Las grandes elecciones (3)

8 comentarios sobre “Las grandes elecciones (3)

  1. __ AVISO A NAVEGANTES__

    EN ESOS COMPROMISOS DE ENTREGA, QUE TIENEN SU FUNDAMENTO EN EL AMOR, ES PRECISAMENTE DONDE SE REALIZA EL HOMBRE Y FORJA SU PLENITUD……..

    MAÑANA DÍA 26 HACE 26 AÑOS QUE D. RAFAEL SE ORDENÓ SACERDOTE DE LA PRELATURA. UNÁMONOS TODOS PARA DAR GRACIAS A DIOS Y PEDIRLE SU FIDELIDAD QUE NO ES MAS QUE SU FELICIDAD.

    GRACIAS D. RAFAEL.

    Me gusta

  2. Para Alejandra Vallejo-Nájera, quien ha publicado una treintena de libros sobre psicología, “la felicidad es un estado de bienestar donde la persona entiende que han confluido sus aspiraciones y sus oportunidades y en el que se siente segura, su salud y su físico no están amenazados, se siente amado y con capacidad para amar y su valía personal se puede desarrollar”.

    Vallejo-Nájera explica que “cuando estos tres parámetros están bien asentados entonces podemos decir que la persona está feliz”. Y en este punto hace un inciso: “El verbo estar va a ser aquí fundamental porque eso implica que la persona tenga que hacer cosas, que tenga que hacer algo para conseguir ese estado y eso va a exigirle cambiar lo que no funciona con lo que se convierte en agente y protagonista de sus propias actitudes con independencia de las circunstancias externas”.

    La felicidad, explica esta psicóloga, “es algo que depende la propia persona”. Cuenta que hay un 10% de la vida que viene dado y que no podemos cambiar, como por ejemplo el hecho de haber nacido en una determinada familia o un país en guerra, “pero sí que es posible cambiar el 90% restante y tú puedes dirigirlo e incluso provocarlo”.

    “La felicidad es una cuestión de elección personal”, sostiene Vallejo-Nájera, quien está convencida de que “bien mirado es muy poco lo que el ser humano necesita para ser feliz”. La dificultad, explica, radica en que “siempre estamos en la búsqueda de aquello que nos falta y, ¿cómo sabemos lo que nos falta?, porque lo vemos en otros seres humanos, de forma que la comparación con otros es lo que va a mermar nuestra satisfacción con lo que tenemos, con lo que somos, con lo que hacemos”.

    Las emociones negativas también influyen en esa dificultad de hallar la felicidad pues triplican en número y en fuerza a las emociones positivas, explica Vallejo-Nájera. “El miedo, la tristeza y la rabia compiten con la pobre y solitaria alegría, de ahí que la capacidad para ser feliz sea una cuestión de adiestramiento del pensamiento de la actitud, porque es una elección, de modo que hay que elegir apoyar la emoción que está en desventaja para fortalecerla”, demanda.

    “La estrategia que garantiza la felicidad es ir de menos a más”
    Manel Baucells, co autor de ‘La fórmula de la felicidad’
    Aunque de entrada haya factores genéticos que predisponen más hacia la positividad o hacia la negatividad, hay “maneras concretas para entrenar” el ser más positivo, subraya Vallejo-Nájera. La receta, que “no es nueva”, sería estar en el presente absoluto. “Con lo único que puedes interactuar es con lo que pasa ahora mismo, el tomar conciencia de que cada minuto que pasa es no va a volver a pasar me hace ser responsable y me empuja a conseguir que este minuto sea mejor que el anterior y que prepare un siguiente minuto aún mejor”.

    “Cuando hay una pugna entre lo que deseo y la realidad, siempre va a ganar la realidad. Así que la clave del éxito está en observar y, con un cierto desapego emocional, hacer que esta realidad no me dé miedo, no me dé tristeza, no me dé rabia. Hay que entrenarse y la clave está en educar el pensamiento y el sistema emocional”, defiende esta psicóloga.

    Como sistema de entrenamiento para estar en el presente Vallejo-Nájera propone la meditación que te ayuda a “estar atento, concentrado y lúcido y porque es una medicina que anula los efectos tóxicos del estrés”. “La meditación ‘mindfulness’, que es mente llena, mente plena, es una actitud ante la vida que te da flexibilidad y fuerza y a mí me parece la vía”, explica esta psicóloga, quien es formadora en este tipo de meditación y quien la enseña a empresarios, bomberos, actores, entre otros colectivos, y con “con cualquier tipo de persona que ve que en su vida se ha producido una merma”.

    Estos expertos señalan también la importancia que tiene el sentido de la trascendencia para alcanzar la felicidad. “Aceptar y asumir que hay algo más grande que tú, el sentir que lo que haces es para algo y para alguien está muy bien”, señala Vallejo-Nájera, mientras que Javier Urra está convencido de que al morir la pregunta que nos hacemos “no es si hemos sido felices o no, sino si ha merecido la pena, si en este intervalo yo he aportado algo”.

    Eso sí, quien desee alcanzar la dicha eterna lo tiene difícil. Parece ser que la felicidad no es algo permanente, “entre otras cosas porque la felicidad se construye en relación con lo que tienes con aquello que te rodea y lo que te rodea va cambiando”, explica Carlos Chaguaceda.

    “La felicidad no es un estado permanente, de nirvana o de trance” (Carlos Chaguaceda, director del Instituto Coca-Cola de la Felicidad )
    Javier Urra afirma que es posible alcanzar la dicha, pero advierte de que “a la vida no se le puede exigir más de lo que puede dar”. “A veces la gente se frustra porque pide una felicidad continua y eso no es posible, porque la vida tiene momentos de altos grados de felicidad, pero también de aburrimiento, de tristeza y momentos desgarradores”, afirma Urra, para quien “hay gente que a veces se despista y confunde el placer con la felicidad”. “Si quieres que todo sea placentero, gozoso, eso no es la vida”, resume Urra.

    Para Vallejo-Nájera “uno de los errores” que se dan es pensar que “la felicidad es un estado de juerga, de jolgorio, de algarabía constante”. “Puede haber unos minutos en los que la persona se sienta así, pero es un estado de paz, de armonía, de sosiego, donde las oportunidades y las capacidades confluyen”, detalla.

    Los más pesimistas no deben caer en el desasosiego porque se puede aprender a ser feliz. Esta experta cree que otro gran enemigo de la felicidad es el miedo y, educando la mente, es posible suprimirlo, vivir en el presente y tomar conciencia de que ni el pasado ni el futuro existe. De este modo, “uno aprende a estar a gusto con lo que hace”.

    (Entrevista de El Mundo)

    Me gusta

  3. Hace muchos años ,mi hermano estuvo muy enfermo ,los.médicos le dijeron a.mis padres que tenían que decidir.entre una posibilidad de vivir, o no hacer nada y dejarle morir.Decidieron que.adelante que una.oportunidad.era.mejor que ninguna.Lo.operaron. a corazón abierto y le pusieron dos válvulas Después de dos.meses.en el.hospital.y con su.tratamiento lleva.una.vida.normal casado con sus hijos.y su trabajo.Una.decisión salvo su vida,y.trajo al mundo alguna más…Decisiones
    importantes como esas.hay muy pocas las demás son en cosas pequeñas.o del día,día.Es de.valientes arriesgar.,ninguna decisión es.fácil por que.no.se.pueden controlar los.resultados.Cada día.que nos levantamos decidimos ..y en cada.elección dejamos un poquito de.lo.que.somos..Está frase que me dijo un amigo me.encanta.”la vida no es mi buena,mí mala,es como.tú. quieras.hacerla”…..DRAfael gracias (,aclaración recibida)felicidades de antemano

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s