La amistad con el Ángel Custodio

fra-angelico-la-anunciacionTendemos a considerar como real solamente lo que perciben los sentidos, pero son muchas las realidades del mundo físico que no llegamos a percibir: otros colores, sonidos, sin embargo, están presentes en el mundo.

Existe también un mundo de naturaleza espiritual que tampoco podemos conocer materialmente. El mundo físico y material es solo una parte pequeña de la vida real.

Entre estas realidades se encuentran los ángeles, las criaturas más perfectas de la Creación. Ellos poseen facultades superiores a las nuestras y contemplan cara a cara a Dios. Son embajadores, mensajeros y amigos de los hombres; ellos aconsejan, exhortan, interceden, preservan de un peligro. ¡Cuántas ayudas! ¡Cuántas sorpresas!

El libro del Éxodo recoge unas palabras del Señor a Moisés, que pueden ser dirigidas a cada uno de los hijos, nosotros: Yo –dice el Señor– mandaré un Ángel ante ti para que te defienda en el camino y te haga llegar al lugar que te he dispuesto.

El profeta Eliseo dijo a su sirviente, que estaba asustado al ver a los enemigos alrededor: nada temas, que quienes están con nosotros son más que los que están con ellos. De formas y modos muy diferentes, los santos ángeles intervienen todos los días en nuestra vida corriente. A sus ángeles ha dado orden para que te guarden en tus caminos. Te llevarán en sus manos para que no tropiece tu pie en piedra alguna. Nos sostienen como un preciado tesoro que Dios les ha encomendado. Son como hermanos mayores. Les debemos amistad y veneración. Aunque su presencia sea de ordinario menos sensible que la de un amigo de la tierra, su eficacia es mayor. Sus consejos y sugerencias penetran más profundamente que la voz humana. Su capacidad para oírnos y comprendernos es superior a la del amigo más fiel; llega más hondo en nuestras intenciones, deseos y peticiones. El Ángel puede llegar a nuestra imaginación directamente sin palabra alguna, suscita imágenes, recuerdos, impresiones, que facilitan el camino.

Como a Elías, nos habla no pocas veces en la intimidad de nuestro corazón: levántate y come porque te queda todavía mucho camino. Él, además, une su oración a la nuestra y la presenta a Dios.

Es necesario, sin embargo, que le hablemos, porque no puede penetrar en nuestro entendimiento como lo hace Dios. Y entonces, él podrá deducir de nuestro interior más de lo que nosotros mismos somos capaces. «No podemos tener la pretensión de que los ángeles nos obedezcan… Pero tenemos la absoluta seguridad de que los Santos Ángeles nos oyen siempre». Y de ninguna manera quedan indiferentes. Nadie nos conoce como él; es un buen amigo, la mejor ayuda. Su poder es inmenso.

Nos acompañará hasta el final del camino. «Desde su comienzo hasta la muerte, la vida humana está rodeada de su custodia y de su intercesión eficaz. Todos tenemos a nuestro lado un ángel protector y pastor, un guía. Desde esta tierra, el cristiano participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios». (F. F. Carvajal en Pasó haciendo el bien)

Anuncios

13 comentarios en “La amistad con el Ángel Custodio

      1. Tu no crees que existen, yo si creo que existen, ella cree que existen, nosotros creemos, vosotros no creeis, ellos creen, jeje es broma… La realidad es independiente de lo que tu o yo creamos, Isabel. Pero te das cuenta: todos jugamos el mismo juego, creer jeje… Que tengas buen día

    1. -Los cuentos de hadas ya no se fabrican, ja, ja, ja….Te comento lo que he encontrado en la Biblia. Un abrazo.

      Los ángeles aparecen en la Biblia desde el principio hasta el fin, desde el Libro del Génesis hasta el Libro de Apocalipsis.

      Las Sagradas Escrituras nombran a estos seres esprituales, enviados por Dios con una misión. Podemos apreciar un poco de su poder en algunos de los Libros de la Biblia: en el Salmo 91,11, Mateo 18,10 y Hechos 12,5 indican que los humanos tienen Ángeles de la guarda, Ángeles protectores

      Un ángel del Señor se apareció a San José tres veces en un sueño para hacer de María su esposa, y para salvaguardar a su familia, llevando a la Sagrada Familia a través de Egipto, y luego volviendo a Nazaret (Mateo 1,18-2,23).

      Los Ángeles anuncian el nacimiento del Niño Jesús a los pastores (Lucas 2,14), ministran a Cristo después de su tentación en el desierto (Mateo 4,11), consuelan a Jesús en su agonía en el monte de los olivos (Lucas 22,43), y proclaman su resurrección de entre los muertos (Juan 20,12).

      Jesucristo afirmó que los Ángeles de los niños están mirando continuamente el rostro del Padre (Mateo 18,10) Esta cita bíblica en especia, ha sido citada tradicionalmente como evidencia bíblica de los Ángeles de la guarda.

      Los ángeles vendrán con Cristo en el Día del Juicio (Mateo 24,31), y los ángeles separarán a los pecadores de los justos en los tiempos finales (Mateo 13,49).

      Cristo también dijo que aquellos que obedecieron su Palabra y se mantuvieron firmes en la fe, después de muertos, serán iguales a los ángeles (Lucas 20,34).

      Dios envió un Ángel para liberar al Apóstol Pedro después de haber sido encarcelado por el rey Herodes (Hechos 12,7-11)

      ¿Qué otra evidencia más puedo decirte sobre la existencia de estos protectores de Dios?

      .

      1. Vale te compro eso… La biblia es pasado y que pasara antes no quiere decir que a hora existan ??.O que vengan futuro….Igual que clavar a Jesús en la cruz es una manera de hablar.Y yo no puedo volver a clavar a.nadie a un madero……. igual son los.ángeles. Es absurdo Dios no necesita ponerme un ángel que me cuide .Siendo él todopoderoso..

  1. La vida y la enseñanza de Jesús está poblada de la presencia ministerial de los ángeles. Gabriel comunica a María que va a ser Madre del Salvador. Un ángel ilumina y serena el alma de José; también hay ángeles que anuncian el Nacimiento de Jesús a los pastores de Belén. La huida a Egipto, las tentaciones del Señor en el desierto, los sufrimientos de Getsemaní, la Resurrección y la Ascensión son presenciadas igualmente por estos servidores de Dios, que, a su vez, velan constantemente por la Iglesia y por cada uno de sus miembros, como atestiguan los Hechos de los Apóstoles y la Tradición primitiva. En verdad os digo que veréis abrirse los cielos y a los ángeles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del Hombre.

    Muchos santos y muchas almas que han estado muy cerca de Dios se distinguieron en su vida aquí en la tierra por su amistad con su Ángel Custodio, al que acudían muy frecuentemente. San Josemaría Escrivá tuvo una particular devoción a los Ángeles Custodios. Y el Señor le hizo ver con toda claridad la fundación del Opus Dei, a través del cual resonaría en gentes de toda condición humana y social la llamada a la santidad en el mundo, en medio de sus quehaceres, a través de las circunstancias en las que se desarrolla una vida normal. Trataba a su Ángel Custodio y saludaba al de la persona con la que conversaba, decía del Ángel Custodio que era «un gran cómplice» en las tareas apostólicas, y le pedía también favores materiales. En una época de su vida, le llamó en alguna ocasión mi relojerico, pues su reloj se le paraba con frecuencia y, careciendo del dinero necesario para arreglarlo, le encargaba que lo pusiera en marcha. Dedicaba un día de la semana el martes a tratarle con más empeño. En cierta ocasión, viviendo en Madrid, en medio de un ambiente de persecución religiosa, difícil y agresivamente anticlerical, se le abalanzó en la calle un sujeto de mal aspecto con clara intención de agredirle. De improviso, se interpuso inexplicablemente otra persona, que repelió al agresor. Fue cosa de un instante. Ya a salvo, su protector, acercándose, le dijo quedamente al oído: «¡burrito sarnoso, burrito sarnoso!», palabras con las que San Josemaría Escrivá se definía a sí mismo, con humildad, en la intimidad de su alma, y que solo conocía su confesor. La paz y el gozo de reconocer la visible intervención de su Custodio le llenaron el alma. «Te pasmas escribía más tarde- porque tu Ángel Custodio te ha hecho servicios patentes. Y no debías pasmarte: para eso le colocó el Señor junto a ti». Hoy puede ser un día para reafirmar nuestra devoción al Ángel Custodio, pues es mucha la necesidad que tenemos de él: Oh Dios, que en tu providencia amorosa te has dignado enviar para nuestra custodia a tus santos ángeles le decimos al Señor con una oración de la Liturgia de la Misa,concédenos, atento a nuestras súplicas, vernos siempre defendidos por su protección y gozar eternamente de su compañía.

    A sus ángeles ha dado orden para que te guarden en tus caminos…

    Y comenta San Bernardo en una de las lecturas de la Liturgia: «Estas palabras deben inspirarte una gran reverencia, deben infundirte una gran devoción y conferirte una gran confianza. Reverencia por la presencia de los ángeles, devoción por su benevolencia, confianza por su custodia. Porque ellos estarán junto a ti, y lo están para tu bien. Están presentes para protegerte, lo están en beneficio tuyo. Y, aunque lo están porque Dios les ha dado esta orden, no por ello debemos de estarles menos agradecidos, pues cumplen con tanto amor esta orden y nos ayudan en nuestras necesidades, que son tan grandes»

    Te llevarán en sus manos para que no tropiece tu pie en piedra alguna. Nos sostienen en sus manos como un preciado tesoro que Dios les ha encomendado. Como los hermanos mayores cuidan de los pequeños, así los ángeles nos asisten a nosotros hasta introducirnos felizmente en la casa paterna. Entonces habrán cumplido su misión. Nuestro trato con el Ángel Custodio ha de tener un carácter amistoso, que reconozca a la vez su superioridad en naturaleza y gracia. Aunque su presencia sea menos sensible que la de un amigo de la tierra, su eficacia es mucho mayor. Sus consejos y sugerencias vienen de Dios y penetran más profundamente que la voz humana. Y, a la vez, su capacidad para oírnos y comprendernos es muy superior a la del amigo más fiel; no solo porque su permanencia a nuestro lado es continua, sino porque entra más hondo en nuestras intenciones, deseos y peticiones. El Ángel puede llegar a nuestra imaginación directamente sin palabra alguna, suscitando imágenes, recuerdos, impresiones, que nos señalan el camino a seguir. ¡Cuántas veces nos habrán ayudado a continuar nuestro camino como a Elías que, perseguido por Jezabel, se disponía a morir, tal era su cansancio, bajo un arbusto del trayecto! Es bien seguro que nuestro Ángel, como el de Elías, se acercará a nosotros y nos hará entender: levántate y come porque te queda todavía mucho camino.

    Nunca nos sentiremos solos si nos acostumbramos a tratar a ese amigo fiel y generoso, con el que podemos conversar familiarmente. Él, además, une su oración a la nuestra y la presenta a Dios. Es necesario, sin embargo, que mentalmente le hablemos, porque no puede penetrar en nuestro entendimiento como lo hace Dios. Y entonces, él podrá deducir de nuestro interior más de lo que nosotros mismos somos capaces. «No podemos tener la pretensión de que los Ángeles nos obedezcan… Pero tenemos la absoluta seguridad de que los Santos Ángeles nos oyen siempre». Ya es suficiente.

    Nuestro Ángel Custodio nos acompañará hasta el final del camino y, si somos fieles, con él contemplaremos a Nuestra Señora, Reina de los ángeles, a quien todos alaban en una eternidad sin fin. A ese coro angélico, con la ayuda de la gracia, nos uniremos también nosotros.

  2. Don Rafael está muy gracioso….Hay un juego de cartas. Que. Se llama el”tute cabrón “gana el que consigue más o menos tantos o ninguno,los de.en medio pierden…Espero que nosotros no estemos jugando a ese juego..

  3. Don Rafael está muy gracioso….Hay un juego de cartas. Que. Se llama el”tute cabrón “gana el que consigue más o menos tantos o ninguno,los de.en medio pierden…Espero que nosotros no estemos jugando a ese juego..

      1. Igual es que no me importa la vida eterna …y si aprovechar las cartas que tengo.ahora.por que.sacrificar todo por algo que no se si existe por que jugar a aún juego que siempre pierdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s