4 comentarios en “El Decálogo

  1. Según se cree, Moisés pasó cuarenta días y cuarenta noches en la cima del Monte Sinaí; pues, según la Biblia, Yahveh se lo pidió como una muestra de lealtad hacia Él. Así, conforme a las escrituras, los Mandamientos le serían dados a Moisés para que se los enseñase al pueblo. Aunque existen muchas controversias con respecto a quién escribió los Mandamientos, unos suelen adjudicar esta acción a Dios mientras que otros consideran que Dios le dijo a Moisés que escribiera en ellas lo que Él decía; sin embargo, la mayoría de las personas suele abdicarse por la primera, como creyentes.La Biblia también pone dos conjuntos de leyes; el primero, más breve, contiene los Diez Mandamientos. Luego viene otro código, del tiempo en que los israelitas se establecieron en Canaán, llamado Código de la Alianza. La creencia en los Diez Mandamientos a veces suele ser muy contradictoria pues, Moisés realizó una copia semejante de los Diez Mandamientos no obstante, la Ley de Moisés se pone en contra nuestra, no juzga a nadie, es una carnal y no es perfecta, contrario a la Ley de Dios. Una hipótesis muy rechazada por los creyentes de la Iglesia católica es la de El Libro de los Esenios de Moisés, que relata cómo Moisés recibió 2 tablas, siendo la primera de ellas la verdadera. Debido a que el Pueblo no era digno de ella, Moisés tuvo que romperlas por la falta de conciencia de la gente. Así que Dios, a cambio, le dejó al pueblo hebreo una ley mucho más severa, que es la vigente.

    Historia

    Los Diez Mandamientos son reconocidos como una base moral en el Judaísmo, Cristianismo e Islam. Estos aparecen por primera vez en el Libro de Éxodo, según el cual Moisés, actuó bajo las órdenes de Dios, liberando a los israelitas de la esclavitud en Egipto. Según la enseñanza religiosa, Dios ofreció un pacto —el cual incluía los Diez Mandamientos—para también liberarlos de la “esclavitud espiritual” del pecado. Algunos historiadores han descrito esto como el “evento central en la historia de la Antigua Israel”.

    La venida de Jesús está visto por la Iglesia católica como el cumplimiento del destino de los Judíos, que fueron elegidos, de acuerdo a Peter Kreeft, para “mostrarle el verdadero Dios al mundo”. Jesús dio a conocer los Mandamientos e instruyó a sus seguidores perfeccionarlos, exigiendo “más, no menos: una justicia superior a la de los Escribas y Fariseos”. Kreeft argumenta que, “Los Mandamientos son el orden moral lo que la historia de la creación en Génesis es el orden natural. Ellos son la base de Dios para conquistar el caos. No son ideas de los hombres acerca de Dios, pero sí ideas de Dios sobre el hombre”.La iglesia enseña que Jesús liberó a las personas de mantener “la ley Judía (Torá) con sus 613 normas distintas [pero] no de la obligación de guardar los Diez Mandamientos”, porque los Diez Mandamientos “fueron escritos por el dedo de Dios”, a diferencia de “los escritos por Moisés”. Esta doctrina fue reafirmada en el Concilio de Trento (1545-1563) y en el Concilio Vaticano II (1962-1965).

    Aunque sea incierto el papel que jugaban los Diez Mandamientos en los inicios de la labor cristiana, la evidencia sugiere que se recitaban durante algunos servicios y que fueron utilizados en la educación cristiana. Por ejemplo, los Mandamientos están incluidos en uno de los primeros escritos cristianos, conocido como Enseñanza de los Doce Apóstoles o Didaché Los expertos sostienen que los Mandamientos fueron considerados por la iglesia primitiva como un resumen de la Ley de Dios. El erudito protestante Klaus Bockmuehl cree que la iglesia remplazó los mandamientos con las listas de las virtudes y los vicios, tales como los siete pecados capitales. Otros estudiosos sostienen que a lo largo de la historia de la iglesia los Mandamientos han sido utilizados como un examen de conciencia y que muchos teólogos han escrito sobre ellos. Si bien existe evidencia de que los Mandamientos eran parte de la catequesis en los monasterios y otros lugares, no había una posición oficial de la iglesia para promover métodos específicos de enseñanza de la religión durante la Edad Media. El IV Concilio de Letrán (1215) fue el primer intento de remediar este problema. La evidencia sobreviviente revela que los esfuerzos de algunos obispos para poner en práctica las resoluciones del Consejo incluyeron un énfasis especial en la enseñanza de los mandamientos en sus respectivas diócesis. Siglos más tarde, la falta de enseñanza en ellos por algunas diócesis forman la base de una de las críticas lanzadas contra la iglesia por los reformadores protestantes.

    Los catecismos producidos en diócesis específicas a mediados del siglo XIV pusieron mayor énfasis en los Mandamientos y sentaron las bases para la fundación de primer catecismo oficial de la iglesia, el Catecismo Romano de 1566. Encargado por el Concilio de Trento, que proporcionaba “debates a fondo de cada Mandamiento” pero le concedió más énfasis a los siete sacramentos para resaltar la creencia católica de que la vida cristiana dependía de la gracia únicamente obtenida a través de la vida sacramental proveniente de la Iglesia católica. Este énfasis entró en conflicto con las creencias protestantes, que celebraba los Mandamientos como la fuente de la gracia divina. Mientras que las encíclicas papales más recientes ofrecen interpretaciones en la enseñanza de la iglesia sobre los mandamientos individuales, a través de la historia oficial de la iglesia señalan que las enseñanzas de los Mandamientos están basados en el Antiguo y Nuevo Testamento y en los escritos de los Padres originarios de la iglesia “primitiva”, Ireneo y Agustín. Más tarde, los teólogos Tomás de Aquino y Buenaventura ofrecieron comentarios notables sobre los Mandamientos. Santo Tomás de Aquino, doctor de la iglesia, considera que los Mandamientos son los “principales preceptos de justicia y toda ley, y la razón natural da aprobación inmediata a ellos como principios evidentemente claros”.

    El más reciente Catecismo de la Iglesia católica -el resumen oficial de las creencias de la iglesia- dedica una gran parte a los mandamientos, sirviendo hoy de base para la enseñanza social católica. Según el Catecismo, la iglesia les ha dado un lugar predominante en la enseñanza de la fe desde el siglo V.
    (Encontrado en el archivo)

    1. Saludos Rosa, muchísimas gracias por seguir cuidando el blog. La verdad es que eres tu más administradora que yo. Gracias que estás ahí, porque he estado una semana sin internet, y parecía que iba a ser definitivo, pero a final parece que se ha arreglado algo. Seguimos aquí!! Gracias Rosa!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s