importantes (1 Corintios 16:2).

    La Biblia nos aconseja que nos acostumbremos a dar (Lucas 6:38). Todo el que desea agradar a Dios debe ser generoso porque Dios ama al que da con alegría (2 Corintios 9:7). De modo que no olvidemos “hacer [el] bien y el compartir cosas con otros, porque dichos sacrificios le son de mucho agrado a Dios” (Hebreos 13:16).

  2. el dinero. La codicia hará sin duda que un hombre desee el dinero, para
    tener una casa mejor, mejores vacaciones, mejores cosas que comer y beber. Pero
    sólo hasta cierto punto. ¿Qué es lo que hace que un hombre que gane 10.000 libras al
    año ansíe ganar 20.000 libras? No es la ambición de mayor placer. 10.000 libras le
    darán todos los lujos que un hombre puede realmente disfrutar. Es el orgullo… el
    deseo de ser más rico que algún otro hombre rico, y (aún más) el deseo de poder.
    Puesto que, naturalmente, el poder es lo que el orgullo disfruta realmente: no hay
    nada que haga que un hombre se sienta superior a los demás como ser capaz de
    manipularlos como soldados de juguete. ¿Qué hace que una muchacha bonita reparta
    miseria allí donde vaya coleccionando admiradores? Ciertamente no su instinto
    sexual: esa clase de muchacha suele ser sexualmente frígida. Es el orgullo. ¿Qué es lo
    que hace que un líder político o una nación entera sigan pidiendo más y más,
    exigiendo más y más? Otra vez el orgullo. El orgullo es competitivo por su naturaleza
    misma: por eso cada ‘ vez demanda más y más poder. Si yo soy orgulloso, mientras
    haya otro hombre en el mundo que sea más poderoso, más rico o más inteligente que
    yo, ese hombre será mi rival y mi enemigo.
    Los cristianos tienen razón: es el orgullo el mayor causante de la desgracia en
    todos los países y en todas las familias desde el principio del mundo. Otros vicios
    pueden a veces acercar a las personas: es posible encontrar camaradería y buen
    talante entre borrachos o entre personas que no son castas. Pero el orgullo siempre
    significa la enemistad: es la enemistad. Y no sólo la enemistad entre hombre y
    hombre, sino también la enemistad entre el hombre y Dios.
    En Dios nos encontramos con algo que es en todos los aspectos
    inconmesurablemente superior a nosotros. A menos que reconozcamos esto —y, por
    lo tanto, que nos reconozcamos como nada en comparación— no conocemos a Dios
    en absoluto. Un hombre orgulloso siempre desprecia todo lo que considera por debajo
    de él, y, naturalmente, mientras se desprecia lo que se considera por debajo de uno,
    no es posible apreciar lo que es superior..

    C S lewis. .En el libro” Mero Cristiamisno”

  3. Ya estoy en mi nuevo destino, ayer hubo alguna que otra lágrima. Hoy me estoy metiendo de lleno y la gente es estupenda. He echado en falta el escrito de D. Rafael. Espero que el ordenador funcione como hasta ahora y no sea que yo no lo haya recibido por alguna causa fuera de lo normal.
    Saludos.

    1. Saludos Rosa .Me alegró que estés a tope en tú nuevo centro…Hoy todavía no ha habido escrito o entrada de D RAfael no es un problema del ordenador….Que por cierto le echo mucho de menos en él blog.Se me está haciendo larguísimo este mes ,creo que tiene más días de lo mornal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s