Amistad: su precio es incalculable

hotel-stella-polare-giugno-a-rimini-offerta-famiglia-1440x600Un amigo es aquel que llega cuando todo el mundo se ha marchado. Es quien está cerca especialmente en los momentos de necesidad. Más cercano cuanto mayor es la ayuda que se necesita. El amigo no abandona al amigo en circunstancias que le comprometen. ¡Cómo se nota esta presencia del amigo!
La amistad crea fuertes vínculos de confianza y lealtad. Para el pensamiento clásico, la amistad es la relación humana natural por excelencia, pues en ella se dan las condiciones para un trato libre y recíproco: «la amistad en sí no es otra cosa que la consonancia absoluta de pareceres sobre todas las cosas divinas y humanas, unida a una benevolencia y aprecio recíprocos; y no creo que, exceptuando la sabiduría, los dioses hayan hecho al hombre un don más precioso que este».

La buena comunicación y el tiempo, los afanes compartidos, las mutuas confidencias, el aprecio creciente, la admiración y respeto por ambas partes crean poco a poco lazos fuertes que no rompen ni la distancia ni el silencio ni el tiempo. Siempre está presente la disposición de acudir para acompañar, ayudar, consolar al amigo. Y todo sin interés, por pura generosidad que no se detiene ante la dificultad: «alabamos a los que aman a sus amigos porque el aprecio que se dispensa a los amigos nos parece uno de los sentimientos más nobles que podemos abrigar».
Dichoso el que ha encontrado un amigo verdadero, dice la Escritura. Y en otro lugar: nada vale tanto como el amigo fiel; su precio es incalculable, el que lo encuentra halla un tesoro.
Antoine de Saint-Exupéry escribió en un momento importante de su vida: «tengo necesidad de tu amistad; tengo sed de un amigo que, por encima de los litigios de la razón, respete en mí al peregrino… Puedo entrar en tu casa sin ataviarme con el uniforme, sin someterme al recitado de ningún Corán, sin renunciar a lo que pertenece a mi patria interior. A tu lado no tengo que disculparme, no tengo que defenderme, no tengo que probar, encuentro la paz… Yo veo en ti la voluntad de aceptarme tal como soy… Amigo, tengo necesidad de ti como de una cima en la que respirar… Tengo necesidad de ayudarte a vivir».
La amistad requiere fortaleza, decisión, un espíritu sacrificado, generosidad, tiempo. Son muchos los modos de la lealtad entre amigos.

La amistad requiere fortaleza, decisión, un espíritu sacrificado, generosidad, tiempo. Son muchos los modos de la lealtad entre amigos.

  • La defensa del otro cuando las circunstancias lo requieran y aunque signifique para mí la pérdida de algo importante.
  • Mantener interés siempre por los asuntos del amigo.
  • Acompañarle en apuros y desgracias.
  • Responder a sus solicitudes.
  • Hablarle con sinceridad sobre las cosas que hace mal y ayudarle a ser mejor.
  • Compartir con él preocupaciones, penas, alegrías, fiestas.
  • Respetar su intimidad y guardar en secreto sus confidencias.
  • Cumplir las promesas.

La amistad necesita paciencia por ambas partes: con los defectos del amigo, con sus obsesiones y obstinaciones, unas veces con sus largos silencios, otras con sus enfados, desaciertos, ofensas si estas nos alcanzan, sus pequeñeces, en fin.

La envidia está esencialmente reñida con la amistad; también los celos, causantes de tanta ruina. Porque el bien del amigo no puede entristecerme. El aprecio de mi amigo hacia otras personas no resta nada a la confianza que tiene en mí cuando es verdaderamente amigo.

La amabilidad, la simpatía, el humor, la benevolencia, la flexibilidad, el buen corazón, la comprensión, la generosidad, la alegría, el perdón, el cariño, la compasión y más cosas buenas deben estar presentes en el trato entre amigos, y en esa amistad tan particular y única entre marido y mujer. Todos estos ingredientes ponen a salvo la amistad cuando surgen conflictos.

Fragmento de: Francisco Fernández-Carvajal. “Pasó haciendo el bien (Grandes obras) (Spanish Edition)”. iBooks.

Anuncios

9 comentarios en “Amistad: su precio es incalculable

  1. Acabo de hacer el comentario sobre la amistad y cuando he terminado y he dado a publicar se me ha ido todo lo que había puesto. No lo puedo recuperar porque lo había hecho dentro del cuadradito. Dios así lo ha querido y lo acepto. Trataré de hacer un comentario “parecido” porque igual imposible. Espero disponer de un rato para compartirlo con todos. Saludos.

  2. Algo se muere en el alma
    cuando un amigo se va.

    Cuando un amigo se va
    algo se muere en el alma
    cuando un amigo se va
    algo se muere en el alma

    Cuando un amigo se va
    y va dejando una huella
    que no se puede borrar
    y va dejando una huella
    que no se puede borrar.

    No te vayas todavía,
    no te vayas por favor
    no te vayas todavía
    que hasta la guitarra mía
    llora cuando dice adiós.

    Un pañuelo de silencio
    a la hora de partir.

    A la hora de partir.
    un pañuelo de silencio
    a la hora de partir.
    un pañuelo de silencio
    a la hora de partir.

    A la hora de partir
    porque hay palabras que hieren
    y no se deben decir
    porque hay palabras que hieren
    y no se deben decir

    No te vayas todavía,
    no te vayas por favor.
    no te vayas todavía
    que hasta la guitarra mía
    llora cuando dice adiós

    El barco se hace pequeño
    cuando se aleja en el mar.

    Cuando se aleja en el mar.
    el barco se hace pequeño
    cuando se aleja en el mar.
    el barco se hace pequeño
    cuando se aleja en el mar

    Cuando se aleja en el mar
    y cuando se va perdiendo
    qué grande es la soledad.
    y cuando se va perdiendo
    qué grande es la soledad.

    No te vayas todavía,
    no te vayas por favor.
    no te vayas todavía
    que hasta la guitarra mía
    llora cuando dice adiós

    Ese vacío que deja
    el amigo que se va.

    El amigo que se va.
    ese vacío que deja
    el amigo que se va.
    ese vacío que deja
    el amigo que se va.

    El amigo que se va
    es como un pozo sin fondo
    que no se vuelve a llenar.
    es como un pozo sin fondo
    que no se vuelve a llenar

    No te vayas todavía,
    no te vayas por favor.
    no te vayas todavía
    que hasta la guitarra mía
    llora cuando dice adiós

    Es ya un poquito tarde y me queda trabajo, pero hago un parón porque bien se lo merece. Ayer me comunicaban que un amigo de la pandilla había muerto tras tres días de ingresar en la clínica diagnosticándole que tenia cáncer.
    Al llegar a Sevilla éramos mucha gente en las distintas Consejerías que se habían formado. Cada uno fue yendo a su sitio, prácticamente éramos todos “extranjeros” y poco a poco fuimos saludándonos unos a otros con la intención de irnos conociendo y así surgió un grupito que llamábamos la pandilla en la que nos visitábamos cuando necesitábamos algo. Había hombres y mujeres y algo que nació de la necesidad se fue convirtiendo cada vez mas en un grupo de amigos con mucha confianza, pero sin confianzas.. Desde el principio existió un gran respeto entre todos, llegando a hacernos verdaderamente amigos y después amigos de sus novias o novios y nos reuníamos en el año tres veces : Navidad. Semana Santa y Feria.
    Mas todos los cumpleaños. Charlamos de todo, y nos reiamos muchísimo, siempre hay alguna ocurrencia graciosa que nos motivaba a ello.
    Hoy lloramos la pérdida de uno y es como dice la sevillana: Cuando un amigo se va, algo se pierde en el alma….Si somos fieles y buenos nos volveremos a encontrar en el cielo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s