La libertad cotidiana

sunset-over-a-beach-wallpaper-53a1a702717fcCada jornada abre ante nosotros el abanico de los deberes y compromisos, de los trabajos, de las conversaciones, del hacer y deshacer. Las horas del día presentan múltiples opciones y solicitan decisiones. Este es el campo habitual en el que podemos ser libres o permanecer coaccionados interiormente por tendencias que no son rectas: la inclinación a la vanidad y al egoísmo, el peso de la pereza, la atracción por lo placentero… No somos libres cuando cedemos a estas presiones. Ser esclavo de uno mismo es una desgracia.

Las horas de una jornada cualquiera presentan continuamente disyuntivas y conviene elegir bien: llegar o no llegar puntuales al trabajo, salir del metro a empujones o respetar a quienes tenemos delante, saludar o no saludar a los conserjes, empezar a trabajar enseguida o estar de cháchara durante tres cuartos de hora con los compañeros del despacho, permanecer atentos a los asuntos para resolverlos bien o interrumpir continuamente la tarea para revolotear en internet. Y al volver a casa aparecen otras alternativas: atender las tareas escolares de los pequeños o ver la televisión, preparar la cena con la mujer o sentarse a leer, hacer una llamada a un amigo enfermo o no llamarle…

La realidad reclama constantemente el ejercicio de esta libertad precisa y concreta; a la vez, surge también ante nosotros una llamada a la generosidad: nuestra voz interior nos sugiere elegir lo bueno. Y somos conscientes de nuestro poder.

Es en estos dilemas donde la aventura de la libertad se hace real: sencillez o vanidad, esfuerzo o pereza, egoísmo o servicio, sonrisa o desprecio, ayuda o zancadilla, amabilidad o indiferencia, verdad o mentira…

Todo me es lícito, mas no todo me conviene. Todo me es lícito, mas no me dejaré dominar por nada[.

Habéis sido llamados a la libertad; solo que no toméis de esa libertad pretexto para la carne; antes al contrario, servíos por amor los unos a los otros.

Anuncios

4 comentarios en “La libertad cotidiana

  1. 1. Jesús vino a este mundo como siervo. “Porque el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” (Marcos 10:45).
    2. Jesús no vino para que le sirvieran, sino a servirnos; ¡y nos sirvió muy bien al tomar nuestro lugar en la cruz y recibir la ira de Dios por el pecado!
    3. El apóstol Pablo señala que:
    a. “…Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros…” (Ef. 5:2)
    b. Cristo, porque nos amó, desvió hacia él todo el peso de la ira de Dios por el pecado.
    c. Todos nosotros merecíamos ese castigo, pero Cristo lo sufrió, “…el justo por los injustos, para llevarnos a Dios…”(1 Ped. 3:18).
    d. Él llevó nuestras culpas “…en su cuerpo sobre el madero…” (1 Ped. 2:24).
    4. Este es el sentido de la exhortación del apóstol Pablo de: “servios por amor los unos a los otros “

    I. Que significa ser un siervo de Dios

    1. La palabra siervo se traduce del griego doulos, que significa esclavo o siervo.
    2. En Romanos 1:1 leemos, “Pablo, siervo de Jesucristo… apartado para el evangelio de Dios.” Pablo entendía su rol como discípulo de Cristo. El se gloriaba de su titulo de siervo o esclavo de Jesús. Sabia que pertenecía a Cristo, y así como los esclavos de los romanos no tenían ningún privilegio, Pablo se veía como un hombre sin derechos ni privilegios; un hombre completamente subyugado a su Señor, apartado para un solo propósito: el evangelio de Dios.

    Cristo nuestro ejemplo

    1. Jesús también tomo titulo de “siervo”. Isaías 52:13 al 53:12 nos muestra a Cristo como el siervo sufrido.
    2. En el Nuevo Testamento vemos a Cristo cumpliendo con Su rol de siervo de Dios. Amo a todos, caminó en sabiduría, vivió para complacer a Su Padre, hizo bien en todas las oportunidades presentadas, y fue obediente hasta la muerte, (Fil. 2:8). cumpliendo con Su misión de Redentor.
    3. Jesús nos dejó ejemplo de servicio para que le imitemos (Juan 13:13-17); vivir como siervos de Dios debe ser nuestra meta.
    4. Después del pasaje en Isaías 53, la palabra “siervo” nunca se vuelve a usar de forma singular. De ahí en adelante, Isaías habla de las bendiciones de los que siguen al Siervo fiel, llamándolos “siervos de Jehová” (Isaías 54:17); “Sus siervos” (66:14); y “mis siervos; mis escogidos” (65:8,9).
    5. ¿Nos vemos nosotros como siervos de Dios? ¡Recuerde! Dejamos de ser siervos del pecado para llegar a ser siervos de Cristo (Rom. 6:12-18)
    6. ¿Has renunciado a todos tus derechos, sometiéndote al control de Cristo? Debemos servir en vez de ser servidos, imitando la actitud de Cristo. Encárgate de agradar a Dios en todo; buscando servir en toda oportunidad. El cristiano sirve, pues con el propósito de salvar almas y para confirmarlas en la fe (edificarlas). Sirve siempre con el propósito firme de salvarse a si mismo y a los que le oyen (1 Tim. 4:16).

    Sugerencias prácticas:

    1. ¿Qué puedo hacer? Varios textos explican cómo debemos servirnos los unos a los otros:
    a. Amonestar (Rom. 15:14).
    b. Restaurar (Gál. 6:1).
    c. Amonestar, alentar, sostener (1 Tes. 5:11-14)
    d. Exhortar (Hebreos 3:12,13)
    2. Cuando veas un hermano en necesidad ofrece ayudar, seamos hospitalarios (Rom.12:13; Stg. 2:14-26).
    3. Ten el mismo enfoque de Cristo. El vino a servir, no a ser servido (Mar. 10:45).
    4. Utiliza cada oportunidad para hacer el bien. Pregúntate, “¿Qué puedo hacer para complacer al Señor?” Fijémonos en la familia de Estéfanas (1 Cor. 16:15,16).
    5. Un amor activo es conocido solamente por sus acciones. Recuerde:
    a. Dios nos amó y dio a su hijo (Jn 3:16).
    b. Cristo nos amó y se dio a si mismo por nosotros (Ef. 5:2)

    Conclusión:
    1. El servirle a alguien es un privilegio, no un deber.
    2. Aprende a servir sin que te lo pidan “Todo lo que hagáis hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís” (Col. 3:23-24).

  2. Hace tiempo leí este texto ,no se de que autor es .Pero se me ha quedado gravado :”En un pueblo pequeño ,haciendo cosas pequeñas ,con gente pequeña. Se puede cambiar él mundo”….Muchas veces ,ese estar en lo que se hace ,y como se hace ,.es la vuelta más pequeña que hace girar el mundo. Es la llave de evitar males mayores. Si le.das importancia al tiempo de los demás ,aprovecharemos más el muestro..
    “Carpe Diem”(Horacio ).”.Aprovecha cada día ,no te fíes del mañana”.O toma el día exprinelo sácale jugo.Buen día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s